política

Felipe Córdoba no estaría inhabilitado para ser contralor

Un concepto del Departamento de la Función Pública asegura que su llegada al organismo de control no es incompatible con su anterior trabajo como director de la Federación Nacional de Departamentos. Llega virtualmente elegido al cargo este lunes.


La dura puja para la elección de contralor general –que cada cuatro años presenta el primer pulso entre el nuevo gobierno y el Congreso– en esta oportunidad fue más dura. No solo por su intensidad, sino porque hubo varios momentos de incertidumbre. Además de que este año se estrenó un nuevo procedimiento para elegir al sucesor de Edgardo Maya, hubo cambios en la forma como se venían relacionando los gobiernos con los parlamentarios. Por si fuera poco, el Estatuto de la Oposición –que ahora se estrena– establecía inéditas reglas de juego.

Lea el análisis de SEMANA sobre el pulso de poder detrás de la elección del contralor

La semana pasada el país vio cómo toda la clase política, representada especialmente por los expresidentes, medía sus fuerzas en esa elección. Álvaro Uribe mantenía su apoyo a José Félix Lafaurie, mientras los demás partidos comenzaron uno a uno a hacer público su apoyo a Carlos Felipe Córdoba. Ante el triunfo virtual de este último, las criticas comenzaron a crecer. El puente festivo comenzó a circular la versión de que Córdoba no podría llegar al cargo. La razón sería que su antiguo trabajo como director de la Federación Nacional de Departamentos le generaba una inhabilidad. 

Puede leer: Wilson Ruiz retiró su candidatura a la Contraloría, tras abandono de los conservadores

La vocera de esa advertencia fue la excontralora Sandra Morelli, antigua jefa de Córdoba. En diferentes entrevistas radiales, Morelli aseguró que como la Federación manejaba altos recursos y tenía una relación tan estrecha con los gobernadores, no estaba bien que ahora él fuera quien tuviera el control fiscal de estos. La exfuncionaria afirmó que aunque la inhabilidad podía no ser legal,  sí ética.

Frente a esa eventual recusación, Córdoba había presentado el pasado mes de junio una consulta frente al Departamento Administrativo de la Función Pública. En esta petición, el hoy aspirante preguntaba si haber sido auditor o director de la Federación Nacional de Departamentos representaba alguna inhabilidad para ser contralor general. En su respuesta, el departamento cita el artículo 267 de la Constitución Política y el decreto 267 del año 2.000 que enumeran las inhabilidades para ese cargo.

Confidencial: Felipe Córdoba y una pregunta incómoda 

En esas disposiciones se establece que existen tres inhabilidades. 1) Haber sido miembro del Congreso. 2) Haber ocupado un cargo público del orden nacional en el año inmediatamente anterior a la elección. 3)Haber sido condenado a penas privativas de la libertad por delitos comunes. 

Según el Departamento, la Federación no es una entidad del orden nacional y por lo tanto, su director no estaría inhabilitado para aspirar al cargo. 

Las quejas de Lafaurie

Este fin de semana, José Félix Lafaurie se refirió a la serie de críticas que ha despertado su nombre en esta carrera. En la revista Contexto Ganadero, el presidente de Fedegán plasmó en una columna su visión sobre lo que fue el proceso para la eleccion de contralor. Señala directamente al actual contralor, Edgardo Maya, y a la izquierda "radical y furiosa, que veta sin escuchar siquiera", de los ataques en su contra.

Dice Lafaurie en su columna que durante la semana pasada atravesó una "candelada", que atravesó "con paso firme y la frente en alto". Explica que los primeros ataques vinieron del contralor, "quien, en un acto desatinado e indigno, pretendió incidir indebidamente en la elección de su sucesor" y lo señala de querer saldar desde sus posiciones de poder las antiguas rencillas que tiene con él.

También puede leer: Elección de contralor: todos contra Lafaurie

Luego, según dice, la "izquierda radical" sacó a relucir una sanción de la Procuraduría que, según él, no lo inhabilitaba para el cargo y un contrato con un condenado en primera instancia, que ya estaba contratado cuando llegó a Fedegán. Ese contratado era José Miguel Narváez, quien acaba precisamente de ser condenado a 30 años de cárcel por el asesinato de Jaime Garzón.

Ante esta situación, Lafaurie asegura que el "ofrecimiento generoso del presidente Duque, de cerrar páginas, de dejar a un lado la polarización malsana" se está chochando con "la mezquindad de una oposición destructiva, matoneadora, injuriosa y violenta".


 José Félix Lafaurie es el candidato del Centro Democrático y Wilson Ruiz contaba con el apoyo de buena parte de los conservadores. Ante el apoyo de las fuerzas políticas a Felipe Córdoba, Ruiz renunció el sábado a su candidatura. Foto: Alejandro Acosta - Dinero / foto: Daniel Reina Romero - Semana.

Lea el documento completo: