salud

Aceite de almendras: estas son sus propiedades y beneficios para la piel

Sus poderes de hidratación y antienvejecimiento hacen de este producto un gran alimento para la piel.


Las propiedades del aceite de almendras prácticamente no necesitan presentación, pues son amplias y brindan grandes beneficios no solo a la piel sino a la salud en general. Se trata de un producto que ofrece una importante cantidad de antioxidantes, además de ácidos grasos como el omega 3 y 6.

Uno de los aspectos que más llama la atención es que este producto es altamente tolerado por todos los tipos de piel, en particular aquella que tiene características de seca y sensible. Por otro lado, tiene un alto contenido de ácidos grasos insaturados (90 %) y también entre un 20 y 30 % de ácido linoleico, sustancia que la piel humana produce de forma natural.

De acuerdo con información de la marca Nivea, este producto se ha utilizado en la medicina y en el cuidado de la piel durante siglos, ya que una de sus mayores cualidades es la gran hidratación que aporta a la piel produciendo efectos regeneradores y antiedad muy significativos. Además de los ácidos grasos, posee vitamina E y escualeno, que contiene un efecto antioxidante.

Sin embargo, estos no son los únicos beneficios de este aceite, pues la lista es larga. Uno de ellos es que tiene un gran poder antiestrías. Por ejemplo, es excelente para la piel de las embarazadas, que durante el periodo de gestación debe adaptarse a los importantes cambios de volumen. Si se aplica de manera permanente, el aceite de almendras mantiene la piel hidratada y evita que tras el parto aparezcan las temidas estrías y líneas molestas en la piel.

De igual manera, al aplicarse proporciona hidratación sin obstruir los poros y mantiene la piel elástica sin generar sensación de grasa.

No está dirigido a un tipo específico de piel. Sus propiedades lo hacen adecuado para cualquiera de ellas y como si fuera poco calma y ayuda a regenerar las zonas que han sido afectadas por heridas y quemaduras.

De acuerdo con Nivea, que ha incorporado este ingrediente en la elaboración de muchos de sus productos, el aceite de almendras también reafirma la piel y neutraliza los radicales libres.

Según la marca Olivetto, el aceite de oliva extra virgen tiene polifenoles naturales que protegen a la dermis de los radicales libres, además de que las vitaminas E y K suman su granito de arena antioxidante, por lo que ayuda a la prevención del envejecimiento celular que hace que la piel se vea seca y sin elasticidad y por ende evita que aparezcan las arrugas.

Por su parte, dentro de los beneficios que destacan expertos de la marca Palmolive de este producto, es que es muy indicado para pieles desgastadas o escamosas, ya sea por razones estructurales como por un deterioro producto de la falta de cuidado o de las afectaciones generadas por el ambiente, por causas como la contaminación o los mismos rayos solares.

Ayuda a mantener la humectación y evita irritaciones y alergias. Cuando las personas sufren de eccemas, que son lesiones de la piel que provocan sequedad o picazón, este aceite de almendras es clave para suavizar y eliminar la rasquiña o molestia generada por las mismas. Cuando las personas sufren de otros problemas de la piel como algún tipo de dermatitis, los beneficios del aceite de almendras también dan resultados.

¿Qué es el aceite de almendras?

¿Pero qué es y de dónde proviene este producto con tantos beneficios? Se trata de un aceite vegetal que proviene de las almendras dulces. Hay dos tipos principales de aceite de almendras: amargo y dulce. Los fabricantes los hacen a partir de diferentes variedades del árbol Prunus dulcis, es decir, el almendro.

Las almendras dulces proceden de la variedad amygdalus, mientras que las amargas tienen su origen en la variedad amara. Ambos árboles son nativos de Pakistán, Siria, Israel y Turquía.

Los fabricantes extraen el aceite de almendras presionando o moliendo las almendras. Pueden usar calor o solventes químicos para refinar el aceite. El aceite de almendras prensado en frío se extrae a baja temperatura sin disolventes y son los más beneficiosos para la piel.

Las almendras dulces se utilizan en muchas variedades de alimentos. La almendra amarga se utilizó hace algún tiempo, pero debido a su potencial toxicidad, ya no se usa con estos fines. En cosmética, el aceite de almendras amargas se utiliza generalmente por su aroma. Por el contrario, el de almendras dulces se destina a fines más prácticos debido a todos los beneficios que brinda para la piel y que se mencionaron anteriormente.