Linaza
La linaza tiene grandes bondades para la salud. - Foto: Universal Images Group via Getty

vida moderna

Agua de linaza para adelgazar: así se debe preparar

La linaza aumenta la sensación de saciedad, disminuyendo el apetito exagerado.

Para bajar de peso hay que tener en cuenta varias recomendaciones como, por ejemplo, consumir menos calorías que las que se gastan en el día a día y aumentar la actividad física.

Por ello, una forma de reducir el consumo de calorías es agregando bebidas que generen saciedad, pero no quiere decir que reemplazan alguna comida, solo son un complemento.

Así las cosas, el portal FitGuru reveló que el agua de linaza cumple con lo dicho anteriormente y para obtener los beneficios hay que hervir un litro de agua y agregar tres cucharadas de semillas de linaza. Después, se deja reposar la bebida por unos minutos y se cuela para consumir en el transcurso del día.

Sobre la misma línea, el portal portugués de salud, nutrición y bienestar ‘Tua Saúde’ reveló que “la linaza no modifica el sabor de los alimentos y puede ser consumida en conjunto con cereales, ensaladas, jugos, batidos, yogures y pastas de panadería y pasteles”.

Sin embargo, señaló que “antes de ser consumida esta semilla, debe ser triturada en la licuadora o ser comprada en forma de harina, ya que el intestino no consigue digerir el grano entero de la linaza. Además, debe permanecer guardada en un lugar cerrado, protegido de la luz para que se mantengan sus nutrientes”.

De todos modos, antes de consumir algún alimento, lo primero que hay que hacer es consultar al médico tratante o a un nutricionista para que sea este quien guíe el proceso e indique qué es lo más adecuado para cada persona, pues las anteriores recomendaciones no son las indicadas para todas las personas, ya que la información antes dada de ninguna manera sustituye la asesoría médica.

Por su parte, Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación, reveló algunos consejos para empezar a perder peso:

  • Comer al menos cuatro porciones de vegetales y tres porciones de frutas diariamente.
  • Reemplazar los granos refinados por cereales integrales.
  • Comer cantidades moderadas de grasas saludables, como el aceite de oliva, aceites vegetales, aguacates, nueces, mantequillas de nueces y aceites de frutos secos.
  • Reducir el consumo de azúcar tanto como sea posible, excepto el azúcar natural de la fruta.
  • Elegir productos lácteos bajos en grasa, carne magra y carne de ave de corral magra en cantidades limitadas.

Además, los expertos recomiendan ingerir mínimo dos litros de agua, dormir 8 horas y no saltarse ninguna comida diaria.

De igual forma, como se mencionó inicialmente, es importante hacer ejercicio y entre las actividades físicas más comunes se destacan: caminar, montar en bicicleta o correr y todas ellas se pueden realizar con cualquier nivel de capacidad y para disfrute de todos.

Asimismo, los ejercicios de cardio, que también conocidos como ejercicios aeróbicos, son los más implementados cuando se busca quemar calorías y reducir el peso corporal. Sin embargo, los que involucren pesas ayudan al cuerpo a quemar grasa mientras se construye masa muscular, lo que también funciona para acelerar el metabolismo.

Además, es importante cumplir con las nuevas directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que recomiendan por lo menos de 150 a 300 minutos de actividad física aeróbica de intensidad moderada o vigorosa por semana para todos los adultos, incluidas las personas que viven con afecciones crónicas o discapacidad, y un promedio de 60 minutos al día para los niños y adolescentes. Lo vital es que se tenga un gasto energético.

Ahora bien, a la hora de hacer ejercicio las personas se preguntan a qué hora es mejor realizar alguna actividad física y, por tal razón, los expertos aseguran que es una cuestión de preferencia, gusto y horarios.