celebridades

¿Kanye West y Kim Kardashian están a punto de divorciarse?

En un nuevo episodio de su trastorno bipolar, el rapero culpó a la reina de los reality shows de serle infiel, de haber querido abortar a su hija y de supremacista. Se cree que el matrimonio está en las últimas. Artículo de Jet-Set.


En medio de una temporada de escándalos de locura, la cereza del postre llegó con el sello estridente de las Kardashian. El magnate del rap, Kanye West, esposo de Kim, quizá la más popular del clan, se dio a una nueva seguidilla de incoherencias en la prensa y las redes sociales cada vez más delirantes.

Primero lanzó su candidatura a la presidencia de Estados Unidos, con el apoyo de su esposa, aunque luego la pospuso para 2024. El tono se fue enrareciendo cuando le declaró a Forbes que nunca había votado, que ya no estaba con Donald Trump y que pensaba gobernar al estilo del país ficticio de Wakanda, en la cinta Pantera negra.

También se comparó con Nelson Mandela y declaró que tenía covid-19 y que el magnate Elon Musk debía ser el director del programa espacial. La señal de que definitivamente algo no estaba bien con West se dio cuando sus dichos cobraron un abrupto giro, pues pasó a atacar en público a Kim, algo que nunca había sucedido.

Su opulenta boda, en 2014, fue en Florencia, Italia, y costó unos 12 millones de dólares. La novia llevó un modelo de Givenchy de 500.000 dólares. A la derecha, la familia en pleno, durante la pasada Navidad con Chicago y North, a quien Kim quiso abortar, según Kanye. Los varoncitos son Psalm y Saint. 

Hasta hace poco, eran vistos como un matrimonio modelo, ya que se querían, producían millonadas juntos y eran muy dedicados a sus cuatro hijos. Pero, este año empezaron los chismorreos de que estaban mal, que vivían en casas separadas y surgió por primera vez la palabra “divorcio”.

Durante una manifestación en Carolina del Sur, en el marco de su supuesta campaña electoral, el también diseñador de ropa y zapatos dio un discurso incongruente en el que lanzó la bomba de que Kim intentó abortar a su hija North. Luego, por Twitter, la acusó de querer encerrarlo en un centro médico por problemas de salud mental, hasta que finalmente contó que había estado tratando de acabar con el matrimonio, por unos supuestos cuernos que ella le habría puesto con el también rapero Meek Mill.

Así mismo, hubo dardos para su suegra, Kris Jenner, a quien apodó Kris Jong-un, en un juego con el nombre del dictador norcoreano Kim Jong-un, dando a entender que es mandona. En mensajes de texto le preguntaba a la suegra si quería hablar o “ir a la guerra”. De ella y su hija sostuvo además que defendían la supremacía blanca.

El rapero dio a entender que su suegra, Kris Jenner, la matriarca de las Kardashian, es mandona al llamarla Kris Jong-un, en alusión al dictador norcoreano Kim Jong-un. Meek Mill, a la derecha, habría sido el hombre con quien Kim le fue infiel, según Kanye West.

Cuando West no podía verse más desquiciado, tildado de demente y de tonto en los medios sociales, Kim finalmente habló. Como muchos se lo temían, todo era fruto de un nuevo episodio del trastorno bipolar que aqueja a su marido. Por primera vez, la protagonista de Keeping up with the Kardashians rompió su silencio sobre la salud de su marido.

“Quienes entienden las enfermedades mentales e incluso la conducta compulsiva saben que la familia está impotente, a menos que se trate de un menor de edad”, escribió en un largo mensaje en Instagram, donde tiene 180 millones de seguidores, refiriéndose a que Kanye dejó de tomar su medicación.

“Entiendo que Kanye sea motivo de críticas porque es una figura pública y sus acciones a veces pueden causar opiniones y emociones fuertes. Él es un hombre brillante pero complicado que, en la cima de las presiones por ser un artista y un hombre negro, ha experimentado la penosa pérdida de su madre y ha tenido que lidiar con el aislamiento, que han intensificado su desorden bipolar”, agregó Kardashian.

De acuerdo con Page Six, revista del New York Post, los amigos de la pareja creen que el matrimonio no sobrevivirá esta crisis. Confirmaron que los esposos, declarados hace poco nuevos miembros del club de los billonarios, con una fortuna conjunta de más de 2.000 millones de dólares, ya venían mal y que desde la cuarentena solo han tenido agrias peleas “literalmente sobre todo”, en especial sobre la crianza de los niños.

En su primera y última aparición como candidato presidencial, en North Charleston, Carolina del Sur, West causó preocupación por su largo discurso lleno de arrebatos de llanto e incoherencias.

“Hace un año que no funcionan como matrimonio”, agregó otra fuente que los conoce. “Él es muy demandante y siempre está obsesionado con sus argucias. Kim está exhausta”.

Por su parte, The Sun, de Londres, obtuvo testimonios de allegados que revelaron que ella estaba “devastada” con los trinos de West, en especial el de sus intenciones de deshacerse de su hija. “Esto es algo que la niña va a ver algún día”, explicó el infidente.

“Ambos sienten que su matrimonio se acabó”, dijo otra persona cercana, mientras que se cree que Kim Kardashian ya lo anunció, si se considera que, en Hollywood, cuando uno de los cónyuges en disputa sale con declaraciones como la suya, es porque el matrimonio tiene los días contados.