animales

Apadrine un ave y apoye el sostenimiento del Aviario Nacional

Un total de 1.700 aves habitan en este lugar, que requiere alrededor de 150 millones de pesos mensuales para su mantenimiento. Con la campaña Aves de cuarentena, sus directivas buscan los recursos que les permitan mantenerse a flote mientras termina la emergencia sanitaria.


A 50 minutos Cartagena está ubicado el segundo aviario más grande de la región, cuyo trabajo se centra en el desarrollo de proyectos de conservación y estudio de las aves. Son 1.700 animales de 170 especies que habitan en este lugar. 

Guacamayas, flamencos, cigüeñas, águilas harpía, paujiles y tángaras, entre muchos otros, engalanan este sitio mágico. Las aves residentes en el lugar, en su mayoría han sido rescatadas del tráfico ilegal de fauna silvestre, práctica que les dejó secuelas y que les impide volver a su hábitat natural. 

El Aviario Nacional de Colombia fue abierto al público desde hace cuatro años Sin embargo, como sucede con muchos otros lugares del país que albergan animales de diversas especies, la cuarentena obligó a su cierre desde el pasado 17 de marzo, dejando en completa indefensión no solo a los animales, sino también a los administradores y cuidadores del lugar. 

Declarado el aislamiento obligatorio y tras un par de meses haciendo uso de los ahorros, éstos comenzaron a agotarse y el aviario debió iniciar una campaña para obtener recursos y donaciones con el fin de mantenerse a flote, pues sin la presencia de los aproximadamente 50.000 visitantes que llegan anualmente al lugar y que pagan por su ingreso, es imposible su sostenimiento. 

Le puede interesar: Regocijo por nuevo huevo de cóndores en cautiverio del Aviario de Cartagena

En el aviario trabajan en la reproducción de águilas harpía. Foto: Aviario Nacional.

Los visitantes que llegan al lugar son en su mayoría extranjeros procedentes de los cruceros que arriban a Cartagena entre los meses de octubre y mayo, quienes pagan por conocer la magia de la biodiversidad a través de diferentes senderos ecológicos al aire libre. Pero todo esto cambió con la cuarentena porque no hay cruceros y tampoco existe la posibilidad de que otro tipo de turistas ingrese. 

Por tratarse de una fundación sin ánimo de lucro y cuyos ingresos dependen exclusivamente de la venta de boletería, el Aviario puso en marcha la campaña Alas de cuarentena, lque ha recibido el apoyo de muchas personas, así como de la gobernación de Bolívar y el Ministerio de Ambiente.  

Los tucanes son una de las especies más reconocidas en el lugar. Foto: Aviario Nacional

La campaña realizada para recaudar fondos y permitir que el Aviario siga abierto, ha recibido muchas vinculaciones; sin embargo se requiere que estas se mantengan, pues no hay claridad de cuándo se pueda registrar su apertura. Las donaciones se pueden efectuar a través de https://www.aviarionacional.co/padrino-de-nidos o en la cuenta de ahorros Davivienda No. 057100088905 – NIT: 900.134.817-0.

En la segunda etapa de la campaña, la invitación del Aviario Nacional es a apadrinar un ave. Las personas o entidades interesadas en apoyar esta causa tienen la posibilidad de respaldar a un ave de 12 especies que podrán ver y escoger la página web, para seguir apoyando con su manutención y la operación de este sitio.

 Estas donaciones podrán realizarse bimensual y semestralmente y una vez finalice el proceso, recibirán una postal con la imagen de la campaña. Dentro de estas 12 especies se encuentran, la guacamaya, martin pescador, la grulla coronada, el cardenal guajiro, el gallito de roca, búho real, el flamingo y el cóndor de los Andes.  

Le sugerimos: Lanzan salvavidas digital para segundo aviario más grande de América

Los gastos de mantenimiento del aviario son de aproximadamente 150 millones de pesos mensuales que se destinan a la manutención y cuidado de los animales, pagar la nómina de las personas que aún trabajan en el lugar y cancelar los servicios públicos.

En este momento el 85 por ciento de las personas que normalmente trabajan en el Aviario conserva su empleo. Los empleados son gente de la isla, de sectores como Ararca, Santa Ana y Barú, personas que trabajan como cuidadores, jardineros y personal de aseo. También hay un zootecnista y quienes laboran en el área administrativa. 

Un total de 170 especies habitan en el lugar. Foto: Aviario Nacional.

Tal como ha sucedido en otros lugares como el Zoológico de Cali, las directivas del Aviario esperan que pronto se pueda dar la reapertura del lugar. Uno de los puntos a favor es que está ubicado al aire libre y son muy pocas las zonas cerradas lo que facilitaría el cumplimiento de los protocolos de bioseguridad.

Por ahora, se sabe que hay una iniciativa de la alcaldía y de la gobernación del departamento con el fin de llevar a cabo un proyecto piloto. Sin embargo, dada la situación de contagio en la ciudad, la puesta en marcha del mismo podría demorarse. 

Ante este panorama, el Aviario sigue adelante con sus campañas con el fin de que los recursos no se agoten y puedan seguir cuidando de las aves y generando el empleo de personas que han pasado su cuarentena cumpliendo con su labor. El objetivo es, además, continuar con los proyectos de conservación ambiental, enmarcados en la reproducción con tres especies emblemáticas: el paujil piquiazul, endémico de Colombia, el águila harpía y el cóndor de los Andes.