vida moderna

¡A tomar nota! Estas son las bacterias más comunes en los alimentos

Ingerir comidas contaminadas pone en riesgo la vida de las personas, especialmente la de niños y ancianos.


Los alimentos que contienen bacterias, virus, parásitos o sustancias químicas nocivas provocan más de 200 enfermedades en el cuerpo humano, las cuales son desde diarrea hasta cáncer. Según explica la Organización Mundial de la Salud, “se estima que cada año enferman en el mundo unos 600 millones de personas —casi 1 de cada 10 habitantes— por ingerir alimentos contaminados y que 420.000 mueren por esta misma causa, con la consiguiente pérdida de 33 millones de años de vida ajustados en función de la discapacidad”.

Estas cifras son muy preocupantes, especialmente en el caso de los niños, debido a que su organismo es débil y apenas está desarrollándose. De acuerdo con los datos de la OMS, las enfermedades de transmisión alimentaria provocan anualmente la muerte de al menos 125.000 niños.

Es importante consumir alimentos que estén impecables. La salud de las personas puede estar en riesgo al ingerir comidas contaminadas. La diarrea es una de las enfermedades frecuentemente asociada con el consumo de alimentos infectados. Alrededor de 550 millones de individuos presentan esta afección y 230.000 mueren cada año.

Bacterias

Las bacterias son microorganismos que no son visibles a la vista humana. Provocan infección e intoxicación en el organismo y pueden desarrollar graves problemas de salud como vómitos, diarreas, fiebre, dolor abdominal, etc.

Para evitar riesgos en la salud se debe tener en cuenta cuáles son las bacterias más comunes en los alimentos. El sitio web de CSA Seguridad Alimentaria los menciona:

Bacterias más habituales en los alimentos

Las bacterias más comunes en los alimentos son:

Salmonella: huevos crudos y sus derivados como mayonesa, queso. También suele aparecer en carne de aves crudas o poco cocinadas como el pollo.

Campylobacter: el principal alimento en el que se puede transmitir es la carne de pollo, el pescado crudo (que no haya pasado por un previo proceso de congelación) y la leche sin pasteurizar.

Eschericchia coli: esta bacteria se puede encontrar en aguas contaminadas y carnes crudas o poco cocinadas.

Listeria monocytogenes: se puede encontrar en quesos blandos, leche cruda y productos ahumados o conservados.

Intoxicación Alimentaria

Esta afección sucede cuando las personas consumen un alimento o bebida que contiene bacterias, parásitos, virus o toxinas producidas por microorganismos. Medline Plus, la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos destaca que frecuentemente la intoxicación alimentaria se da por la presencia de las bacteria como el estafilococo o la Escherichia coli (E coli).

Algunos de sus síntomas incluyen:

  • Cólicos abdominales
  • Diarrea (puede tener sangre)
  • Fiebre y escalofríos
  • Dolor de cabeza
  • Náuseas y vómitos
  • Debilidad (puede ser grave)

Algunas personas consideran que intoxicarse por alimentos o bebidas solo se da cuando las comidas están podridas, los productos están vencidos o las bebidas han pasado un gran tiempo a la intemperie. La biblioteca señala que la intoxicación alimentaria puede ocurrir por diferentes formas, y muchas de ellas pasan desapercibidas por las personas:

  • Alimentos que hayan sido preparados por una persona que no haya tenido medidas sanitarias adecuadas, como lavarse la manos correctamente.
  • Alimentos preparados con utensilios de cocina (tabla de cortar, cuchillos, ollas, etc) y otras herramientas que no hayan sido lavadas previamente o que no estén totalmente limpias.
  • Productos lácteos o alimentos que contengan mayonesa, el ejemplo más conocido es a ensalada de papa. Se puede presentar una intoxicación alimentaria al consumir estas comidas, que hayan permanecido tiempo afuera de la nevera.
  • Alimentos congelados que no se guarden en la nevera con la temperatura correcta o alimentos que se recalienten con la temperatura incorrecta.
  • Pescados y ostras crudas.
  • Frutas crudas que no hayan sido limpiadas.
  • Verduras crudas que no hayan tenido un buen lavado.
  • Carnes o huevo mal cocidos.
  • Agua que provenga de un pozo o arroyo.
  • Agua no tratada.