mundo

Rescatan a un hombre de 75 años tras quedar atrapado en fuerte inundación en Arizona

El jeep en el que se transportaba había chocado contra un lavado de aguas fangosas.


Un hombre en Arizona, Estados Unidos, de 75 años, fue rescatado el viernes de la parte superior de su Jeep, después de quedar varado en una inundación fangosa, según afirmaron las autoridades.

El rescate de “agua rápida” fue uno de varios que tuvieron lugar en el condado de Mohave la semana pasada, ya que la temporada continua de monzones trajo fuertes lluvias y provocó inundaciones repentinas.

Este rescate se pudo llevar a cabo, gracias a que un transeúnte de la zona informó alrededor de las 2:00 p. m. que un jeep había chocado contra un lavado de aguas fangosas, en Estrella Road, cerca de Agua Fria Drive en Golden Valley, aseguró la Oficina de Búsqueda y Rescate del Sheriff del Condado de Mohave.

Dicho vehículo se volcó sobre el lado del pasajero en las aguas arremolinadas y estaba siendo arrastrado por el lavado, dijeron los rescatistas.

Toma recortada de un hombre irreconocible apoyado en su bastón
El hombre de 75 años fue visto sentado en la parte superior del vehículo en la puerta del lado del conductor. - Foto: Getty Images

El hombre fue visto sentado en la parte superior del vehículo en la puerta del lado del conductor. Debido a la ubicación del Jeep en el lavado, los rescatistas determinaron que usarían un helicóptero para realizar una maniobra de un solo salto y ubicar al hombre en un lugar seguro.

“Tiene mucha suerte de estar vivo. Search and Rescue quiere recordarles a todos que nunca conduzcan por carreteras inundadas: ¡Dé la vuelta, no se ahogue!”, dijo el servicio de rescate.

El condado de Mohave estuvo entre las áreas bajo vigilancia de inundaciones repentinas hasta el viernes.

Por su parte, el meteorólogo Brian Planz dijo que durante la noche cayeron alrededor de 1,25 pulgadas de lluvia en partes del noroeste de Arizona y algunas áreas al oeste del Strip de Las Vegas.

Inundaciones dejan atrapadas a mil personas en el parque Death Valley, en California

Debido a las fuertes lluvias del pasado viernes, inundaciones repentinas en el Parque Nacional Death Valley enterraron automóviles dejando atrapadas a unas 1.000 personas, lo cual obligó de inmediato a las autoridades a cerrar todas las carreteras de acceso y salida del parque.

El parque, que se encuentra cerca de la frontera entre California y Nevada, recibió al menos 4,3 centímetros (1,7 pulgadas) de lluvia en el área de Furnace Creek, lo que, según dijeron funcionarios del parque, representaba “la lluvia de todo un año en una sola mañana”.

Dicho promedio está apenas por debajo del récord del calendario anterior, el cual fue de 1,47 pulgadas de lluvias, establecido desde el 15 de abril de 1988. Si bien el promedio total al año está alrededor de 1,94 pulgadas, y la mayor cantidad jamás registrada para agosto, en el Death Valley el cual es el lugar más bajo, seco y caluroso de los Estados Unidos, tiene un promedió 0,11 pulgadas de lluvias al año.

La inundación dejó 60 vehículos enterrados por los escombros, y alrededor de 500 visitantes y 500 trabajadores del parque no pudieron salir, según informaron las autoridades del parque.

Por su parte, el Departamento de Transporte de California estimó que tardarían entre cuatro y seis horas en abrir una carretera que permitiera la salida de los visitantes del parque.

Además, se trata de la segunda inundación de semejante magnitud en el parque esta semana. Incluso, algunas carreteras fueron cerradas el lunes después de que quedaran cubiertas de lodo y escombros a causa de las inundaciones anteriores repentinas que golpearon con fuerza el oeste de Nevada y el norte de Arizona.

Durante las tormentas del viernes, las aguas de la inundación empujaron los contenedores de basura hacia los coches aparcados, lo que provocó que los autos chocaran entre sí. Además, muchas instalaciones están inundadas, incluidas las habitaciones de hotel y las oficinas comerciales”, dice el comunicado del parque.

A partir del sábado por la mañana, “todo salió bien”, dijo Nikki Jones, asistente de mesero en un restaurante en Park’s Ranch Inn, quien publicó un video de las inundaciones en Twitter.

Jones también le dijo a The Washington Post que las aguas de la inundación habían disminuido el viernes por la tarde, pero quedaban escombros ligeros en las carreteras. Sin embargo, resaltó la buena labor que han hecho para limpiar el lugar. “CalTrans ha hecho un trabajo increíble limpiándolo rápidamente, conduje por las carreteras hoy”.

En contexto, la corriente es alimentada por el monzón del sudoeste, que se forma cada verano cuando los vientos predominantes se mueven de oeste a sur, arrastrando un afloramiento de humedad hacia el norte. Esta humedad puede desencadenar intensas lluvias que estropean el árido paisaje desértico debido a que hay poco suelo para absorber la lluvia, y cualquier lluvia medible puede causar inundaciones en áreas bajas, y las fuertes lluvias pueden unirse a arroyos normalmente secos o desencadenar inundaciones repentinas.