Tendencias
Memoria
Si la pérdida de memoria afecta la capacidad para realizar las actividades diarias, es importante consultar a un médico. - Foto: Getty Images

vida moderna

Pérdida de memoria: hay un método natural que ayuda a recuperarla, ¿cuál?

La edad y la falta de sueño pueden afectar la memoria y la concentración.

La memoria es el proceso de almacenamiento para luego recordar la información y hay diferentes tipos de memoria: la memoria de corto plazo, que almacena información por unos pocos segundos o minutos, y la memoria de largo plazo, que es la que almacena por un período más largo, según Medline Plus, la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

Además, el portal en mención detalló que el envejecimiento normal puede causar algo de olvido y es normal tener alguna dificultad para aprender material nuevo o necesitar más tiempo para recordarlo, pero el envejecimiento normal no conduce a una pérdida drástica de la memoria.

No obstante, hay una diferencia entre los cambios normales en la memoria y la pérdida de memoria asociada con la enfermedad de Alzheimer y los trastornos relacionados, de acuerdo con Mayo Clinic, la entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación.

Por ello, la entidad sin ánimo de lucro reveló algunos consejos para mejorar la memoria:

1. Realiza actividad física como parte de la rutina diaria: las nuevas directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomiendan por lo menos de 150 a 300 minutos de actividad física aeróbica de intensidad moderada o vigorosa por semana para todos los adultos, incluidas las personas que viven con afecciones crónicas o discapacidad, y un promedio de 60 minutos al día para los niños y adolescentes.

2. Mantenerse activo mentalmente: hacer crucigramas, tomar diferentes caminos cuando se conduzca, aprender a tocar un instrumento musical, entre otros, estimulan la mente y ayudan a mantener el cerebro en forma. Otra recomendación es efectuarse preguntas cuyas respuestas se deban investigar como, por ejemplo, cuál es la capital de un país, cuánto viven las hormigas, cuál fue la primera canción de un artista, entre otras.

3. Socializar regularmente: La interacción social ayuda a prevenir la depresión y el estrés, que pueden contribuir a la pérdida de la memoria.

4. Organización: Anotar tareas, citas u otros eventos en un cuaderno especial, un calendario o una agenda electrónica.

5. Dormir bien: Dormir es importante para consolidar los recuerdos. Por ello, la mayoría de los adultos necesitan de siete a ocho horas de sueño por noche para una buena salud y funcionamiento mental.

6. Tener una alimentación sana: Una dieta saludable puede ser tan buena para el cerebro como lo es para el corazón y lo ideal es comer frutas, verduras y granos integrales. Elegir fuentes de proteína bajas en grasa, como pescado, fríjoles y carne de pollo sin piel.

Otros alimentos recomendados son: mango, uvas, plátano, peras, huevos, legumbres como las lentejas, frutos secos como los anacardos, acelgas, espinacas, lácteos, entre otros.

De igual forma, los nutricionistas recomiendan mezclar alimentos de distintos colores, porque así la persona asegura que toma diferentes tipos de nutrientes. Cuantos más colores haya, más nutrientes va a tener un plato y, si son frescos, aún mejor.

7. Evitar las drogas, el alcohol y el cigarrillo: demasiadas sustancias pueden causar confusión y pérdida de memoria, pues altera el aumento del flujo sanguíneo cerebral.

8. Controlar las afecciones crónicas: algunos medicamentos de afecciones médicas, como depresión, presión arterial alta, colesterol alto, diabetes, obesidad y pérdida de la audición, deben cuidarse y pueden afectar la memoria, por ello es importante hablar con el especialista de salud.

No obstante, lo primero que hay que hacer es consultar a un experto de la salud para que sea este quien guíe el proceso e indique qué es lo más adecuado para cada persona y en especial si la pérdida de memoria afecta la capacidad para realizar las actividades diarias.