Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/25/2015 10:00:00 PM

La tierra y la sombra

Esta película colombiana, dirigida por César Acevedo y ganadora de la Cámara de Oro del pasado Festival de Cannes, muestra lo dolorosa que resulta la desaparición de una forma de vida tradicional. ***1/2

La tierra y la sombra La película de César Acevedo, además de ganar la Cámara de Oro en Cannes, también obtuvo en ese festival el premio de la sociedad de autores, el premio revelación y el premio del público.
País: Colombia
Año: 2015
Director: César Acevedo
Guion: César Acevedo
Actores: Haimer Leal, Marleyda Soto y Edison Raigosa
Duración: 97 min


En el centro de esta película hay una situación visualmente potente: una casa campesina en el Valle del Cauca, rodeada –prácticamente sitiada– por cultivos de caña de azúcar. De un lado está una vida conectada a la tierra y nutriéndose de ella, y del otro está una actividad económica sin rostro, ligada a lo global, que tiende a convertirlo todo en un océano inhóspito, verde y afilado.

Es una metáfora sencilla y efectiva que logra hacernos ver el drama de unos personajes que no han sabido cómo desligarse de la tierra.

Esta encrucijada permite pensar en el costo humano, cultural y emocional del debate académico que se viene dando acerca de “modernizar a Colombia”, donde la elección racional parece ser que los campesinos cancelen las relaciones que han establecido con sus parcelas. Sin despegarse de la tierra no hay modernidad, dicen, aunque sobre la desolación profunda que produce esa separación no hablan mucho, seguramente por ser difícil de medir.

Y aunque resulta imposible extraer de esa experiencia dolorosa datos que llenen una tabla de Excel, La tierra y la sombra demuestra que sí es posible acercarse a ella con sensibilidad e inteligencia.

Todo comienza con el retorno de un hombre mayor (Haimer Leal) a su antigua tierra, donde vive su esposa (Marleyda Soto) con su hijo (Edison Raigosa) postrado en cama por una enfermedad pulmonar. El hijo es un adulto –está casado y tiene, a su vez, un niño– pero su enfermedad hace que la dinámica normal del hogar revierta a su infancia: ahora es él quien debe quedarse en casa, mientras las mujeres (su madre y su esposa) salen a cortar caña para ganarse el sustento.

Con movimientos lentos de cámara y tomas largas, el director César Acevedo crea una atmósfera de encerramiento y oscuridad. La enfermedad ha hecho que todo se concentre en el interior de la casa, donde aún es posible la vida, mientras el exterior resulta ser una prisión con paredes vegetales.

Pero el regreso del padre, que viene cargado de recuerdos de otras épocas, trae también otras ideas de cómo relacionarse con el entorno. Así, los pájaros tienen nombres y sus cantos no son ruidos indiferenciados sino que identifican a cada criatura con ciertos comportamientos, con gustos y disgustos.

Es una información que no parece tener mucho sentido frente a las paredes de caña, pero que aun así intenta transmitirle al nieto, a quien le explica este mundo que lo rodea y así le enseña que hay otras formas de existir en él.

La película hace un retrato sentido de esta gente tan distinta a los habitantes de ciudad, sin caer en representaciones miserables o lastimeras. Sus personajes son autónomos, ingeniosos y sensibles, y poseen una conexión con su entorno cargada de tiempo y de sabiduría. Puede que no sea una forma de vida ‘moderna’, pero tiene un sentido y una belleza propia, y el gran logro de La tierra y la sombra es demostrar que la pérdida de ese entendimiento no afecta solo a los campesinos sino que nos hace a todos un poco más pobres.

Cartelera
**** Excelente  ***½ Muy buena   *** Buena   **½ Aceptable  ** Regular  * Mala


Gabrielle: sin miedo a vivir ** 1/2
En Montreal, una muchacha con problemas de aprendizaje intenta vivir con más independencia en esta cinta sentimental y desordenada.

Autómata **
Humanos caricatures-cos y robots inexpresivos chocan en un futuro despoblado. Con Antonio Banderas.

A Hard Day’s Night *** 1/2
La primera películas de los Beatles, lanzada en 1964, sigue siendo tan fresca y divertida como hace 50 años. Reestreno digital con sonido e imagen restaurados.

IndieBo

Hasta el 26 de julio se lleva a cabo este festival con películas de ficción, documentales e infantiles.

VIDEOS MÁS VISTOS

  •  El fin de la banda del israelí Assi Moosh, el demonio de Taganga

    El fin de la banda del israelí Assi Moosh, el demonio de Taganga

    close
  • Las grandes discusiones que le faltan a la tributaria

    Las grandes discusiones que le faltan a la tributaria

    close
  • ¿Es la hora de que Duque dé un timonazo?

    ¿Es la hora de que Duque dé un timonazo?

    close
  • El último acto público de Belisario Betancur

    El último acto público de Belisario Betancur

    close
  • Los mejores líderes de 2018

    Los mejores líderes de 2018

    close
MÁS VIDEOS
TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1910

PORTADA

Duque: ¿Llegó el momento de dar un timonazo?

¿Es hora de que el presidente Duque introduzca ajustes en su gobierno? Análisis de SEMANA.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1910

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.