mundo

Situación en central nuclear de Zaporiyia (Ucrania) es “grave”, según el jefe de la OIEA en la ONU

Insisten en la necesidad de investigar la zona con una misión de la OIEA.


Este jueves 11 de agosto, en medio de la tensión y preocupación por los bombardeos que Rusia ha venido haciendo en la central nuclear de Zaporiyia, Ucrania, el jefe del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) levantó su voz delante de los miembros del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para advertir sobre las consecuencias de los ataques rusos.

Este miércoles, 14 personas murieron y otras 11 resultaron heridas luego de un bombardeo en áreas cercanas a la central nuclear, lo que ha encendido las alarmas por una posible afectación a la planta que podría llegar a terminar en una catástrofe nuclear.

Ante esta situación y ataques previos, el director del OIEA, Rafael Grossi, expresó su preocupación delante de la sesión del Consejo de Seguridad de la ONU, afirmando que la situación era “grave”, por lo que se necesitaba que este organismo hiciera una incursión en la zona afectada y así identificar cuál era el daño real causado.

“Reitero que es una situación seria, grave”, aseguró el director, afirmando que una misión del organismo debía entrar en el territorio “lo antes posible”. Y a continuación agregó que esta planta, una de las más grandes de todo Europa, había sido blanco de ataques rusos desde el inicio de la guerra, por lo que las afectaciones ya llevan meses generando consecuencias.

Como respuesta a esto, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia hizo un llamado a la “responsabilidad” de Naciones Unidas para que “no interfiera” en la posible misión de la OIEA en la central nuclear de Zaporiyia, en territorio ucraniano y escenario de recientes tensiones en el marco de la guerra.

Así mismo, la cartera diplomática rusa reconoció en un comunicado estar preparada para brindar “la máxima asistencia posible en la resolución de todos los problemas organizativos” de cara a una misión internacional en la central.

De este modo, Moscú recordó el episodio vivido a comienzos de junio, cuando Rusia y el OIEA “acordaron plenamente la ruta y el cronograma de la misión internacional de la agencia a la central nuclear de Zaporiyia”.

“Logramos eliminar todos los problemas difíciles relacionados con la organización y celebración de un evento tan complejo en las condiciones actuales. Sin embargo, a último momento la ‘luz roja’ fue encendida por el Departamento de Seguridad de la Secretaría de Naciones Unidas”, dijo el ministerio ruso.

En este punto, Rusia considera que las autoridades ucranianas se aprovecharon de la suspensión de la misión para “intensificar sus provocaciones y el bombardeo de la central nuclear”.

Vale la pena recordar que Rusia acusó este lunes a las fuerzas ucranianas de bombardear la central nuclear de Zaporiyia, que se encuentra bajo control ruso en Ucrania, desde donde zarpó otro carguero con grano gracias al acuerdo sellado para aliviar la crisis alimentaria global.

El bombardeo de la central “por las fuerzas armadas ucranianas” es “potencialmente extremadamente peligroso” y podría “tener consecuencias catastróficas para una vasta zona, incluyendo el territorio europeo”, advirtió el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

El Ministerio de Defensa ruso afirmó el lunes que el último ataque la madrugada del domingo había dañado una línea de alta tensión que suministra electricidad a dos regiones ucranianas.

El jefe de la agencia nuclear ucraniana Energoatom, Petro Kotin, hizo a su vez un llamado para desalojar a los ocupantes rusos y crear una “zona desmilitarizada” en el recinto de la planta. “Debería haber una misión de mantenimiento de la paz que incluya también a expertos del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) y otras organizaciones de seguridad”, continuó en un video publicado en Telegram.

*Con información de Europa Press.