coronavirus

El sur de África es aislado ante la propagación de la nueva variante ómicron

Varios países del mundo adoptaron medidas para restringir las conexiones aéreas con la región africana.


La detección de los primeros casos de la nueva variante de coronavirus B.1.1.529 desató una oleada de efectos en todo el mundo. Aunque la información que se tiene hasta el momento sobre sus características es muy limitada, la Organización Mundial de la Salud (OMS) clasificó a ómicron como “preocupante”.

“La variante B.1.1.529 fue notificada por primera vez a la OMS por Sudáfrica el 24 de noviembre de 2021 (...). Esta variante tiene un gran número de mutaciones, algunas de las cuales son preocupantes”, dijo el grupo de expertos encargado por la OMS de seguir la evolución de la covid-19.

Una vez la información sobre los casos registrados en países como Botsuana y Sudáfrica salió a la luz, las naciones del mundo reaccionaron inmediatamente con el propósito de contener a ómicron y evitar su expansión.

Uno de los primeros en anunciar medidas fue Israel, donde se registró un caso positivo de la variante ómicron en un viajero proveniente de Malawi. En consecuencia, el primer ministro israelí, Naftali Bennett, ordenó incluir a varias regiones africanas en la lista roja de países por la situación sanitaria, prohibiendo la entrada de extranjeros procedentes de estas regiones.

El listado de países orientales que establecieron restricciones a vuelos provenientes del sur de África lo completan Irán, Japón, Arabia Saudita, India, Hong Kong, Filipinas, Bahrein, Emiratos Árabes Unidos, Jordania, Marruecos y Egipto.

Por su parte, Bélgica fue el primer país europeo en reportar un caso de la nueva variante ómicron. Previamente, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leye, había anunciado que se estudiaría la posibilidad de restringir los viajes con los países del sur de África, hecho que se materializó horas más tarde.

Tras una reunión extraordinaria llevada a cabo para tomar medidas frente a una eventual expansión de la variante ómicron, la Unión Europea (en bloque con sus 27 países) anunció la suspensión de todos los vuelos procedentes del sur de África.

“Todos los viajes aéreos a estos países deben suspenderse hasta que tengamos una comprensión clara del peligro que representa esta nueva variante. Y los viajeros que regresan de esta región deben respetar estrictas reglas de cuarentena”, explicó la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, durante su intervención en la reunión.

Estados Unidos también anunció restricciones para los viajes provenientes de algunos países del sur de África, medida que entrará en vigor a partir del lunes 29 de noviembre, a las 12:01 am.

Según explicó la directiva firmada por el presidente Joe Biden, la medida se aplicará a quienes hayan estado físicamente presentes en países como Botsuana, Eswatini, Lesoto, Malaui, Mozambique, Namibia, Sudáfrica y Zimbabue, durante el “periodo de 14 días anterior a su entrada o intento de entrada en Estados Unidos”.

En ese sentido, tanto Estados Unidos como los 27 países de la Unión Europea aclararon que solo estarían exentas de las nuevas restricciones las personas con nacionalidad de sus respectivos países o los residentes permanentes legales.

Asimismo, según reportaron los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) por el momento no se ha identificado ningún caso de la nueva variante ómicron en territorio estadounidense.

Por su parte, Canadá también anunció restricciones para el ingreso de ciudadanos extranjeros que hayan estado en países del sur de África durante los últimos 15 días. Los canadienses que quieran regresar a su territorio deberán someterse a pruebas de coronavirus obligatorias y permanecer en aislamiento hasta obtener un resultado negativo.

Restricciones en América Latina

Algunos países de Centroamérica y Sudamérica también anunciaron restricciones de ingreso para viajeros que hayan estado en países del sur de África. En el caso de Guatemala, el Ministerio de Salud Pública impuso restricciones de ingreso marítimo, aéreo y terrestre a personas que hayan estado en los últimos 14 días en Sudáfrica, Lesoto, Mozambique, Namibia, Botswana, Zimbabwe, Eswatini y Egipto.

A su turno, el jefe de Gabinete brasileño, Ciro Nogueira, también confirmó el cierre de fronteras aéreas con países del sur de África, anunciando el bloqueo de vuelos provenientes de esos países.

En Argentina, el gobierno también anunció restricciones a los vuelos directos con África. Además, indicó que los viajeros que hayan estado en ese continente durante los 14 días recientes a su llegada, deberán cumplir una cuarentena de 14 días, incluso si ya están vacunados.

¿Una medida eficaz?

El temor ante las nuevas variantes de coronavirus no es un tema que pase desapercibido cuando el mundo está cerca de cumplir dos años desde que comenzó la pandemia. Por eso, las medidas restrictivas para contener el avance de las cepas que ya circulan libremente en cada país, así como la expansión de nuevas mutaciones son frecuentes.

De acuerdo con el Dr. José Gonzáles, infectólogo de la Universidad de Miami, las restricciones de viaje tienen la capacidad de prevenir la expansión de la nueva variante ómicron, aunque solo de manera temporal. Asimismo, en una entrevista con CNN, anotó que “hasta el momento no hay una relación entre el número de mutaciones y la capacidad de infección y transmisión de una variante del nuevo coronavirus”.

Wall Street se desploma

Por supuesto, la nueva variante ómicron también generó un ambiente de incertidumbre en las bolsas del mundo. Durante la sesión del viernes, los principales índices bursátiles de EE. UU. cayeron y provocaron su peor desplome en 2021.

Por su parte, el Dow Jones Industrial Average terminó en 34.899,34 puntos, y registró pérdidas del 2%, equivalente a más de 900 puntos desde el cierre del miércoles, previo a Día de Acción de Gracias en Estados Unidos.

Un panorama similar se registró en Asia, donde todos los mercados bursátiles registraron fuertes caídas, al igual que las bolsas de Europa y el precio del petróleo. Las organizaciones más golpeadas fueron los bancos, las empresas del sector turístico y de materias primas.

Con información de agencias