¡Tenga cuidado! Asi es como el coronavirus podría dañar todos sus sentidos - Foto: Getty

coronavirus

¡Tenga cuidado! Así es como el coronavirus podría dañar todos sus sentidos

Estudios médicos han permitido determinar que los pacientes con covid-19 presentan problemas adicionales al gusto y el olfato.

Desde el comienzo de la pandemia del coronavirus, los pacientes infectados han tenido que algunos efectos que se manifestaron no solo al momento del contagio, sino que han permanecido en el tiempo, por lo que ha sido necesario someterse a diferentes tratamientos especializados.

Entre los efectos más comunes se encuentran la pérdida del olfato y el gusto que se ha registrado en un gran porcentaje de las personas que se han infectado con el virus, que muchos recuperan luego de padecer la enfermedad, aunque en otros casos se debe recibir atención médica para superar la situación.

Pero a medida que se avanza en el estudio de los efectos en el cuerpo por la infección se conocen otras complicaciones adicionales y que están relacionadas con deficiencias en otros órganos de los sentidos.

La National Geographic publicó un informe en el que destaca nuevos estudios sobre los daños que puede producir el coronavirus en la vista, el oído y el tacto, que se suman a las ya existentes en el olfato y el gusto.

De acuerdo con la publicación, esos análisis han permitido determinar que a corto y largo plazo, este virus pueden afectar los otros sentidos.

La profesora de neurología en la Facultad de Medicina Grossman de la Universidad de Nueva York Jennifer Frontera, advirtió que aunque se pueden presentar esas dificultades, no significa, necesariamente, que la vida de la persona infectada esté en riesgo.

“Aunque no pone en peligro la vida, es desarmador perder cualquiera de estos sentidos, especialmente tan repentinamente como sucede en el contexto de esta infección”, señaló.

Problemas auditivos

En el caso de la audición, científicos advirtieron en la edición de marzo del International Journal of Audiology que aproximadamente el 8 % de los pacientes que habían tenido covid-19 continuaron experimentando pérdida auditiva.

Así mismo, se pudo determinar que alrededor del 15 % de pacientes desarrollaron tinnitus, presencia de un silbido o zumbido en uno o ambos oídos que puede ser constante o ir y venir, a menudo asociado con la pérdida de audición.

Los especialistas sospechan que esa situación se presenta debido a la afectación de la trompa de Eustaquio, que conecta el oído medio con la garganta.

“Con cualquier infección viral, puede tener una disfunción de la trompa de Eustaquio, lo que puede provocar la acumulación de líquido en el oído medio; esto actúa como un amortiguador mecánico en el tímpano”, explicó el profesor asociado de otorrinolaringología en la Universidad de Rush Medical Center en Chicago, Elias Michaelides.

COVID MUNDO
La National Geographic publicó un informe en el que destaca nuevos estudios sobre los daños que puede producir el coronavirus en la vista, el oído y el tacto, que se suman a las ya existentes en el olfato y el gusto. (AP Foto/Ariana Cubillos) - Foto: AP

Para los especialistas una vez se drena la trompa de Eustaquio, audición vuelve a la normalidad, lo que podría llevar un par de semanas, por lo que la médica recomendó “tomar un descongestionante oral y usar un aerosol de esteroides nasales puede ayudar a acelerar el el procedimiento”.

Los médicos advirtieron, sin embargo, que podría la situación del paciente podría agravarse si el virus daña las neuronas sensoriales del oído interno o la cóclea, lo que podría derivar en pérdida auditiva repentina y puede ser permanente.

Por su parte, el presidente del departamento de otorrinolaringología, cirugía de cabeza y cuello en NYU Langone Health, Thomas Roland Jr., consideró que “el oído interno es un órgano muy delicado y muy susceptible a problemas microvasculares e inflamación, por lo que no es sorprendente que la gente haya experimentado pérdida de audición o tinnitus relacionados con covid”.

Problemas en la vista

Entre tanto, como consecuencia de infección con coronavirus, algunos pacientes reportaron problemas con su visión.

De acuerdo con especialistas, personas contagiadas advirtieron sobre sensibilidad a la luz, los ojos doloridos y la visión borrosa como unos de los trastornos en la visión más frecuentes, según el estudio publicado en BMJ Open Ophthalmology.

En el análisis participaron 400 pacientes con covid-19 que fueron hospitalizados. En un 10% de ellos los investigadores les detectaron problemas oculares, como conjuntivitis, cambios en la visión e irritación ocular.

“Definitivamente hay una carga viral en el ojo que causa síntomas, pero eso no significa que necesariamente cause enfermedades a largo plazo en la vista”, aseguró el coautor del estudio Shahzad I. Mian, profesor de oftalmología y ciencias visuales en la Facultad de Medicina de la Universidad de Michigan.

Por su parte, la oftalmóloga en jefe del Wills Eye Hospital en Filadelfia, Julia A. Haller, señaló que, adicionalmente, que el coronavirus puede aumentar el riesgo de coágulos sanguíneos en todo el cuerpo, incluso en los vasos sanguíneos de la retina, lo que puede causar visión borrosa o algún grado de pérdida de la visión.

Problemas en el tacto

A las dificultades en la vista y en el olfato, otro de los efectos del contagio con coronavirus está la afectación en el tacto debido a que se ha podido determinar que la enfermedad causa síntomas neurológicos persistentes.

Así lo establece, un estudio publicado hace un par de meses, luego de que fueran evaluados 100 pacientes que no fueron hospitalizadas por covid-19 pero que registraron síntomas continuos.

Los especialistas pudieron comprobar que el 60% de las personas con covid-19 tenía entumecimiento y hormigueo de seis a nueve meses después del inicio de su enfermedad, incluso estos síntomas se extendieron por todo el cuerpo; en otros casos, se localizaron en manos y pies.

El profesor de neurología en la Facultad de Medicina de Northwestern Feinberg y director de la División de Enfermedades Neuroinfecciosas y Neurología Global del Northwestern Memorial Hospital de Chicago, Igor Koralnik señaló que aunque no se ha podido establecer las causas de estas dificultades, los científicos consideran que lo más probable es que se relacionen con la inflamación local y la infección local con el virus en los nervios.

“En la mayoría de los casos, el entumecimiento y el hormigueo mejoran con el tiempo. Cada paciente va a su propio ritmo”, puntualizó.