estados unidos

Estados Unidos: mercado de vivienda de segunda sigue a la baja, ¿a qué se debe?

Las reventas de viviendas en Estados Unidos registraron su sexta baja mensual consecutiva.


En la tarde de este jueves 18 de agosto se informó que las ventas de viviendas de segunda mano en los Estados Unidos durante el pasado mes de julio registraron una caída del 5,9 % respecto al mes de junio y del 20,2 % en comparación con el mismo mes de 2021, hasta una cifra anualizada de 4,81 millones, ampliando así a seis meses consecutivos la bajada del número de transacciones, según los datos de la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios (NAR).

De acuerdo con esta entidad se indicó que esto se debe a que existe una recesión general en la compra, venta y fabricación de viviendas en todo el país, lo que se ve empujado a la creciente inflación que golpea al país, sin embargo, esta ya empezó a estabilizarse.

“La disminución de las ventas refleja el impacto del repunte de la tasa hipotecaria al 6 % a principios de junio”, dijo el economista jefe de NAR, Lawrence Yun, para quien es posible que las ventas de viviendas se estabilicen pronto, ya que el coste de las hipotecas ha bajado hasta cerca del 5 %, dando así un impulso adicional al poder adquisitivo de los compradores de viviendas.

En julio, el precio mediano de las viviendas de segunda mano vendidas fue de 403.800 dólares (396.920 euros), lo que supone un alza del 10,8 % respecto del mismo mes de 2021 y amplia a 125 meses seguidos la secuencia de incrementos anuales de precios, la más prolongada desde que existen registros.

El inventario total de viviendas de segunda mano disponibles para venta a finales de julio fue de 1,31 millones de unidades, un aumento del 4,8 % con respecto a junio y sin cambios con respecto al año anterior. El inventario sin vender sería suficiente para cubrir la demanda de 3,3 meses al ritmo de ventas actual, frente a los 2,9 meses de junio y los 2,6 meses de julio de 2021.

Los compradores primerizos fueron responsables del 29 % de las transacciones en julio, frente al 30 % en junio y también en julio de 2021. De su lado, los inversores individuales o compradores de segundas residencias compraron el 14 % de las viviendas en julio, frente al 16 % de junio y el 15 % de julio de 2021.

Las ventas en efectivo representaron el 24 % de las transacciones en julio, por debajo del 25 % en junio, pero por encima del 23 % en julio de 2021.

“Estamos siendo testigos de una recesión de la vivienda en términos de disminución de las ventas de viviendas y la construcción de viviendas”, agregó Yun. “Sin embargo, no es una recesión en los precios de las viviendas”, precisó.

¿Cómo está la economía en Estados Unidos?

Los consumidores estadounidenses mantuvieron su nivel de gastos en el mes de julio gracias al margen que les dejó la caída de los precios de la gasolina, según datos oficiales publicados el miércoles y analistas.

El mercado observa con atención estos números, que influyen en las decisiones de política monetaria de la Reserva Federal (Fed, banco central), luego de varias subidas de tasas de interés en busca de enfriar la economía para contener la inflación.

El total gastado por los estadounidenses en tiendas, gasolineras, bares y restaurantes, entre otros rubros, ascendió a 682.800 millones de dólares en julio, similar al dato de junio, según el Departamento de Comercio.

La cifra, estable, es un poco menor al tímido aumento esperado por los analistas, de 0,1 %, según el consenso de Market Watch.

Nuevo Margen

“Las ventas minoristas siguen sólidas”, remarcó la economista Kathy Bostjancic, de Oxford Economics.

“Las personas parecen haber utilizado parte del ahorro obtenido gracias al descenso de los precios de la gasolina para gastar en otros artículos”, constató Ian Shepherdson, de Pantheon Macroeconomics, en una nota de análisis.

Si se excluyen estos rubros que sufrieron retrocesos, las ventas minoristas subieron 0,7 % en julio. En particular, de vehículos y repuestos automotores también bajaron el mes pasado (-1,6 %).

Si se excluyen estos rubros que sufrieron retrocesos, las ventas minoristas subieron 0,7 % en julio. En particular, los estadounidenses gastaron más en artículos para el hogar como materiales de construcción y jardinería (+1,5 %).

Estas cifras, no obstante, consideran el total de gastos, pero no están ajustadas por inflación, por lo que, aunque el volumen de erogaciones se mantuvo, las cantidades compradas se redujeron.