Tropas estadounidenses se despliegan en Europa del Este
Los republicanos le están pidiendo al Gobierno Biden que restituyan en sus cargos a los militares que fueron retirados porque no se quisieron vacunar. Foto REUTERS/ Michael A. McCoy - Foto: REUTERS

coronavirus en estados unidos

Se desata duro debate por la vacunación anticovid obligatoria de los militares en Estados Unidos

En la actualidad, los soldados que no se vacunen pueden ser obligados a retirarse del Ejército.

Una decisión polémica que tomó el gobierno del presidente estadounidense Joe Biden durante la pandemia de covid-19 fue apoyar y materializar la propuesta de que los miembros de las fuerzas armadas en Estados Unidos estuvieran prácticamente obligados a aplicarse la vacuna anticovid.

En ese país, los uniformados que decidieran no vacunarse se arriesgaban a ser retirados. Aunque en su momento la decisión fue aplaudida por varios expertos en salud pública, recibió el apoyo del Partido Demócrata y mejoró las coberturas de inmunización anticovid en las tropas, tuvo algunos efectos colaterales que fueron duramente criticados por los opositores del Partido Republicano.

Por un lado, se sabe que desde que se convirtió en política la vacunación obligatoria, en agosto del año pasado, las coberturas vacunales en todas las fuerzas quedaron por encima del 98 % y esto ha tenido un impacto positivo en las cifras nacionales de inmunización.

Pero en Estados Unidos es casi un consenso que la obligatoriedad de la vacuna anticovid para los militares tuvo efectos en las cifras de reclutamiento. De hecho, según estadísticas recogidas por el medio US News, la meta de nuevos efectivos que se había trazado el ejército estadounidense para 2022 solo se cumplió en un 75 %.

Según datos citados por ese mismo medio, a cerca de 8.000 miembros de la fuerza pública estadounidense les dieron la baja debido a que decidieron no vacunarse, algo que tiene indignados a los republicanos en el Congreso.

Pero en el Péntagono no quieren dar su brazo a torcer y están defendiendo que la vacunación obligatoria, que debe ser de al menos dos dosis, se mantenga. “La salud y la preparación de nuestras fuerzas son fundamentales para nuestra capacidad de combate y una prioridad máxima”, aseguró el general Patrick Ryder, citado por el diario The Washington Post.

En Estados Unidos, además, la vacunación anticovid lleva varios meses estancada y las coberturas son incluso más bajas que en países de menos ingresos, como Colombia.

Según las cifras de Our World in Data, una base de datos de la Universidad de Oxford, en Colombia, el 71,4 % de las personas ya se encuentran vacunadas con su esquema anticovid completo y el 82,68 % tiene por lo menos una dosis de la vacuna. Mientras tanto, los reportes de Estados Unidos muestran que el 68,78 % tiene el esquema completo y el 80,37 % tiene al menos una dosis.

Joe Biden
El presidente estadounidense Joe Biden ha impulsado con fuerza la vacunación anticovid en Estados Unidos, pero no ha podido lograr que la cobertura con esquemas completos llegue a la meta del 70 %. - Foto: AP

En otros países de Latinoamérica, como Chile, las cifras suben a más del 90 % tanto en esquemas completos como en primeras dosis.

Los republicanos quieren tumbar la norma

Pese a todo, la vacunación anticovid obligatoria para los militares en Estados Unidos ya empezó a tambalear. Los republicanos quieren darle vuelta a la situación a través de un proyecto de ley del sector defensa, cuyo borrador fue dado a conocer a la opinión pública en los últimos días.

Esto se dará a través del proyecto que busca aprobar el presupuesto del Departamento de Defensa. Como los republicanos obtuvieron la mayoría en la Cámara de Representantes de Estados Unidos para el 2023, ahora tienen mayor poder de negociación.

Los republicanos están pidiendo que los militares que recibieron la baja por su decisión de no vacunarse vuelvan a ser integrados en sus cargos, bajo el argumento de que la normativa dejaría de estar vigente. El texto del proyecto de ley ya está listo y se espera que se someta a votación en el transcurso de esta semana.

Los medios estadounidenses han señalado que, de materializarse este giro de timón en el Congreso, se convertirá en una dura derrota para los demócratas y para la propia administración Biden.