Tendencias
Hígado
Las enfermedades hepáticas, como se conoce a las afecciones relacionadas con este órgano, son variadas. - Foto: Getty Images/iStockphoto

vida moderna

Problemas con el hígado: el síntoma en la boca que alerta de la enfermedad

La alimentación debe ser complementada con un estilo de vida saludable en el que se incluya el ejercicio y se evite el alcohol.

En el interior del cuerpo, el hígado es el órgano que más espacio ocupa. Este tiene muchas funciones importantes, por ejemplo, actúa en el procesamiento y digestión de los alimentos, y también almacena energía y elimina toxinas.

Las enfermedades hepáticas, como se conoce a las afecciones relacionadas con este órgano, son variadas. Entre estas se encuentran las causadas por la hepatitis, las causadas por las drogas o el alcohol, el cáncer de hígado y aquellas que son de carácter hereditario.

Aunque varias de estas afecciones no suelen manifestarse externamente con frecuencia, hay algunos síntomas a los que se le puede prestar atención. Según MedlinePlus, sitio web de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, algunos de estos son:

  • Hinchazón en las piernas y en el abdomen.
  • El surgimiento de moretones con facilidad.
  • Cambios en el color de las heces y la orina.
  • Piel y ojos amarillentos, conocido como ictericia.

La mejor forma para diagnosticar una enfermedad hepática es a través de diferentes pruebas recetadas por el médico. Los síntomas por sí solos pueden significar otra patología.

De igual manera, el portal Bufetmedic reveló que el mal aliento o la halitosis, que genera un mal sabor en la boca, puede ser un síntoma de problemas con este órgano, pues puede indicar mal funcionamiento.

A su vez, cuando hay lengua con manchas blancas, o Saburra Lingual, que si no se solucionan con una buena higiene bucal, pueden ser otro problema.

Para esto se recomienda tener cuidado con la ingesta excesiva de bebidas alcohólicas, gaseosas o el uso prolongado de remedios.

Algunos alimentos que ayudan a cuidarlo y depurarlo

Existen múltiples formas de cuidar el hígado. Quienes llevan una alimentación balanceada y hacen ejercicio constante, son los menos propensos a padecer afecciones de este tipo. Incluso, el portal especializado Healthline ha listado una serie de alimentos que se consideran saludables para hígado y ayudan a depurarlo.

1. Café: un estudio realizado por expertos de las universidades de Southampton y Edimburgo, en Reino Unido, determinó que el consumo de esta bebida presenta un menor riesgo de desarrollar enfermedades hepáticas crónicas. “Los bebedores de café tenían un 21% menos de riesgo de enfermedad hepática crónica”, entregó como resultado la investigación.

2. Aceite de oliva: la revista sobre salud unCOMO, publicada a través del portal Mundodeportivo, señala que el aceite de oliva ha ganado reconocimiento por sus aparentes beneficios para mejorar la salud del hígado, favorecer el tránsito digestivo y aportar en el cuidado del corazón.

3. Aguacate: ha sido bautizado como el “oro verde” y poco a poco se está convirtiendo en uno de los alimentos de producción más rentable en el planeta. Pero también puede ser un aliado a la hora de defender al hígado de posibles daños. Varios estudios señalan que el aguacate es una gran fuente de grasas saludables, que puede ayudar a la protección del hígado y la depuración de sustancias nocivas o innecesarias.

4. Pescados grasos: el salmón puede ayudar a reducir la inflamación y la acumulación de grasa en el hígado. El pescado azul también tiene un alto contenido de ácidos grasos omega-3, que son buenos para la salud del corazón y el cerebro. Los pescados grasos ayudan a reducir la inflamación y la acumulación de grasa en el hígado.

5. Nueces: son un fruto seco que es bueno para la salud cardíaca. Esto se debe a que este tipo de alimentos posee ácidos grasos insaturados y otros nutrientes. Además de mejorar la salud cardiovascular, puede ayudar a disminuir la incidencia de las enfermedades hepáticas.

6. Remolacha: esta hortaliza está en que apoya el proceso de desintoxicación, lo que combate la acción de los radicales libres y depura órganos vitales como el hígado, previniendo, al tiempo, el surgimiento de afecciones como el hígado graso. Lo anterior se da porque la remolacha contiene unos pigmentos conocidos como betalín, los cuales se consideran antioxidantes.