salud

¿Qué enfermedades previene la masturbación?

Esta práctica mejora la calidad del sueño y alivia el estrés.


La masturbación es la obtención de placer sexual mediante la autoestimulación de los órganos genitales. Esta práctica es considerada el recurso más seguro sin riesgo de embarazo ni de enfermedades de transmisión sexual y adecuado cuando no se tiene la posibilidad de mantener relaciones sexuales de pareja.

Además, la masturbación, al igual que la práctica del sexo en pareja, ofrece numerosos beneficios para la salud, tanto física como mental, que van más allá de la liberación de la tensión sexual acumulada por la ausencia de relaciones, según información de la compañía prestadora de servicios de salud Sanitas, de España.

Dentro de los beneficios destaca que facilita la conciliación y el aprovechamiento del sueño; la secreción de endorfinas proporciona sensación de tranquilidad y bienestar, reduciendo el estrés; mientras que la liberación de adrenalina mejora la actividad cardíaca y el riego sanguíneo.

De igual manera, la secreción de serotonina y dopamina ayuda a evitar la depresión y en la mujer también reduce el malestar que puede ser generado por el período menstrual.

La masturbación también ayuda a fortalecer el sistema inmune. Según un artículo publicado en la revista Sexual and Relationship Therapy, los hombres que se masturban tienen un mejor funcionamiento del sistema inmune y un menor riesgo de sufrir infecciones.

Masturbación
La masturbación brinda beneficios saludables tanto a mujeres como a hombres. - Foto: Getty Images/Image Source

Una publicación del portal BBC Mundo explica que el hecho de que la vía seminal y los conductos eyaculadores circulen el semen hacia afuera evita que se puedan producir infecciones de bacterias provenientes del exterior.

Según los expertos, por estas razones la masturbación forma parte del tratamiento de determinadas disfunciones sexuales, como la anorgasmia o la eyaculación precoz, con el objetivo de aprender a conocer la propia sexualidad y encontrar la mejor manera de estimularse para llegar al orgasmo o, en el caso de los hombres, aprender a controlar la eyaculación.

Previene enfermedades

Sin embargo, estas no son las únicas bondades de esta práctica, pues también ayuda a prevenir algunas enfermedades, que en varios casos pueden ser crónicas.

1. Cáncer. Según un estudio realizado por el Cancer Epidemiology Centre de Melbourne, en Australia, los hombres entre los 20 y 50 años que se masturban al menos cinco veces a la semana, tienen menos riesgos de padecer tumores prostáticos o cáncer de próstata.

2. Diabetes. El portal de bienestar Salud 180, de México, cita una investigación de la Universidad de Sydney, según la cual la masturbación también puede reducir el riesgo de padecer de diabetes tipo 2. Esta asociación se puede explicar por una mayor salud en general al reducir el insomnio a través de la liberación de hormonas y bajar los niveles de tensión que pueden incidir en el comportamiento de los niveles de azúcar en la sangre.

Sexo todos los días.
La masturbación puede prevenir enfermedades como el cáncer o la diabetes. - Foto: Getty Images/iStockphoto

3. Síndrome de piernas inquietas. Un artículo del diario Vanguardia, de México, cita un estudio publicado en el Medical Journal of Sleep Medicine, en el cual se concluye que la masturbación ayuda a reducir las molestias del síndrome de piernas inquietas, tales como la sensación de hormigueo, calambres, movimientos involuntarios, dolor e inflamación.

4. Infecciones urinarias. De acuerdo con los investigadores australianos, masturbarse también reduce las infecciones o enfermedades del tracto urinario, como la cistitis en las mujeres, gracias a que durante la misma se abre el cuello uterino y se libera la mucosidad y fluidos cervicales que suelen albergar bacterias.

5. Depresión. En la práctica de la masturbación se liberan endorfinas, las llamadas hormonas de la felicidad, que combinadas con pequeñas dosis de cortisol, mejoran el buen humor y bienestar general, lo que ayuda a reducir el riesgo de depresión, sobre todo en mujeres, advierten los científicos. Este acto ayuda a reducir la tensión, el estrés y mejora la respuesta inmune y relajación del cuerpo.