ciclismo

El Verjón, tesoro natural de Cundinamarca

A pocos kilómetros de la ajetreada ciudad de Bogotá se encuentra el Páramo del Verjón a más de 3.300 msnm, un tesoro natural de Cundinamarca recubierto por cientos de frailejones.


La riqueza hídrica, diversidad de fauna y flora y pureza del aire en El Verjón son algunas de las razones por las que miles de ciclistas y turistas suben hasta esta vereda. Entre los atractivos también se encuentra su gastronomía exquisita y la cercanía con municipios maravillosos como Choachí.

Cuando el objetivo no es solamente sumar kilómetros sino experiencias, el ciclismo es el deporte perfecto. Sobre la bicicleta se pueden conocer lugares maravillosos. Eduard Sánchez García, ciclista aficionado desde hace 2 años asegura que “el ciclismo es un deporte muy importante para nuestra salud, para bajar de peso, para contrarrestar y combatir muchas enfermedades. Es un deporte muy bonito, muy divertido.”

El Verjón es uno de los tesoros naturales del área metropolitana de Bogotá. A pocos kilómetros de la ajetreada ciudad se puede encontrar el páramo a más de 3.300 metros, cientos de frailejones, gastronomía exquisita y pueblos maravillosos. La zona cuenta con una riqueza hídrica excepcional y fauna silvestre.

“La vía está buena, hay uno que otro bache, pero la vía está buena para ir a visitar Choachí, los termales y pasar un rato ameno, montar en bicicleta y disfrutar de los paisajes” sostiene Sánchez.

En la zona hay diversidad de lugares donde se puede comer muy bien y deleitarse con platos típicos. Gabriel Triviño, usuario de la vía y ciclista aficionado señala que “la aguapanelita con queso y arepa son muy deliciosas. Recomendada la vía para la gente que no conoce venga y vea los paisajes, muy buena ruta.”

Sandra Milena Márquez, propietaria del establecimiento ‘El Marquez del Once’, vende “arepas de maíz pelado, envueltos de maíz, almojabana de maíz, torta de maíz y también platos típicos ancestrales como es el sancocho de gallina, caldo de pescado, caldo de costilla costillitas de cerdo al horno. Esos productos los ofrezco los fines de semana y festivos.”

“Mis arepas son conocidas, mis sancochos son conocidos todos mis productos son conocidos desde hace 16 años”, señala Márquez, quien vende sus productos desde hace 16 años. Sobre la afluencia de ciclistas asegura también que “el ciclismo sí se ha generado cosas muy buenas. Aumentó la seguridad en la zona y más empleo en mi negocio. Esas son las dos fortalezas que ha tenido el ciclismo en la zona.”

La ruta que conduce al Verjón hacía Choachí asombra a todos sus visitantes, deportistas o no, todos tienen un lugar para disfrutar y conocer la región rica en afluentes hídricos, flora y fauna. Así como de personas cálidas que representan la identidad cundinamarqués.

“Invito a todos los ciclistas que no conocen la vereda El Verjón a que suban acá al kilómetro 11 vía Bogotá Choachí. Es una tierra maravillosa, pueden conocer el campo, cuidar el campo y conocer a todos los campesinos que habitan en la región, la fauna y la flora. El Verjón que es una tierra maravillosa”, afirma Sandra Márquez.