vida moderna

Calambres musculares: estos son los alimentos que ayudan a prevenirlos

Algunos medicamentos y enfermedades pueden causar calambres musculares.


Los calambres musculares son contracciones o espasmos súbitos involuntarios en uno o más músculos y a menudo ocurren después del ejercicio, de acuerdo con Medline Plus, la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

Algunas personas tienen calambres musculares, especialmente en las piernas, por la noche. Además, pueden ser dolorosos y durar de unos segundos a varios minutos.

Sin embargo, pueden haber calambres en cualquier músculo, pero ocurren con mayor frecuencia en:

  • Muslos.
  • Pies.
  • Manos.
  • Brazos.
  • Abdomen.
  • A lo largo de la caja torácica.

Además, de acuerdo con Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación, si bien la mayoría de los calambres musculares son inofensivos, algunos pueden estar relacionados con enfermedades no diagnosticadas, tales como:

  • Suministro de sangre inadecuado. El angostamiento de las arterias que llevan sangre a las piernas (arterioesclerosis de las extremidades) puede producir un dolor similar al de los calambres en las piernas y en los pies al hacer ejercicio. Estos calambres a menudo desaparecen poco después de terminar los ejercicios.
  • Compresión de los nervios. La compresión de los nervios en la espina dorsal (estenosis lumbar) también puede producir un dolor similar a los calambres en las piernas. Usualmente el dolor empeora cuanto más caminas. Caminar en una posición levemente flexionada (como cuando empujas un carrito de compras) puede mejorar o retrasar el comienzo de los síntomas.
  • Disminución de minerales. Una cantidad insuficiente de potasio, calcio o magnesio en tu dieta puede contribuir a los calambres en las piernas. Los diuréticos (medicamentos a menudo recetados para la presión arterial alta) también pueden disminuir estos minerales.

Por tal razón, la biblioteca reveló que para prevenir los calambres musculares se deben estirar los músculos, especialmente antes de hacer ejercicio y, si se tienen calambres en las piernas por la noche, se deben estirar los músculos de las piernas antes de ir a dormir.

Para un calambre en la pantorrilla, se debe colar el peso en la pierna acalambrada y doblar ligeramente la rodilla. Si no se puede levantar, se debe sentar en el piso o en una silla con la pierna afectada extendida.

También, se debe intentar tirar de la parte superior del pie del lado afectado hacia la cabeza, mientras se mantiene la pierna en posición recta. Esto también ayuda a aliviar los calambres en la parte baja de la espalda (isquiotibiales).

Para un calambre en la parte anterior de los muslos (cuádriceps), se debe usar una silla para estabilizar el cuerpo e intenta tirar del pie del lado afectado hacia los glúteos.

Asimismo, sugirió beber muchos líquidos, en especial si se hace ejercicio intenso o se hace ejercicio cuando hace calor. Las bebidas deportivas pueden ayudar a reemplazar los electrolitos perdidos.

Adicional, Mayo Clinic recomendó usar una toalla tibia o una almohadilla de calor sobre los músculos tensos, darse un baño tibio o dirigir el chorro de una ducha caliente hacia el músculo acalambrado también puede ayudar y, lo anterior se puede alternar con masajear el músculo acalambrado con hielo.

De igual forma, el nutricionista, Aitor Sánchez le dijo al diario La Vanguardia que los alimentos con potasio ayudan a prevenir los calambres musculares. Asimismo, sugirió una alimentación que tenga frutas y verduras. Sin embargo, explicó que “los calambres suelen suceder por motivos ajenos a la alimentación”.

Consumir frutas y verduras, tomar agua, calcular bien las porciones y evitar el exceso de alimentos procesados son las bases de una dieta sana. Información relevante para tomar mejores decisiones en la mesa.
Consumir frutas y verduras, tomar agua, calcular bien las porciones y evitar el exceso de alimentos procesados son las bases de una dieta sana. - Foto: Getty Images

Sobre la misma línea, Medline Plus señaló que en general, los calambres musculares son inofensivos y desaparecen después de unos minutos, pero se debe contactar a un médico si los calambres:

  • Son severos.
  • Ocurren a menudo.
  • No mejoran con estiramientos y beber suficiente líquido.
  • Duran mucho tiempo.
  • Vienen acompañados de hinchazón, enrojecimiento o sensación de calor.
  • Están acompañados de debilidad muscular.