Expertos indican que las infusiones son bebidas a base de agua e ingredientes naturales que ayudan a quemar grasas fácilmente. Foto: Getty images.
Las infusiones son bebidas a base de agua e ingredientes naturales. - Foto: Foto: Getty images.

vida moderna

Ácido úrico: las infusiones que permiten eliminarlo del cuerpo rápidamente

Los niveles altos de ácido úrico en la sangre se denominan hiperuricemia.

El ácido úrico es un compuesto que se genera en el organismo como consecuencia de la descomposición de unas sustancias conocidas como purinas y que están presentes en algunos alimentos y bebidas, de acuerdo con el Grupo Sanitas de España.

No obstante, cuando hay exceso de ácido úrico se conoce como hiperuricemia y una de cada cinco personas tiene un nivel de ácido úrico alto, de acuerdo con Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación.

De hecho, normalmente, 80 % de lo que se produce diariamente se elimina en la orina, pero si la dieta habitual tiene un gran contenido en purinas, entonces puede producirse un efecto acumulativo en la sangre y los motivos que pueden causar esta disminución en la eliminación del ácido úrico incluyen consumir alimentos pesados, tener sobrepeso, padecer diabetes, tomar determinados diuréticos (a veces llamados ‘píldoras de agua’) y beber demasiado alcohol. Otras causas menos frecuentes son una dieta rica en elementos que contienen purinas o el hecho de que el cuerpo produzca demasiado ácido úrico.

Así las cosas, para eliminar el ácido úrico, el Portal Mejor con Salud reveló algunas infusiones:

1. Infusión de alcachofa: Hervir una taza de agua y agregar una alcachofa.

2. Infusión de cardo mariano: Hervir una taza de agua y agregar dos cucharadas de frutos de cardo mariano.

3. Infusión de diente de león: Hervir una taza de agua y agregar una cucharadita de hojas secas de diente de león.

4. Infusión de ortiga verde: Hervir una taza de agua y agregar una cucharadita de ortiga verde.

5. Infusión de cola de caballo: Hervir una taza y agregar una cucharada de cola de caballo.

6. Té de linaza: Hervir una taza de agua y agregar una cucharadita de linaza molida.

7. Té de amaranto: Hervir una taza de agua y agregar un puñado de flores de amaranto.

8. Infusión de abedul: Hervir una taza de agua y agregar tres cucharadas de hojas de abedul.

De todos modos, antes de consumir alguna infusión, lo primero que hay que hacer es consultar al médico tratante o a un nutricionista para que sea este quien guíe el proceso e indique qué es lo más adecuado para cada persona, pues las anteriores recomendaciones no son las indicadas para todas las personas, ya que la información antes dada de ninguna manera sustituye la asesoría médica.

Por su parte, Mayo Clinic reveló que tener el nivel de ácido úrico elevado no es una enfermedad ni un trastorno que, necesariamente, deba tratarse o investigarse si no hay otros síntomas. Pero si la perdona tiene una crisis de gota o cierto tipo de cálculo renal, es posible que el médico pida análisis para ver si el nivel de ácido úrico es elevado.

El Grupo Sanitas explicó que en una analítica de sangre, los valores normales de ácido úrico deben situarse entre 3,5 y 7,2 para el hombre y 2,5 y 6 mg/dl para la mujer

Además, si alguna persona le preocupa que alguno de los medicamentos pueda ser la causa del ácido úrico elevado, es importante hablar con el médico. Mientras tanto, puede seguir tomando los medicamentos hasta que el médico indique lo contrario.

Asimismo, Medline Plus, la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, reveló que una persona podría necesitar una prueba de ácido úrico si tiene síntomas como, por ejemplo:

  • Dolor o hinchazón en las articulaciones, especialmente en el dedo gordo del pie, el tobillo o la rodilla.
  • Piel rojiza y brillante alrededor de las articulaciones.
  • Piel más caliente en el área de las articulaciones.
  • Dolores agudos en el abdomen, de un lado del cuerpo o en la entrepierna.
  • Dolor de espalda.
  • Sangre en la orina.
  • Necesidad frecuente de orinar.
  • Dolor al orinar.
  • Orina turbia o con mal olor.
  • Náuseas y vómitos.