coronavirus

En Brasil suspenden los cruceros por aumento de casos de la covid-19

Infecciones en tres cruceros que navegaban frente a la costa del país en vísperas del año nuevo alertaron al regulador federal de salud, Anvisa, que recomendó cerrar su actividad.


La Asociación Brasileña de Cruceros Marítimos (CLIA Brasil) informó esta semana de la suspensión voluntaria de las operaciones hasta el 21 de enero, por “diferencias” sobre la aplicación de protocolos, luego de que la autoridad sanitaria recomendara cerrar la actividad tras brotes de la covid-19 en tres barcos.

En una nota de prensa, la asociación representante de gigantes del sector como Costa y MSC Cruceros anunció “la suspensión temporaria y voluntaria (...) para nuevas partidas, y ningún huésped será embarcado hasta el 21 de enero”.

La “pausa”, precisó, es para “resolver las diferencias” con las autoridades sobre “las interpretaciones y aplicaciones de los protocolos operacionales de salud y seguridad que habían sido aprobados en el inicio de la actual temporada, en noviembre”.

Los cruceros que se encuentran en viaje finalizarán sus recorridos, aclaró la asociación.

Infecciones en tres cruceros que navegaban frente a la costa del país en vísperas del año nuevo alertaron al regulador federal de salud, Anvisa, que recomendó cerrar su actividad.

Los casos comienzan a incrementarse en Brasil, donde ya fue detectada la transmisión comunitaria de la nueva variante ómicron.

Según CLIA Brasil, los casos identificados en navíos son “una pequeña minoría” del pasaje.

El 30 de diciembre, las autoridades sanitarias habían suspendido las operaciones de dos barcos, el Costa Diadema y el MSC Splendida, después de que informaran sobre docenas de casos de la covid-19 a bordo.

Al Costa Diadema, que se encontraba frente a Salvador (noreste), se le ordenó desembarcar a 68 personas infectadas y regresar a su puerto de origen en Santos, Sao Paulo, para entrar en cuarentena. El Splendida, que se dirigía a Rio de Janeiro, también recibió la orden de regresar a Santos después de reportar 78 casos.

Un tercero, el MSC Preziosa, con capacidad para 4.000 pasajeros, tuvo una treintena de infectados que desembarcaron en Rio de Janeiro y fueron aislados igual que quienes tuvieron contacto.

Además, las autoridades de salud brasileñas anunciaron el domingo que investigarían reportes de violaciones de los protocolos de la covid-19 por parte de las compañías de cruceros, después de que la prensa brasileña revelara que pasajeros del Costa Diadema violaron la cuarentena para participar en una fiesta de Año Nuevo.

Brasil permitió reanudar la actividad de cruceros desde noviembre en el país bajo protocolos estrictos contra la covid-19. Entre ellos, someter a pruebas a los pasajeros y ponerlos en cuarentena en caso de infección.

Brasil anuncia vacunación anticovid de niños de entre cinco y 11 años

Brasil autorizó este miércoles la vacunación contra el coronavirus de niños de entre cinco y 11 años en medio de una polémica desatada desde su aprobación por la autoridad sanitaria y un alza significativa en los casos.

“A todos aquellos padres y madres que quieran vacunar a sus hijos, el ministerio de Salud va a garantizar dosis de la vacuna” anticovid, dijo el ministro Marcelo Queiroga en Brasilia.

El inicio de la vacunación a esta población, estimada en 20,5 millones de niños, está previsto para la segunda quincena de este mes, tras la llegada de los primeros inmunizantes pediátricos de Pfizer-BioNtech, el día 13, aunque no se precisó una fecha.

Se realizará en forma decreciente sobre la franja etaria, priorizando a niños con comorbilidades o deficiencias permanentes, y grupos vulnerables, como indígenas. La autorización de los padres, presentes o por escrito, será obligatoria.

El anuncio, que une a Brasil a una lista creciente de países que extendieron la vacunación a ese grupo etario, como Estados Unidos y Alemania, se realizó tres semanas después de que la autoridad sanitaria, Anvisa, aprobara la vacuna para menores de entre cinco y 11 años.

Un trabajador de la salud prepara una inyección de la vacuna AstraZeneca en el primer día de una campaña de vacunación COVID-19 de tres días para personas mayores de 35 años en la favela Complexo da Maré de Río de Janeiro, Brasil, Brasil, el jueves 29 de julio de 2021. (Foto AP / Bruna Prado)
Brasil cuenta con un 67% de la población completamente vacunada. - Foto: AP

Las dosis serán aplicadas con un intervalo de ocho semanas entre cada inyección, en lugar de 21 días como en adultos.

Hasta el anuncio este miércoles abundaron las controversias, con críticas al gobierno por su supuesta demora en la decisión.

El presidente Jair Bolsonaro, que no se vacunó y dijo que no inmunizará a su hija Laura de 11 años, pidió hace semanas publicar los nombres de los responsables de la decisión de Anvisa, desatando una ola de amenazas contra la agencia.

El ministerio de Salud hizo una consulta pública entre el 23 de diciembre y el 2 de enero sobre el tema, en la que propuso que sea obligatorio presentar una prescripción médica para que los niños reciban el inmunizante.

Pero eso fue rechazado por una mayoría entre casi 100.000 participantes, informó el martes la cartera de Salud.

Finalmente, el ministerio descartó imponer la prescripción médica, aunque recomendó la previa consulta a un médico.

Muchos especialistas consideran que la inclusión de los niños es clave para protegerlos y detener la pandemia, en momentos en que se esparce en el país la nueva variante ómicron.

Según datos oficiales, murieron por la covid-19 más de 300 niños de cinco a 11 años desde el inicio de la crisis sanitaria hasta diciembre último.

Brasil, que acumula casi 620.000 muertes por la covid-19, cuenta con un 67 % de la población completamente vacunada.

Con información de AFP