Tendencias

Home

Nación

Artículo

Enilce López, alias La Gata. - Foto: SEMANA

nación

JEP lanza salvavidas a alias La Gata para su sometimiento en esa jurisdicción

La situación jurídica de Enilce López en la Justicia Especial de Paz puede cambiar en su beneficio, esto si se compromete a contar la verdad.

Para quienes no conocen a Enilce López, alias La Gata, basta decir que es una polémica empresaria del chance en la Costa Caribe de Colombia que resultó enredada con los grupos de autodefensas y en un caso de homicidio que le dejó una condena de 32 años de cárcel. Siempre negó esa alianza con los paramilitares y ahora la Justicia Especial de Paz (JEP) le ofrece un último aliento para someterse a esa jurisdicción.

Ella, La Gata, a través de su defensa, se entregó a la JEP, quizá con la ilusión de recobrar la libertad, pero esa justicia, nacida del proceso de paz, le negó en primera instancia la posibilidad, básicamente porque prometió más verdad de la que entregó. Sin embargo, luego de una apelación, la JEP tomó la determinación de darle una nueva oportunidad de arañar los beneficios de la justicia transicional.

“La Sección de Apelación del Tribunal para la Paz de la JEP le ordenó a la Sala de Definición de Situaciones Jurídicas que convoque a Enilce del Rosario López Romero a una audiencia pública, única y definitiva de aporte a la verdad plena”, señaló la JEP al confirmar que abren la puerta a la condenada.

Para la JEP existe un recurso más en el caso de Enilce López y será a través de una audiencia pública. Alias La Gata deberá comparecer y hablar. De lo que diga dependerá qué tanto de su dicho contribuye a la verdad, el propósito principal de esa jurisdicción y que en la etapa primaria del proceso contra López se notó muy poco.

“De acuerdo con la decisión, López Romero también deberá relatar hechos tendientes a esclarecer su presunta participación en calidad de líder de una agrupación dedicada al lavado de activos, que impactó directamente la financiación de las AUC, revelar los nombres y las acciones cometidas por terceras personas, y dar cuenta de conductas ilícitas cometidas por ella, allegados, conocidos, integrantes de las Autodefensas Unidas de Colombia o de otros grupos armados”, advierte la JEP en el auto que le permite a La Gata contar la verdad.

Lo cierto en todo el proceso, que ampliamente investigó la Fiscalía y que llevó a una condena en contra de Enilce López, es que ella negó su responsabilidad, no solo en el homicidio que la llevó a la cárcel, sino en su relación con los paramilitares. Ahora escucharla en audiencia y conocer su alianza con las AUC, puede ser una historia completa sobre la violencia en el norte del país.

Para la JEP no hay duda de la participación de La Gata en los fenómenos de violencia en el Caribe colombiano y de cómo su alianza criminal contribuyó a que grupos de autodefensas ampliaran su poder en varios departamentos, justamente donde Enilce López era la todopoderosa del chance, un juego de azar impregnado como costumbre entre las comunidades de esa región.

“Las piezas procesales indican que las AUC encontraron en la solicitante una aliada con poder autónomo en razón a los múltiples negocios de chance y juegos de azar de los que era dueña, y a que detentaba gran influencia social y económica en varios territorios, especialmente, en el departamento de Bolívar”, señaló la JEP.

En la audiencia, que está pendiente de fijar fecha, luego de las notificaciones rigor, podrán estar las víctimas y el Ministerio Público como garante de que esas declaraciones realmente sirvan para algo, no simples reflexiones o mea culpa que no aporte a la verdad.