Para formar ondas más grandes, se recogen mechones más grandes, si se quieren  pequeñas, se deben armar más finas.
Para formar ondas más grandes, se recogen mechones más grandes, si se quieren pequeñas, se deben armar más finas. - Foto: Getty Images

belleza

Ondas en el cabello: ¿cómo llevarlas y peinarlas?

Los cabellos ondulados son mucho más difícil de mantener. A continuación, algunos tips para facilitar su cuidado.

Las ondas siguen en la brecha y están presentes en cualquier melena e incluso en medidas cortas. Más marcadas o bien deshechas, la cuestión es revitalizarla imagen y favorecer que el pelo se vea aún más bonito.

Recogido con ondas

Un efecto parecido al de las ondas del agua en pelo corto se puede conseguir con un recogido cuando se trata de una melena larga. “Un recogido sencillo con ondas es suficiente para sublimar tu imagen. La coleta puede ser alta o baja, pero acompáñala con un complemento o un efecto que la haga vibrar todavía más”, explica Charo García de Ilitia Beauty & Science, desde Balmaseda (Bizkaia).

Crear la forma naturalmente

Sin embargo, no siempre las personas cuentan con planchas o stylers en casa o bien se quiere dañar el pelo con un exceso de calor. Para estos casos, existen recogidos que permiten crear ondas fácilmente. “Uno de los métodos para ondular sin calor es dormir con unas trenzas. Se divide la melena en cuatro partes y se hacen cuatro trenzas. Si queremos que las ondas salgan desde la raíz, entonces nos hacemos unas trenzas francesas u holandesas. Si no podemos dejar pasar la noche, un truco es deslizar la plancha sobre las trenzas”, recomienda Raquel Saiz de Salón Blue by Raquel Saiz, desde Torrelavega (Cantabria).

Ondular con calor

Existen diferentes trucos para conseguir una melena con ondas, desde las herramientas de calor a recogidos que ayudan a crear la forma sin la necesidad de recurrir a fuentes de calor. “El modo más rápido de conseguir unas ondas es mediante unas tenacillas o unas planchas. Para hacerlo, el pelo debe estar seco y debemos aplicar un protector térmico para no dañar la melena. Peinaremos en diferentes secciones y pasaremos la herramienta. Si queremos ondas más grandes, cogeremos mechones más grandes, si las queremos pequeñas, más finos. Peinamos con un peine de púas y fijamos con laca”, señala Rafael Bueno de Rafael Bueno Peluqueros, desde Málaga.

Ondas al agua con pelo corto

Las ondas al agua son muy femeninas y en el pelo corto también es posible hacerlas, creando un look tremendamente elegante y sofisticado. “Las ondas al agua son perfectas para el pelo corto, si le damos un efecto húmedo muy retro. Lo único que necesitamos es tener cierta longitud en las capas superiores y mucha paciencia. Engominamos bien el pelo hasta que esté húmedo y lo peinamos con la raya a un lado. Vamos marcando con un peine la forma ondulada, creando una pequeña curvatura plana que queda entre dos dedos, presionamos para marcar y colocamos pinzas para fijar la forma. Esto lo realizaremos por todo el cabello y en el flequillo haremos que caiga ligeramente sobre una de las sienes. Una vez se seque, quedará fijado, aunque con el favorecedor efecto wet”, asegura Felicitas Ordás de Felicitas Hair, desde Mataró (Barcelona).

La mascarilla y el aporte de proteínas

El uso frecuente de una mascarilla reequilibra el cabello y complementa los cuidados diarios, nunca los sustituye. “La mascarilla funciona de un modo diferente al acondicionador, por eso se complementan tan bien. Mientras que el acondicionador crea una película en la fibra capilar que ayuda a que el pelo no se encrespe, la mascarilla se compone de moléculas más pequeñas que consiguen penetrar dentro del pelo. Esto hace posible su aporte de proteína y que sus efectos persistan durante los lavados. Para aplicarla, se retira el exceso de humedad con una toalla, se separa el pelo por secciones y se va aplicando. Se recoge la melena en un moño y se deja actuar”, aconseja Felicitas Ordás de Felicitas Hair, desde Mataró (Barcelona).

Cuidados profesionales

El asesoramiento profesional es fundamental para conocer las necesidades de cada tipo de cabello y aportar las soluciones más idóneas. Factores como el clima, el grosor del pelo, la contaminación, etc., deben ser tenidos en cuenta. En peluquería la personalización es fundamental. Conocer las características y los hábitos es muy importante. El cabello además cambia según las estaciones o el lugar. La humedad, el viento son algunos de los factores a tener en cuenta.

*Con información de Europa Press