Home

Mundo

Artículo

GettyImages/Stone/Justin Paget
GettyImages/Stone/Justin Paget - Foto: GettyImages/Stone/Justin Paget

mundo

Hongo negro: Guatemala registra la primera muerte por enfermedad asociada a covid-19

Se trata de una mujer de 56 años que tenía antecedentes de diabetes.

Guatemala confirmó este lunes la primera muerte por mucormicosis tras declarar el pasado jueves una alerta epidemiológica por esta enfermedad conocida como “hongo negro”, la cual está asociada a la covid-19.

Este es el primer caso [de fallecimiento] que tenemos asociado de un paciente con covid (...) Es el primer caso en Guatemala”, dijo en rueda de prensa Gerardo Hernández, director ejecutivo del hospital San Juan de Dios de la capital, donde murió la paciente.

La fallecida es una mujer de 56 años del municipio indígena de Patzicía, Chimaltenango (oeste), con antecedentes de diabetes. El diagnóstico del “hongo negro” se obtuvo el 23 de junio.

El pasado jueves, la jefa del departamento de epidemiología del Ministerio de Salud, Lorena Gobern, emitió una comunicación en la que ordenó incrementar las medidas de control ante la confirmación de ese primer caso.

En la alerta se determina “intensificar acciones de vigilancia, prevención y control en pacientes del nuevo coronavirus que presentan comorbilidades, como diabetes mellitus, tratamientos con corticosteroides y enfermedades que comprometen el estado inmunológico de los pacientes”.

La mucormicosis es una infección micótica que puede ser fatal para algunos pacientes. Afecta a los senos paranasales, el cerebro, los pulmones y los ojos.

Para los especialistas, esta rápida propagación de la infección micótica es atribuida en gran medida a la utilización descontrolada de corticosteroides en el tratamiento de pacientes con coronavirus.

El uso exagerado de estos medicamentos o su consumo por personas cuyo sistema inmunológico se encuentra debilitado por la enfermedad aumenta el riesgo de infección por este hongo.

Además, los especialistas señalan ciertas causas ambientales que favorecen la proliferación del “hongo negro” y la multiplicación de contagios, como el agua contaminada en los tubos de oxígeno o en los humidificadores.

Esta enfermedad ha afectado más a la India, pero también se ha confirmado en el Reino Unido e Italia. En Latinoamérica se han reportado casos en Brasil, Chile, Estados Unidos, Honduras, México y Uruguay.

Entre los síntomas más comunes están la falta de apetito, la pérdida de peso, estado de cansancio, deficiencias en algunos órganos e incluso necrosis (muerte de células o tejido), por lo que la mucormicosis ha sido asociada a una alta morbilidad y mortalidad.

Aunque una persona que se enferma con esta patología no contagia a los demás, debido a que no se transmite de persona a persona, muchos se preguntan cuáles son los factores que propician la expansión de la infección.

La doctora Gesabel Navarro Velasco, investigadora del departamento de Microbiología Humana de la Universidad de Panamá, aseguró en declaraciones citadas por TVN Noticias que la época del año de mayor exposición a este tipo de hongos es la temporada de lluvias, dependiendo del clima de cada país.

Debido a la humedad, durante las épocas lluviosas es cuando más proliferan los hongos, que en el caso de la mucormicosis (hongo negro) puede ser contraída por un ser humano de diferentes maneras.

Por ejemplo, puede ser adquirido por diferentes vías como la nariz, los senos nasales, los ojos y el cerebro, que se infecta con mayor frecuencia causando una infección grave denominada mucormicosis rinocerebral, que suele ser mortal.

Cuando se inhalan las esporas, estas pueden invadir los pulmones y causar mucormicosis pulmonar. El tracto digestivo se infecta al ingerir las esporas, lo que ocasiona la mucormicosis gástrica. Una cuarta forma ocurre al entrar las esporas a través de una ruptura en la piel, lo que da lugar a la llamada mucormicosis cutánea.

La quinta forma recibe el nombre de mucormicosis diseminada y la sexta variante es una miscelánea de otros tipos que puede causar endocarditis (inflamación del revestimiento interno de las cámaras y válvulas cardiacas) u osteomielitis (infección ósea).

Hasta la fecha, las mucormicosis han sido asociadas a una alta morbilidad y mortalidad, además de que las autoridades han encontrado que puede causar infecciones letales en una población más amplia y heterogénea que otros hongos oportunistas.

Actualmente se conocen 27 especies de mucorales, distribuidas en 11 géneros que han sido identificadas como agentes causales de la mucormicosis, aunque la más frecuente es la especie Rhizopus arrhizus, que aparece en el 70 % de todos los casos.

Con información de la AFP.