nutrición

Chocolate: verdades y mitos en relación a su consumo, según Harvard

El chocolate puede producir más energía y aumentar la sensación de placer, pero no es antidepresivo.


¿El chocolate engorda?, ¿produce acné?, ¿detona la alegría? Estas son algunas de las preguntas y también de los mitos que hay alrededor del consumo del chocolate. Si bien es un producto que contiene altos valores nutricionales, no es cierto todo lo que se dice sobre él.

Un estudio de la Escuela de Medicina de Harvard detalló que consumir dos tazas de chocolate caliente al día puede ser favorable para las funciones cognitivas de los adultos mayores. “Dado que diferentes áreas del cerebro necesitan más energía para completar sus tareas, también necesitan un mayor flujo sanguíneo. Esta relación, llamada acoplamiento neurovascular, puede desempeñar una función importante en enfermedades como el Alzheimer”, aseveró Farzaneh A. Sorond, autor principal del estudio de Harvard.

Dicha investigación, publicada en The Journal of Nutrition, también remarcó que ingerir chocolate ayuda a reducir los niveles de colesterol de lipoproteínas de baja densidad (LDL, por sus siglas en inglés), conocido como “colesterol malo”.

Los investigadores plantearon que “el consumo regular de barras de chocolate que contienen esteroles vegetales y flavonoides de cacao, como parte de una dieta baja en grasas, puede ayudar a la salud cardiovascular al reducir el colesterol y mejorar la presión arterial”.

Acné y chocolate

Por otro lado, el acné y el chocolate no están relacionados. Ningún estudio avala la hipótesis que asegura que el chocolate mejora o empeora la aparición de granos en la piel.

Lo que define la presencia del acné son los genes. El crecimiento de los niveles de las hormonas masculinas -llamadas andrógenos- puede alterar la producción de sebo (grasa en la piel) y, en consecuencia, tapar los folículos formando así las inflamaciones.

El médico dermatólogo de la Universidad de Caldas, Juan José Vélez, le dijo a SEMANA que la genética determina el tipo de acné de cada persona y su severidad, aunque añadió que el alto consumo de carbohidratos o azúcares refinados (presentes en algunos chocolates industriales) sí puede incrementar -más no originar- la presencia de granos en la piel porque se dispara la producción de insulina, la cual aumenta la generación de andrógenos.

¿Chocolate antidepresivo?

La Organización de Consumidores y Usuarios de España (OCU) desmintió que el chocolate tenga propiedades antidepresivas, debido a la presencia de moléculas como la feniletilamina o el triptófano. La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria agregó que el presunto efecto de la antidepresión por la ingesta de este alimento no está demostrado.

Aunque es verdad que comer chocolate dispara una sensación de confort y placer, debido a la secreción de serotonina.

¿El chocolate negro engorda menos?

Otro mito que se cae es que el consumo de chocolate negro no engorda. La presidenta de Consejo General de Colegios Oficiales de Dietistas Nutricionistas de España, Alma Palau, aseguró que el chocolate negro es un alimento “hipercalórico”.

“Al contrario de lo que muchos piensan, un chocolate negro de 70-85 % de cacao es más energético (600 kcal/100 g) que un chocolate con leche (una media de 535 kcal/100 g). De la misma manera que, también, tiene un mayor contenido en grasa (43 g frente a 30g). Algo bastante lógico si se tiene en cuenta que la leche es menos calórica y grasa que el chocolate”, destacó OCU.