Nayib Bukele, presidente de El Salvador.
Según el Departamento de Estado de Estados Unidos, algunos diputados de El Salvador, pidieron votar en contra de varios congresistas de origen centroamericano en las pasadas elecciones - Foto: Getty Images

estados unidos

Estados Unidos acusa a líderes políticos en El Salvador de injerencia en las pasadas elecciones de medio término

El Departamento de Estado confirmó que varios diputados han interferido en las elecciones y aseguró que las quejas fueron enviadas directamente al gobierno de Bukele por las vías diplomáticas.

El Departamento de Estado de Estados Unidos ha confirmado que tiene constancia de los “alarmantes” intentos por parte de “algunos salvadoreños” de influir de manera directa en las últimas elecciones de medio término que se llevaron a cabo en el país norteamericano.

Estas declaraciones fueron ofrecidas a la cadena de televisión estadounidense NBC, por el Departamento de Estado asegurando que “La integridad de nuestras elecciones es parte vital de nuestros procesos democráticos; la voluntad del pueblo no debe ser socavada por la injerencia extranjera”.

El departamento ejecutivo federal que es responsable de la política exterior y las relaciones internacionales de Estados Unidos, dijo que estas quejas se han enviado directamente al gobierno de Nayib Bukele en El Salvador por las vías diplomáticas oficiales dejando en claro en repetidas ocasiones que es “inaceptable” lo que han hecho algunos líderes políticos en el país.

La presunta injerencia tiene que ver con diputados de El Salvador, que en las pasadas elecciones pidieron votar en contra de varios congresistas de origen centroamericano, como es el caso de la representante demócrata Norma Torres, que nación en Guatemala y que ha sido criticada incluso por el presidente Bukele quien pidió a través de su cuenta de Twitter a la comunidad latina en Estados Unidos que no votaran por ella.

“No trabaja para ustedes, sino para mantener a nuestros países en el subdesarrollo”, escribió Bukele.

Otro de los políticos que se pronunció de esta manera fue Christian Guevara, diputado del partido del presidente, quien en vísperas de las elecciones pidió a los ciudadanos latinos no votar por Norma Torres por el supuesto daño que le habría ocasionado al Salvador.

La representante demócrata, Norma Torres, se había manifestado al respecto protestando por la campaña en su contra en las redes sociales por parte de seguidores del presidente Nayib Bukele, pidiendo el voto para sus rivales republicanos. A raíz de esta persecución, Torres ha denunciado haber sido acosada en persona y a través de mensajes en redes sociales.

En el mensaje celebrando su reelección para en la Cámara de Representantes por el distrito 35 de California, Torres criticó a su rival republicano por aceptar “el escandaloso respaldo” de Bukele, a quien acusó de violar los Derechos Humanos y promover el odio, el racismo y la división contra los comunidades indígenas.

A su vez, mostró su “decepción” con el sistema judicial estadounidense por no haber abordado la injerencia extranjera en aquellas elecciones. “Muchos de los ataques en redes fueron orquestados en El Salvador por el presidente Nayib Bukele (...) Este tipo de flagrante manipulación de nuestra política electoral exige una fuerte respuesta del Gobierno Federal”, reclamó.

Cabe recordar que la representante revalidó su escaño en la Cámara por el distrito 35 de California (de gran mayoría hispana) en las elecciones del pasado 8 de noviembre con el 57.4 % de los votos frente al republicano Mike Cargile, con el 42,6 % de los apoyos, quien logró una de las mejores actuaciones de su partido en esa área.

Es importante mencionar que desde que Nayib Bukele asumió la presidencia salvadoreña, en junio de 2019, su grado de popularidad ha estado en ascenso. Este año no ha sido la excepción, y cuenta de ello son los resultados publicados por la consultora de investigación TResearch (con corte del 22 de noviembre de 2022).

Según esta encuesta, el 94 % de los ciudadanos votarían a favor de que el mandatario continuará por otro periodo, mientras que la cifra restante mantiene sus dudas o de plano no quiere una continuidad de ese Gobierno.

Con información de Europa Press*