Lo mejor es usar implementos especiales para uñas, ya que así se tendrá un resultado mucho más profesional.
Las uñas pueden dejar de crecer debido al padecimiento de algunas enfermedades. - Foto: Getty Images

vida moderna

Uñas: estos son los motivos de salud que impiden que crezcan

Las uñas de los pies crecen de manera más lenta.

El cuidado de las uñas hace parte de la rutina de belleza de muchas personas. Estas son estructuras formadas por capas de una proteína llamada queratina y su función principal es proteger los tejidos de los dedos. En ocasiones estas láminas comienzan a separarse y romperse, situación que se puede presentar por diversos factores.

Algunos pueden preocuparse debido a que sus uñas crecen de manera lenta y si lo hacen nacen débiles, lo que ocasiona que se partan con facilidad. Sin embargo, es importante mencionar que es normal que las uñas de los dedos de los pies crezcan de esa forma, aunque si sucede con las uñas de las manos hay que consultar con un experto.

El portal de salud y belleza unComo menciona las posibles causas por las que las uñas no crecen de manera rápida y sana. El medio menciona que algunas enfermedades pueden generar esta afección, también carencias alimentarias o aspectos ambientales.

Problemas de salud que afectan a las uñas

  • Psoriasis: esta afección se trata de una hiperestimulación de las células llamadas queratinocitos que hacen que determinadas partes del cuerpo crezcan de manera anormal en especial las zonas que necesitan de queratina para su crecimiento. Esta afección hace que las uñas crezcan frágiles y aunque en algunos casos pueden crecer rápido, debido a la psoriasis se romperán fácilmente.
  • Hipotiroidismo: la baja producción de esta hormona tiroidea provoca que el metabolismo sea más lento; esta enfermedad incrementa las posibilidades de se padezcan algunos problemas cutáneos debilitando las zonas del cuerpo que contienen queratina.
  • Enfermedad de Raynaud: aunque esta enfermedad es diagnosticada de manera poco frecuente puede provocar que haya falta de riego sanguíneo en las extremidades al darse una vasoconstricción de las arterias, es decir se reduce el volumen y la capacidad, y esto hace que haya un mal funcionamiento de las células ungulares.
  • Liquen plano: aunque afecta más a la dermis en los codos y en las rodillas, puede afectar a las uñas tanto de los pies como de las manos, provocando debilidad y rotura de estas.
Uñas quebradizas.
Las uñas frágiles y quebradizas pueden presentarse por una mala alimentación o alguna enfermedad. - Foto: Getty Images/iStockphoto

Otras causas que impiden el crecimiento de las uñas

  • Frío o calor extremo: estos factores provocan sequedad, debilidad y fragilidad en las uñas lo que hace que se frene el crecimiento normal de esta zona. La falta de humedad es un motivo común; por eso se recomienda usar guantes en climas extremadamente fríos e hidratar las uñas aplicando de manera diaria una crema hidratante.
  • Contacto con el agua: si las manos están en contacto con el agua por mucho tiempo las uñas se debilitarán lo que podría ocasionar que se partan con mayor frecuencia y facilidad. Se recomienda usar guantes cuando se lave la losa y luego de que hayan estado en contacto con este líquido incoloro se deben secar muy bien con la ayuda de una toalla.
  • Polvo: es usual que las personas que pasan mucho tiempo limpiando tengan las uñas débiles; el polvo produce alergia, malestar y resequedad en la piel y las uñas. Se recomienda usar, siempre, guantes cuando se están haciendo las labores de aseo en el hogar y se debe aplicar una crema hidratante en las uñas a diario.
  • Uso de productos químicos: el uso diario de productos de limpieza como detergentes puede debilitar y quebrar las uñas. El medio menciona que sí se abusa de los esmaltes y de los removedores, las uñas no transpiran bien y la superficie se desgasta haciendo que el crecimiento sea lento y se vean amarillentas y se rompan.