Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/30/2005 12:00:00 AM

TLC

La negociación del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos es crucial para la economía colombiana. SEMANA.COM ofrece a sus lectores un breve resumen que le permite acceder a todos los artículos publicados por la revista sobre el tema.

Desde mayo del año pasado, Colombia se embarcó en un proceso de negociaciones con Estados Unidos para la firma de un Tratado de Libre Comercio, TLC. Se trata de un acuerdo comercial mediante el cual ambos países fijan unas reglas de juego para intercambiar productos, servicios e inversiones, sin restricciones y bajo condiciones de transparencia. El TLC es importante porque garantiza el acceso de los productos colombianos al mercado estadounidense, de una forma más fácil y sin barreras. También, sirve para abaratar los precios que pagan los colombianos por los productos que no se producen en el país y que se importan de los Estados Unidos. Quienes lideran la negociación por parte de Colombia son el ministro de Comercio Exterior, Jorge Humberto Botero, y el director del equipo negociador, Hernando José Gómez. Ambos funcionarios, a la par que libran una batalla en la mesa de negociaciones con su contraparte norteamericana (un equipo liderado por Regina Vargo, una funcionaria de carrera con más de 30 años de experiencia), han tenido que enfrentar la oposición larvada de algunos colegas suyos en el propio gobierno y de un selecto grupo de empresarios que hacen parte del "cuarto de al lado", como se conoce a quienes desde la sociedad civil siguen el rumbo de las discusiones. Además de los 23 temas y 350 asuntos que se están negociando, el proceso en Colombia va acompañado de la elaboración de una agenda interna que coordina el Departamento de Nacional de Planeación. Faltando dos rondas para que terminen las negociaciones, los mayores "chicharrones" siguen estando en los temas de propiedad intelectual  y agricultura, dos campos vitales tanto para los gringos como para los colombianos. En propiedad intelectual los Estados Unidos quieren que los Andinos sean más estrictos a la hora de proteger las marcas, los derechos de autor y las patentes. Aunque se trata de una pretensión válida, el asunto se enreda cuando esa mayor protección puede limitar, por ejemplo, el acceso de los colombianos a medicamentos de bajo costo. En agricultura el problema está en que mientras la eliminación gradual de los aranceles es un objetivo del TLC, el desmonte de las ayudas que reciben los agricultores norteamericanos no lo es. Estados Unidos protege a sus agricultores dándoles ayudas económicas, calculadas en 180.000 millones de dólares para los próximos 10 años. El colombiano, en cambio, no recibe ningún subsidio y está protegido solamente por los aranceles, que varían según baje o suba el precio internacional de los productos. El reto de los negociadores colombianos es acordar algún mecanismo que contrarreste el efecto de las ayudas agrícolas estadounidenses mientras estas se mantengan. Si los negociadores de ambos equipos logran ponerse de acuerdo en torno a estos dos temas y si no se presentan escollos de ninguna naturaleza, Colombia y Estados Unidos podrían firmar hacia junio de 2005 el Tratado de Libre Comercio, una vez el acuerdo sea refrendado por los congresos de ambas naciones.

EDICIÓN 1896

PORTADA

El dosier secreto de las Farc

SEMANA revela explosivos detalles del más completo informe realizado sobre la historia, finanzas y los crímenes de la desmovilizada organización guerrillera.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1898

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.