Tendencias
Dieta mediterránea
Llevar una dieta sana y equilibrada puede ayudar a prevenir enfermedades, incluso varios tipos de cáncer. - Foto: Getty Images

salud

Cáncer: los hábitos diarios que se deben evitar para prevenirlo

El cáncer es el crecimiento descontrolado de células anormales.

El cáncer se origina en las células del cuerpo que crecen de manera descontrolada y anormal; estas células también se denominan átomos malignos, menciona el portal web de medicina y salud Medline Plus. Estos elementos se multiplican cuando el cuerpo lo requiere y mueren cuando se dañan o el organismo ya no los necesita.

La enfermedad se origina cuando el material genético de una célula se modifica, lo que provoca que crezca de manera descontrolada e inusual. Estos átomos se dividen demasiado rápido y no mueren, como lo hacen habitualmente.

Existen muchos tipos de cáncer y pueden originarse en cualquier órgano o tejido.

Factores de riesgo

  • Exposición al benceno y otros químicos.
  • Ingerir bebidas alcohólicas en exceso.
  • Toxinas ambientales, como ciertos hongos venenosos y un tipo de moho que puede formarse en las plantas de cacahuete llamada aflatoxinas.
  • Problemas genéticos.
  • Obesidad.
  • Exposición a la radiación.
  • Demasiada exposición al sol.
  • Virus.
Cáncer
Algunos cambios en el estilo de vida pueden ayudar a prevenir el cáncer. - Foto: Getty Images/iStockphoto

Pese al avance de la ciencia, aún se desconocen las causas de muchos tipos de cáncer. La causa más frecuente de muerte está relacionada con el cáncer de pulmón. En Estados Unidos, el cáncer de piel es el que más se diagnostica; después de este tipo de cáncer los más comunes son:

  • De próstata.
  • De pulmón.
  • Colorrectal.

En las mujeres estadounidenses, después del cáncer de piel, los más comunes son:

  • De mama.
  • De pulmón.
  • Colorrectal.

¿Cómo prevenir la enfermedad?

A pesar de lo mencionado, algunos profesionales de la salud aseguran que esta enfermedad se puede prevenir. Jaume Galceran, presidente de la Red Española de Registros de Cáncer (Redecan), explica que “muchos cánceres están asociados a hábitos poco saludables como el tabaco, el alcohol, la dieta o la falta de ejercicio físico”.

Asegura que “es clave poner el foco en la prevención, ya que una proporción muy importante de los tumores se podrían prevenir”.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el cáncer es una de las principales causas de muerte en todo el mundo, al menos diez millones de personas fallecieron en el año 2020 a causa de esta enfermedad. La entidad aseguró en su Informe Mundial del año 2014 que un tercio de las muertes por cáncer se debe a factores que se podrían prevenir.

Tabaco

Según la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), “se estima que el tabaco es responsable de hasta en 33 % de los cánceres a nivel mundial y de hasta el 22 % de las muertes por cáncer”. Medline Plus asegura que “el humo del tabaco contiene más de 7.000 químicos, de los cuales se sabe que al menos 70 causan cáncer”.

Mujer fumando
Fumar puede aumentar el riesgo de padecer cáncer. - Foto: Getty Images

Alcohol

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) aseguran que entre menos alcohol se consuma, menor será el riesgo de padecer de cáncer. Las Guías Alimentarias para los Estadounidenses (2015–2020) recomiendan que si la persona toma la decisión de ingerir bebidas alcohólicas, lo haga con moderación —no más de un trago al día para las mujeres, y no más de dos tragos al día para los hombres—.

Además, recomienda que si no se bebe alcohol, no se empiece ya que trae beneficios positivos para la salud del cuerpo en general. Enriqueta Felip, presidenta de SEOM, insistió en que “no existe un nivel seguro de consumo de alcohol, ya que incrementa el riesgo de cáncer incluso con consumos bajos de alcohol”.

Obesidad

Según los CDC, tener sobrepeso u obesidad está relacionado con un mayor riesgo de padecer 13 tipos de cáncer. “Estos cánceres constituyen hasta 40 % de todos los tipos de cáncer diagnosticados en Estados Unidos cada año”. Mantener un peso saludable es indispensable para reducir el riesgo de padecer de esta enfermedad; por eso es importante llevar una dieta sana y equilibrada, consumir frutas y verduras de todos los colores, evitar productos industrializados o procesados y practicar actividad física de manera regular.