vida moderna

Principios de Alzheimer: ¿cómo detectar los síntomas?

Esta enfermedad es una de las formas más comunes de demencia.


La Organización Mundial de la Salud afirma que el Alzheimer es la manera más frecuente en la que se presenta la demencia en el mundo, llegando a representar más del 60 % de los casos.

Esta enfermedad se caracteriza por deteriorar la función cerebral, lo que obstaculiza el desempeño normal de las personas en los distintos ámbitos. Una de las consecuencias más graves de esta condición de salud es la pérdida de la memoria, a tal punto de que no se reconocen las personas y elementos que solían ser familiares.

Se trata de una enfermedad considerada progresiva, pues, como detalla la Asociación del Alzheimer, los síntomas aparecen lentamente y tienden a empeorar conforme pasan los años.

Cabe decir que, pese a lo que se puede creer, esta enfermedad no es inherente al envejecimiento; sin embargo, la edad sí es considerada como un factor de riesgo para el desarrollo de esta afección. De hecho, según señala la mencionada entidad, la mayoría de los pacientes de esta clase de demencia son adultos mayores de 65 años.

Abuela
La mayoría de los pacientes de esta clase de demencia son adultos mayores de 65 años. - Foto: Getty Images

“En sus primeras etapas, la pérdida de memoria es leve, pero en la etapa final del Alzheimer, las personas pierden la capacidad de mantener una conversación y responder al entorno”, detallan desde la organización que difunde información acerca de esta enfermedad.

Por su parte, el Instituto Nacional del Envejecimiento, una entidad anexa a los Institutos de Salud de los Estados Unidos, precisa que el Alzheimer sigue siendo materia de estudio para los científicos, quienes continúan buscando respuestas a los procesos que ocurren en el cerebro de los pacientes de esta afección.

Uno de los aspectos que llama la atención de los expertos es que los cambios cerebrales tienden a iniciar mucho antes de que se presenten los síntomas de la enfermedad, de acuerdo con lo señalado por la institución.

Entre los procesos que tienen lugar en este órgano vital, el NIA (por sus siglas en inglés) indica que se generan “cambios tóxicos”, como la acumulación de proteínas que forman las placas amiloides y ovillos de tau, esto a niveles fuera de lo común. De acuerdo con los expertos de este portal, también suelen deteriorarse las neuronas, reconocidas por su importante función de comunicar las señales del cerebro con el resto del organismo.

“Parece que el daño inicialmente ocurre en el hipocampo y la corteza entorrinal, partes del cerebro esenciales para formar recuerdos”, indica el artículo de la entidad.

Es así que cuando se logra detectar la enfermedad, ya la función cerebral se ha deteriorado significativamente, sin saberlo incluso.

También resulta complejo diagnosticar esta afección debido a que la sintomatología puede variar de acuerdo con cada persona. Mientras algunos pacientes tienden a notar problemas con su memoria, otros pueden presentar dificultades para realizar tareas que requieran el pensamiento o la función cognitiva, los cuales pueden parecer menores o simples achaques de la edad.

Toda vez que estos síntomas empeoran, es posible que exista una condición que esté afectando la salud del cerebro, como el Alzheimer.

También puede ser de interés...

Como indica la Asociación del Alzheimer, conforme se agrava la enfermedad, los síntomas son cada vez más incapacitantes, como la desorientación, los cambios en el comportamiento, la confusión y la paranoia.

En una etapa avanzada de la enfermedad, la persona puede ser incapaz de recordar a sus familiares, tener noción del tiempo y el lugar, ser más iracundos, sospechar de sus enfermeros y compañeros de casa, inclusive pueden desarrollar complicaciones para realizar funciones básicas como tragar o caminar. De estos síntomas son conscientes los demás, pero no quienes padecen la enfermedad.

La instituciones siguen llamando la atención sobre la importancia de reconocer las características de la enfermedad y entender cómo funciona para atender adecuadamente a quienes deben convivir con esta afección limitante por el resto de sus vidas.