mundo

Estados Unidos anuncia pacto económico con Taiwán en medio de tensión con China

Además del desarrollo de intercambios e inversiones, las negociaciones abordarán la cuestión de las respuestas a las “políticas y métodos contrarios al mercado”.


Estados Unidos y Taiwán anunciaron este jueves que abrirán conversaciones comerciales el próximo otoño boreal (finales de septiembre), en un contexto de creciente “coerción” militar, diplomática y económica de China sobre Taiwán, según denunció el principal diplomático de Washington para Asia Oriental.

Las fuerzas armadas chinas realizaron sus mayores maniobras militares aéreas y marítimas durante varios días en el estrecho de Taiwán, en respuesta a la reciente visita a Taipéi de la presidenta de la Cámara de Representantes estadounidense, Nancy Pelosi, que enfureció al Gobierno de Pekín.

Taiwán vive bajo la amenaza constante de una invasión china, que considera a la isla como parte de su territorio y podría ocuparla por la fuerza si fuera necesario.

Es en este contexto que Estados Unidos y Taiwán van a lanzar negociaciones comerciales, en una muestra de apoyo a la isla de gobierno democrático ante las maniobras chinas, pese a que Washington no tiene relaciones formales con Taipéi.

De esta manera, cubre once áreas clave, que incluyen “facilitación del comercio, prácticas regulatorias, agricultura, anticorrupción, apoyo a las pequeñas y medianas empresas, comercio digital, derechos laborales, medio ambiente, estándares, empresas estatales y prácticas y políticas ajenas al mercado”, según indicó en un comunicado la Oficina del representante del comercio de Estados Unidos.

Además del desarrollo de intercambios e inversiones, las negociaciones abordarán la cuestión de las respuestas a las “políticas y métodos contrarios al mercado”, anunció la oficina de la representante de Comercio estadounidense, Katherine Tai, lo que podría ser interpretado como una referencia a China.

El inicio formal de estas nuevas discusiones es una muestra de la voluntad de Estados Unidos de acercarse más a Taiwán, de por sí un socio comercial importante.

Por su parte, la Oficina de Negociaciones Económicas y Comerciales de Taiwán señaló en un comunicado que ambas partes han mostrado “un alto grado de ambición”, por lo que se espera “lograr resultados concretos lo antes posible y firmar un acuerdo comercial”.

“Damos la bienvenida a esta oportunidad de profundizar la colaboración económica entre nuestros dos países amantes de libertad (...)”, dijo por su lado en su cuenta de Twitter el Ministerio de Relaciones Exteriores de Taiwán.

Taiwán, clave para semiconductores

Taiwán es un productor y suministrador global de los más avanzados semiconductores, usados en multitud de ámbitos, desde los teléfonos móviles hasta los ordenadores, pasando por automóviles o misiles.

Pero el socio comercial más importante de Taiwán sigue siendo de lejos China, que reaccionó este jueves “oponiéndose firmemente” a estas conversaciones comerciales entre la isla y Washington.

“China siempre se ha opuesto a cualquier intercambio entre cualquier país y la región china de Taiwán” dijo una portavoz del Ministerio de Exteriores, Shu Jueting.

Semiconductores o chips
Taiwán es un productor y suministrador global de los más avanzados semiconductores, usados en multitud de ámbitos, desde los teléfonos móviles hasta los ordenadores, pasando por automóviles o misiles. - Foto: Getty Images

42 % de las exportaciones taiwanesas van a China y Hong Kong, mientras que solamente 15 % lo hace a Estados Unidos, según datos de 2021.

Washington reconoce diplomáticamente a China, pero mantiene de hecho relaciones con Taiwán y defiende el derecho de la isla a decidir su futuro.

“Coerción e intimidación”

Estados Unidos acusa ahora a China de usar como excusa la visita de Pelosi para intimidar y ejercer coerción sobre Taiwán con sus maniobras militares.

“Aunque nuestra política no ha cambiado, lo que sí ha cambiado es la creciente coerción de Pekín”, declaró a periodistas Daniel Kritenbrink, enviado de Washington a Asia Oriental, en una conferencia telefónica.

Nancy Pelosi se pronunció a través de un comunicado tras su aterrizaje en Taiwán, en medio de las tensiones entre EE.UU. y Rusia.
Estados Unidos acusa ahora a China de usar como excusa la visita de Pelosi para intimidar y ejercer coerción sobre Taiwán con sus maniobras militares. - Foto: Taiwan Ministry of Foreign Affairs via AP

“Estas acciones son parte de una campaña de presión intensificada (...) para intimidar y presionar a Taiwán y socavar su resistencia”, agregó Kritenbrink.

El diplomático dijo creer que la presión sobre el Gobierno taiwanés seguirá en los próximos “semanas y meses”.

“Las palabras y acciones (de China) son profundamente desestabilizadoras. Corren el riesgo de provocar un error de cálculo y amenazan la estabilidad en el estrecho de Taiwán”, agregó Kritenbrink.

Señaló que Washington responderá con “pasos tranquilos pero decididos” para mantener el estrecho de Taiwán abierto y pacífico.

En la víspera, en Singapur, el vicealmirante de la Séptima Flota de Estados Unidos, Karl Thomas, dijo que las maniobras chinas en torno a Taiwán debían tener una respuesta.

En fin, Taiwán presentó su avión de combate más moderno en una inhabitual demostración nocturna.

Reacción de China

Por su parte, el Gobierno de China señaló, tras el anuncio, que se “opone firmemente” a la iniciativa, y el Ministerio de Relaciones Exteriores advirtió a Estados Unidos de que no haga ningún trato que pueda implicar la soberanía taiwanesa.

Instó a Washington a “manejar con cuidado las relaciones económicas y comerciales con Taiwán y respetar plenamente los intereses fundamentales de China”, ha precisado el portavoz del Ministerio de Comercio chino, Shu Jueting, tal y como ha recogido la agencia de noticias Bloomberg.

La administración Biden está llevando a cabo una negociación comercial por separado con trece naciones asiáticas para poner en marcha un plan económico en la región, el Marco Económico del Indo-Pacífico para la Prosperidad (IPEF) del que Taiwán no forma parte.

Washington considera el IPEF como una herramienta clave para contrarrestar la influencia de China en Asia, después de que Estados Unidos se retirara de las conversaciones sobre el acuerdo comercial regional de la Asociación Transpacífica como parte de la política aislacionista del expresidente Donald Trump.

China ya indicó en su momento que esta acción es una engañosa estrategia de Estados Unidos, que se presenta “bajo el lema de ‘libertad y apertura’, cuando en realidad solo quiere crear ‘pequeños círculos’” en un intento de contener a Pekín.

*Con información de AFP y Europa Press.