vida moderna

Aceite de coco: así se puede aplicar en la piel para lucir hasta 10 años más joven

El aceite de coco contiene ácidos grasos saturados en 94 %, con propiedades antienvejecimiento que reducen la pérdida del cabello y rejuvenecen la piel.


El coco y específicamente el aceite de coco se ha convertido en uno de los ingrediente esenciales en la mayoría de los hogares. Este elemento es sin duda, un complemento muy utilizado en la cocina, en las dietas para bajar de peso, en las mascarillas para hidratar el pelo y en el cuidado del cutis.

En contexto, este aceite contiene ácidos grasos, que pueden prevenir y atenuar líneas de expresión en la cara. Samantha Penfold, creadora del concepto Organic Market & Food, en Marbella y Madrid afirma que el aceite de coco es un aceite de origen vegetal. “No se trata de las grasas saturadas nocivas que se encuentran en el queso o en la carne, las del coco contienen triglicéridos de cadena media, altamente beneficiosos para la salud”.

Este aceite cuenta con una composición nutricional única que permite hidratar, exfoliar y proteger la mismo tiempo la dermis. Además, el aceite de coco contiene ácidos grasos saturados en 94 %, con propiedades antienvejecimiento que reducen la pérdida del cabello, rejuvenecen la piel y brindan al cuerpo grandes cantidades de vitamina E, según el portal Belleza Natural.

Este aceite contiene ácidos grasos, que pueden prevenir y atenuar líneas de expresión en la cara.
Este aceite contiene ácidos grasos, que pueden prevenir y atenuar líneas de expresión en la cara. - Foto:

El magazín El Mundo Deportivo señala que la composición del aceite de coco es ideal para hidratar la piel profundamente y retrasar la aparición de los signos de la edad, ya que es un producto natural que contribuye a mantener la piel joven por mucho más tiempo.

Si bien, la aplicación de aceite de coco en el rostro, dos veces por día, aumentará la hidratación, elasticidad y, renovación celular de la piel, según Medline Plus.

Normalmente, después de los 25 años el cuerpo empieza a producir menos colágeno, carece de elasticidad y aparecen las arrugas. Por fortuna, existen ingredientes naturales como el coco, con los que se puede regenerar las células.

Beneficios del aceite de coco

  • Gracias a sus efectos antimicrobianos y antiinflamatorios, es de gran ayuda para el tratamiento del acné y otras afecciones cutáneas, como la psoriasis.
  • Ayuda a reducir la visibilidad de las manchas que aparecen debido a la edad y a lucir un tono de piel mucho más unificado y equilibrado.
  • Contiene altas cantidades de ácidos grasos esenciales, vitamina E y K, lo que le otorga propiedades humectantes e hidratantes muy potentes. Además, ayuda a prevenir la resequedad y la descamación de la piel.
  • Neutraliza la acción de los radicales libres en la piel, los cuales son los principales responsables de la oxidación de las células que componen la dermis y, por ende, de su envejecimiento prematuro.
  • Estimula la producción de colágeno y elastina, dos sustancias esenciales para que la piel se mantenga elástica y flexible. Esto hace que sea excelente para prevenir la aparición de arrugas y líneas de expresión en el rostro y para atenuar las que ya han aparecido en alguna zona de la cara.
  • Actúa como un protector natural frente a los rayos solares que pueden dañar la piel, acelerar el envejecimiento de la misma y provocar la aparición de manchas oscuras.

Aceite de coco para las arrugas

  • Si el aceite de coco está sólido, primero se debe poner una pequeña cantidad del mismo en un recipientes y calentarlo en el microondas durante unos segundos para que se derrita. (de preferencia aceite de coco orgánico)
  • Remover el aceite de coco con una cuchara para que acabe de fundirse bien y esperar a que enfríe.
  • Limpiar el rostro con agua tibia y un limpiador facial.
  • Impregnar un disco de algodón con el aceite de coco y aplicarlo directamente sobre las zonas con arrugas, ya sea la frente, el surco nasogeniano, sobre el labio superior, etc.
  • Dejar que el aceite de coco actúe durante al menos unos 15 o 20 minutos.
  • Pasado ese tiempo, lavar la cara con abundante agua tibia y aplicar seguidamente una crema antiedad o hidratante habitual.

Este es un tratamiento antiarrugas casero que se puede realizar 1 o 2 veces al día (por la mañana y por la noche) para obtener resultados rápidos. Además, se puede agregar unas gotas de este aceite a una crema antiedad para potenciar sus efectos.