Rusia: empleados que se nieguen a vacunarse podrían ser suspendidos - Foto: AP. Pavel Golovkin.

coronavirus

Rusia: empleados que se nieguen a vacunarse podrían ser suspendidos

El Gobierno señaló que la suspensión duraría mientras el decreto de vacunación obligatoria sea válido.

Los empleados que se nieguen a vacunarse contra la covid-19 en las regiones en las que es obligatorio podrán ser despedidos sin sueldo, anunció el ministro de Trabajo ruso.

“Si las autoridades sanitarias de una región hacen obligatoria la vacunación para ciertas categorías de trabajadores, un empleado no vacunado puede ser suspendido”, dijo Anton Kotiakov a los medios rusos el sábado, en comentarios reproducidos el domingo por el canal gubernamental de Telegram de seguimiento de la pandemia.

Según el ministro, la suspensión duraría mientras el decreto de vacunación obligatoria sea válido. Frente al aumento de casos, la ciudad de Moscú y su región fueron las primeras en Rusia en hacer obligatoria la vacunación, para los empleados del sector servicios.

Desde entonces, otras siete entidades locales, incluidas San Petersburgo y su región, adoptaron medidas similares, según los medios rusos.

Después de dos días consecutivos de récord de infecciones, Moscú registró un ligero descenso el domingo, con 8.305 casos en 24 horas, un cifra que sigue siendo muy superior a la de hace dos semanas, cuando se registraron unos 3.000 casos diarios.

Según las autoridades, este brote se debe a la variante Delta, aparecida en India, y que afecta a casi el 90% de los nuevos pacientes, según el alcalde Serguéi Sobianin.

El número de nuevos casos en San Petersburgo superó los 1.000 en 24 horas por primera vez desde finales de febrero.

A nivel nacional, el país registró 17.611 nuevos casos.

El brote se vio favorecido por una campaña de vacunación lenta por la desconfianza de los rusos, la ausencia de restricciones desde hace meses y el incumplimiento de las normas de distanciamiento y de uso de mascarilla.

A pesar de un leve descenso de los casos de contagio, Moscú había batido un nuevo récord con 9.120 nuevos casos por segundo día consecutivo, según cifras dadas a conocer por el gobierno.

El alcalde de Moscú, Serguéi Sobianin, dijo que el brote en la ciudad se debe a la propagación de la variante Delta del virus, que fue identificada por primera vez en India y se considera más contagiosa. - Foto: AP. Russian Defense Ministry Press Service.

Los números del sábado superaron a los 9.056 nuevos casos registrados el viernes, de acuerdo con las estadísticas publicadas en el portal stopcoronavirus.rf.

El alcalde de Moscú, Serguéi Sobianin, dijo que el brote en la ciudad se debe a la propagación de la variante Delta del virus, que fue identificada por primera vez en India y se considera más contagiosa.

Para lidiar con la avalancha de nuevos pacientes, el ayuntamiento ampliará de 17.000 a 24.000 el número de camas hospitalarias en dos semanas, indicó la vicealcaldesa de Moscú, Anastasia Rakova.

La capital se convirtió en epicentro del actual repunte de la covid-19 en Rusia y acumula más de la mitad de las nuevas infecciones reportadas este sábado en el país.

Rusia es el sexto país con más casos diagnosticados de covid, con 5,3 millones desde el inicio de la pandemia, y el primero de Europa en víctimas mortales, 128.445 según el gobierno y 270.000 según la agencia estadística rusa.

El pasado viernes, el alcalde Sobianin aseguró que casi un 90% de los nuevos casos detectados en la capital correspondían a la variante Delta.

El ayuntamiento de esta urbe de 12 millones de habitantes tomó medidas como la suspensión de los eventos de entretenimientos masivos, el cierre de salas de baile y zonas de aficionados e impuso la vacunación obligatoria en los empleados del sector servicios.

Rusia lanzó rápidamente una campaña de vacunación en diciembre, confiando especialmente en su vacuna Sputnik V, pero hasta el momento solo 19 millones de sus 146 millones de habitantes han recibido al menos una dosis del fármaco, según la web Gogov que recaba datos de las regiones y de los medios a falta de estadísticas nacionales oficiales.

Sus ciudadanos se muestran escépticos ante la inoculación. Según un sondeo independiente reciente, un 60% no quiere vacunarse.

Antes de imponerla a los trabajadores del sector servicios, Sobianin había intentado impulsar la vacunación organizando el sorteo de un coche entre quienes recibieran una dosis.

Con información AFP