vida moderna

Artritis en las manos: síntomas y cómo controlarla con remedios caseros

Los tipos más frecuentes de artritis son la osteoartritis, la artrosis y la artritis reumatoide.


La artritis es la inflamación o degeneración de una o más articulaciones, de acuerdo con Medline Plus, la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

Además, el Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel, que hace parte de los institutos y centros que conforman los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, reveló que hay diferentes tipos de artritis, incluyendo la espondilitis anquilosante, la gota, la artritis juvenil, la osteoartritis, la artritis psoriásica, la artritis reactiva y la artritis reumatoide.

En el caso de la osteoartritis, esta solo afecta las articulaciones, usualmente en las manos, las rodillas, las caderas, el cuello y la parte inferior de la espalda y es el tipo más común de artritis.

No obstante, la artritis reumatoide también afecta las manos y los signos y síntomas pueden incluir los siguientes:

  • Dolor.
  • Rigidez.
  • Hinchazón.
  • Enrojecimiento.
  • Disminución de la amplitud de movimiento.

Asimismo, Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación, indicó que los factores de riesgo de la artritis comprenden lo siguiente:

  • Antecedentes familiares. Algunos tipos de artritis son hereditarios, por lo que es probable que contraigas artritis si tus padres o hermanos tienen este trastorno.
  • Edad. El riesgo de muchos tipos de artritis, entre ellos la artrosis, la artritis reumatoide y la gota, aumenta con la edad.
  • Sexo. Las mujeres son más propensas que los hombres a desarrollar artritis reumatoide, mientras que la mayoría de las personas que tienen gota, otro tipo de artritis, son hombres.
  • Lesión articular previa. Las personas que se han lesionado una articulación, tal vez mientras hacían deporte, con el tiempo tienen más probabilidades de sufrir artritis en esa articulación.
  • Obesidad. El peso extra fuerza las articulaciones, en especial las rodillas, las caderas y la columna. Las personas con obesidad tienen un mayor riesgo de desarrollar artritis.

Por tal razón, si se padece la afección en las manos, el portal Medical News Today reveló algunos ejercicios para mantener flexibles los ligamentos y tendones.

1. Abrir y cerrar las manos de forma suave y varias veces.

2. Flexionar los dedos uno por uno y repetir el ejercicio varias veces.

3. Apoyar la mano en una pared y levantar los dedos (uno por uno) lo más alto que se puede y sostener durante tres segundos.

Otra recomendación es la terapia de frío y calor, pues hace las veces de terapia al contraer y relajar las zonas afectadas.

Por su parte, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) revelaron que hay medidas que se pueden tomar para reducir el riesgo de tener algunos tipos de artritis, como, por ejemplo, mantener un peso saludable reduce el riesgo de tener artrosis y gota. Además, proteger las articulaciones contra el uso excesivo y las lesiones puede reducir el riesgo de artrosis.

Asimismo, si la enfermedad ya está presente, especialistas recomiendan realizar actividad física, pues esto es una manera simple y eficaz de aliviar el dolor causado por la artritis sin utilizar medicamentos, ya que la actividad física puede mejorar la función, el estado de ánimo y la calidad de vida de los adultos que la padecen.

No obstante, Mayo Clinic reveló que si los métodos tradicionales no sirven, los médicos pueden sugerir una cirugía, como:

  • Reparación de la articulación. En algunos casos, las superficies articulares pueden repararse o realinearse para reducir el dolor y mejorar la función. Estos tipos de procedimientos suelen efectuarse de manera artroscópica, a través de pequeñas incisiones en la articulación.
  • Reemplazo de la articulación. Este procedimiento consiste en extraer la articulación dañada y sustituirla por una artificial. Las articulaciones que se reemplazan con mayor frecuencia son las de caderas y las de rodillas.
  • Fusión de la articulación. Este procedimiento se emplea más a menudo para las articulaciones más pequeñas, como las de la muñeca, el tobillo y los dedos. Se quitan los extremos de los dos huesos en la articulación y luego se fijan los extremos entre sí hasta que se curan y forman una unidad rígida.