Tendencias
Este venado recién nacido fue rescatado en una vereda de Puerto López. Foto: Cormacarena.

medioambiente

Se disparan el avistamiento y el rescate de fauna silvestre durante el confinamiento

En solo una semana los funcionarios de Cormacarena rescataron 21 animales silvestres que se encontraban deambulando por las calles de Villavicencio. La gente ha reportado avistamientos de perezosos, búhos, serpientes y guacamayas, entre otros, en pleno centro urbano, ahora solitario.

Agonizando fue encontrado un oso perezoso en el barrio Montecarlo Alto de Villavicencio. La descarga eléctrica que recibió lo dejó al borde de la muerte. Al percatarse de la situación los habitantes del sector decidieron llamar a la Sijín de la Policía quienes lo rescataron en coordinación con veterinarios de la Corporación para el Desarrollo Sostenible del Área de Manejo Especial La Macarena (Cormacarena). 

Le sugerimos: A falta de turistas, millones de aves se toman las playas de Perú

Luego de valorarlo decidieron trasladarlo al Bioparque Los Ocarros, en donde se recupera satisfactoriamente. Así como este oso, durante la primera semana de aislamiento preventivo obligatorio, la autoridad ambiental regional rescató otros 20 animales silvestres en el departamento del Meta.

Una guacamaya azul y amarilla, un oso palmero, una serpiente macabrel y una cazadora, así como una boa tornasol, dos búhos polluelo, una iguana, una tortuga, un puercoespín, una zarigüeya y cinco osos perezosos hacen parte de los animales silvestres que han sido reportados por la comunidad merodeando por las calles de Villavicencio.

"En el aislamiento preventivo muchos perezosos han buscado lugares para habitar. Ya hemos rescatado cinco", indicó la corporación. 

Pero no solo en la capital del Meta han recuperado animales, también en algunos municipios vecinos. En la vereda Melúa, de Puerto López, por ejemplo, rescataron un venado recién nacido que se encontraba solo y abandonado, luego de que la comunidad dio a conocer el caso. "El animal está siendo atendido por la Unidad de Cuidados Neonatales también del Bioparque Los Ocarros, que le brinda una dieta acorde a su edad y especie", dijo la autoridad ambiental.

En la vereda Yarí, del municipio de Cumaral, entre tanto, fue atendido un armadillo nueve bandas que fue herido con arma blanca. El animal fue entregado por los habitantes de ese sector a la Policía Nacional que lo trasladó al Centro de Atención y Valoración (CAV) para ser atendido. Sin embargo, debido a sus graves lesiones, éste finalmente murió. 

En vista de que es posible que animales silvestres continúen apareciendo ante la ausencia de humanos en las calles, Cormacarena recordó que la línea de atención fauna silvestre está disponible para atender las entregas voluntarias de animales por parte de tenedores, así como para ejercer el control de especies silvestres en zonas urbanas y los casos de ejemplares heridos que necesiten primeros auxilios veterinarios. El número de celular al que pueden comunicarse es 3214820327.

Le recomendamos: Semana Santa en cuarentena: aproveche para hacer caridad por los animales

Pero no solo en el Meta se vienen registrando avistamientos y entregas voluntarias de fauna silvestre. En Cundinamarca también. Hace algunas horas fue entregado voluntariamente en la Dirección Regional Gualivá de la Corporación Autónoma Regional de ese departamento (CAR), un búho (Megascops choliba) que presenta corte de plumas en las alas. El animal fue trasladado CAV de fauna para que inicie su proceso de rehabilitación y pueda retornar pronto a su hábitat.

Manatí en Ayapel

En un caño cerca a la ciénaga de Ayapel, en el departamento de Córdoba, Víctor Arrieta Méndez, periodista y director del portal de noticias La Lengua Caribe, grabó a un manatí nadando tranquilo en las carmelitas aguas del cuerpo lagunar.

Le puede interesar: Disminución de la contaminación sonora, otro impacto positivo del confinamiento

El video, publicado en la cuenta de Twitter del periodista (@ElNegrovicto), se ve a un  mamífero marino herbívoro entrar y salir frecuentemente del agua. “Tenía más de 35 años que no veía a un manatí hacer esta faena. La naturaleza es sabia”, escribió Arrieta.

Según WWF, el manatí del caribe (Trichechus manatus) vive en aguas poco profundas y áreas costeras pantanosas del centro y sur América. “Aunque generalmente son animales solitarios, los manatíes son muy curiosos y se sabe que se acercan a embarcaciones pequeñas y grandes. Es muy frecuente que duerman debajo del agua durante mediodía, subiendo a la superficie para tomar aire y buscar alimento en las aguas poco profundas. Se aparean cada dos años y dan a luz a una sola cría”.

Las prácticas pesqueras, la pérdida de su hábitat por la urbanización costera y la contaminación de los cuerpos de agua, son sus grandes enemigos. Aunque la UICN cataloga a la especie como vulnerable, se cree que el mamífero ya se extinguió en 15 países.