Este es el modelo de economía circular con el que Claro Colombia logró reducir su huella de carbono

Lo que empezó como una labor de reducción de residuos es ahora un proceso transversal de sostenibilidad e inclusión. Aquí los detalles.


Claro y Claro por Colombia, estrategia de sostenibilidad, trabajan en iniciativas para gestionar de forma sostenible e integral sus impactos ambientales. El compromiso para este año es lograr una operación cada vez más eficiente, con energías limpias y esquemas de economía circular y transporte, buscando consolidarse como el operador de telecomunicaciones con mayor inversión del país, con un eje transversal soportado en la sostenibilidad. Asimismo, busca reducir su huella de carbono, y sus emisiones en un 30% para el 2025 y en un 51% para el 2030 con la meta de tener ce- ro emisiones al 2050.

Para William Medina González, gerente de Supply Chain de Claro Colombia, este compromiso es parte del ADN de la compañía. Se planteó hace diez años, cuando reciclaban el material sobrante de las instalaciones de los clientes, y hoy incluye un cambio de mentalidad y cultura organizacional.

La economía circular es determinante para Claro Colombia y es mucho más profunda que el hecho de clasificar canecas con colores para residuos. Claro le apuesta a un modelo de economía circular que, por medio de un proyecto de logística inversa, contribuye al aprovechamiento y uso eficiente de materiales y residuos que reduzcan el impacto de la huella de carbono; buscamos garantizar un menor impacto en el medio ambiente y, sobre todo, en los recursos no renovables; este es el concepto de una empresa sostenible y nuestra herencia para las próximas generaciones”, asegura William Medina.

Claro con su modelo de economía circular ha logrado recuperar cerca de 1.743.374 equipos
Claro con su modelo de economía circular ha logrado recuperar cerca de 1.743.374 equipos - Foto: Cortesía Claro

En la actualidad, el ciento por ciento de los residuos relacionados con antenas de celulares móviles, equipos de soluciones residenciales y de la red interna entran en el proceso de economía circular y en el caso de los materiales derivados de los procesos de incorporación a la red interna se involucra el 98 por ciento. Estas políticas también impactan en otros sectores como la generación de empleo, la inclusión de las comunidades en conectividad y educación, y por supuesto, en mejor servicio, precisa Medina González.

Reducir su huella de carbono

Según el informe de sostenibilidad, el año pasado Claro logró reducir su huella de carbono y avanzó en su propósito de sostenibilidad ambiental. La compañía evitó la generación de más de 6.000 toneladas de dióxido de carbono (CO2), redujo el consumo de agua en 1.035.414, lo que equivale a 415 piscinas olímpicas, e impidió la emisión de 1.686 toneladas de CO2 por la no compra de equipos nuevos.

En el primer cuatrimestre de 2022, Claro con su modelo de economía circular ha logrado recuperar cerca de 1.743.374 equipos, una cifra más alta que la alcanzada para el mismo periodo del año inmediatamente anterior que fue de 1.324.782. De igual manera, evitó la generación de 602,86 toneladas de CO2 y de 343,93 toneladas de Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos -RAEE-, generando un ahorro en consumo de agua de 343.905,87 m3 equivalente a lo que se requeriría para llenar 137,59 piscinas olímpicas.

A su vez, desde el frente de eficiencia energética logró transformar 62 nuevas estaciones base que ahora cuentan con paneles solares para su funcionamiento, así está logrando una disminución en el consumo de combustible de cerca de 3.109 toneladas de CO2 al año. Estas estaciones se encuentran ubicadas en zonas rurales y apartadas en las que no hay fuentes de energía comercial o limpia, y cuyo su funcionamiento tenía lugar a través de plantas de combustibles fósiles.

*Contenido elaborado con apoyo de Claro