Home

Deportes

Artículo

Por lo general se manifiesta con la urticaria, lo que representa una reacción en la piel provocada por el frío.
El uso excesivo del aire acondicionado puede ocasionar problemas en la salud. - Foto: Getty Images

deportes

“Todo el mundo está enfermo en Qatar”: polémicas declaraciones del periodista Martín Liberman

El inconformismo también fue manifestado por otros viajeros.

El periodista argentino, Martín Liberman, utilizó sus redes sociales para quejarse sobre el frío excesivo que se siente en Catar e hizo una solicitud a la Fifa para remediar este inconveniente.

“Todo el mundo está enfermo en Catar. Un aire acondicionado absolutamente innecesario en todos lados, incluidos los estadios. Ayer en el Khalifa hacía más frío que en la Antártida. Desmedido e incómodo. La Fifa debería hacer algo con esto. Las noches son agradables. No hace falta”, escribió en su cuenta personal de Twitter.

De hecho, varios de sus seguidores comentaron la publicación y apoyaron el comentario, pues varios han registrado tos, congestión y otros síntomas relacionados con resfrío.

Riesgo del aire acondicionado

De acuerdo con el Grupo Sanitas de España, el aire acondicionado permite regular las altas temperaturas, pero el uso excesivo de este aparato puede presentar riesgos como:

  • “Afecciones respiratorias: los cambios bruscos de temperatura al entrar de la calle a un local refrigerado o viceversa, pueden causar catarros, resfriados, faringitis, rinitis, crisis asmáticas, tos, dolores de cabeza, etc. También la sequedad ambiental que generan estos sistemas de climatización interior puede favorecer aún más la aparición de estas afecciones o intensificar las ya existentes, al secar el epitelio bronquial y nasofaríngeo. Y aún más si no se realiza un mantenimiento adecuado de las instalaciones, limpiando filtros y conductos de forma regular. Tanto es así que un mantenimiento inadecuado de las instalaciones del aire acondicionado de grandes edificios puede originar brotes epidemiológicos de enfermedades que, como es el caso de la legionelosis o la infección por el hongo Aspergillus, pueden resultar incluso mortales.
  • Sequedad e irritación de ojos: nuevamente, el ambiente seco y las bajas temperaturas en un habitáculo climatizado puede causar el síndrome del ojo seco, especialmente en los usuarios de lentes de contacto, hasta el punto de no tolerarlas.
  • Algias: la exposición prolongada al frío del aire acondicionado afecta también al sistema músculo-esquelético, pudiendo ocasionar contracturas musculares, dolores cervicales, lumbalgias, tortícolis e incluso parálisis faciales. También son frecuentes las cefaleas y las migrañas. Es importante limitar el tiempo de exposición al frío pero sobre todo evitar que el chorro de aire frío incida directamente sobre el cuerpo.
  • Síntomas vasovagales: los cambios bruscos de temperatura pueden causar reacciones como sudoración intensa, sensación de mareo y en casos extremos un síncope vasovagal.
  • Dermatitis: la sequedad ambiental se traslada a la piel y puede originar irritaciones dérmicas o exacerbar afecciones preexistentes, como los eccemas, la dermatitis tópica, etc.
  • Acúfenos: ningún aparto de aire acondicionado es silencioso, aunque unos son más ruidosos que otros. El estar sometido de forma continua al ruido del motor o del chorro de aire de los sistemas de climatización, al salir de la habitación o simplemente apagarlo, además de sentir el silencio que pone en evidencia la sonoridad del aparto, puede ocasionar la aparición de acúfenos que se diluyen progresivamente”.

Dicho lo anterior, el portal de salud de Mapfre explicó en un blog que “se recomienda el uso de aire acondicionado en verano, manteniendo una temperatura entre 24 y 26 ºC, en el domicilio o en el lugar de trabajo; las normativas actuales recomiendan una temperatura no inferior a los 26 ºC en locales de usos administrativos, comerciales, culturales, de ocio y estaciones de transporte, para ahorrar energía y reducir el consumo energético innecesario”.

Además, añadió que, “en general, se considera que una temperatura inferior a los 24 ºC no es confortable. Igualmente, se recomienda en los lugares de trabajo mantener la temperatura constante, promocionar la ingestión de líquidos y reducir el consumo de cafeína y alcohol. En bastantes ocasiones el uso de ventiladores es suficiente y su rendimiento energético es adecuado”.