vida moderna

Beneficios de las almendras que han sido aprobados por los expertos

Las almendras con ricas en fibra, proteína y grasas saludables.


Un estudio realizado por la Universidad Tufts, de Estados Unidos, menciona que las almendras son de los frutos secos más nutritivos, ya que ofrecen diversas propiedades tanto para el organismo como para la piel. Son ricas en fibras, proteínas, vitaminas B y E, grasas saludables, hierro, calcio, fósforo. Son ideales para incluirlas en una dieta saludable, pues pueden ayudar a reducir los niveles colesterol malo y aumentar los niveles del bueno.

El portal de salud, belleza y cuidado personal Tua Saúde menciona los beneficios que pueden traer las almendras siempre y cuando se consuman en una dieta sana y equilibrada rica en proteínas, carbohidratos en su estado natural, muchas frutas y verduras.

Trata y previene la osteoporosis

La almendra es rica en fósforo y calcio; minerales que fortalecen y mantienen la salud de los huesos lo que puede ayudar a prevenir o a manejar los síntomas de la osteoporosis. Este fruto seco también es rico en magnesio, un mineral importante para la formación y mantenimiento de la salud de los huesos, lo que puede prevenir fracturas, osteopenia y osteoporosis.

Previene el cáncer

Este fruto seco es rico en flavonoides, vitamina E y taninos, compuestos que tienen propiedades antioxidantes y que ayudan a combatir el exceso de radicales libres, los cuales son responsables de ocasionarle daños a las células sanas; es por esto, que las almendras pueden prevenir algunos tipos de cáncer.

Las almendras son un potente alimento para reducir niveles de colesterol en sangre. Foto: GettyImages.
Las almendras son un potente alimento para reducir niveles de colesterol en sangre. - Foto: Foto GettyImages.

Favorecer el aumento de la masa muscular

Contiene un compuesto llamado oleaginosa el cual es rico en proteínas; es por esto, que son una buena opción para aumentar la masa muscular e incluso pueden ser ingeridas por personas vegetarianas para suplir las necesidades de proteína.

Disminuye los niveles de colesterol malo (LDL)

Las almendras contienen buenas cantidades de omega 3,6 y 9 estas grasas saludables generan una acción antiinflamatoria, que promueve la reducción de los niveles de colesterol malo LDL, en la sangre, ayudando a prevenir enfermedades cardiovasculares como infarto, angina y derrame. Este fruto seco también evita la oxidación de las células grasas gracias a que son ricas en antioxidantes.

Previene enfermedades neurológicas

Gracias a su alto contenido de vitamina E y flavonoides, las almendras tienen propiedades antioxidantes y antiinflamatorias, que protegen las células del sistema nervioso central contra la inflamación y los radicales libres, previniendo enfermedades neurológicas como el alzheimer y la demencia.

Ayudan a controlar y a prevenir la diabetes

Al ser ricas en fibra, las almendras ayudan a ralentizar la absorción de azúcar y a equilibrar los niveles de glucosa en sangre, favoreciendo el control de la diabetes. Al contener antioxidantes, como los flavonoides y los taninos, estos frutos secos ayudan a mantener la salud de las células del páncreas, responsables de la producción de la hormona insulina, lo que puede prevenir la diabetes.

Diabetes
La diabetes es una enfermedad crónica. - Foto: Getty Images/iStockphoto

Combate el estreñimiento

Al ser rica en fibra este fruto seco puede ayudar a prevenir el estreñimiento. Las almendras también son ricas en magnesio, mineral importante para estimular las deposiciones naturales, facilitando la eliminación de las heces.

Disminuye la presión arterial

Su alto contenido de magnesio ayuda a que los vasos sanguíneos se relajen lo que facilita la circulación reduciendo la presión arterial. Al ser ricas en potasio, también facilitan la eliminación del exceso de sodio del organismo a través de la orina, ayudando a equilibrar la presión arterial alta.

Previene la aparición de los calambres

Al ser ricas en potasio y calcio, las almendras mantienen la salud y favorecen la relajación muscular, ayudando a prevenir y combatir los calambres, especialmente a aquellas personas que practican algún deporte o a quienes enfrentan largos períodos de entrenamiento.