vida moderna

Circulación sanguínea: métodos para mejorarla de manera natural

El aloe vera favorece la circulación sanguínea y es un potente antiinflamatorio.


La circulación es el proceso mediante el cual el corazón bombea la sangre de una persona alrededor del cuerpo. Por esta razón, se considera la circulación como un elemento vital para los seres humanos. Y es que a medida que la sangre circula, distribuye oxígeno y nutrientes a las células del cuerpo y elimina también los desechos.

En contexto, la sangre circula en un único sentido a través de los vasos sanguíneos (capilares, arterias, venas) los cuales forman un sistema cerrado que irriga el conjunto de los órganos. La sangre es puesta en movimiento por medio del corazón, el cual funciona de manera rítmica para que el cuerpo funcione correctamente, según el portal EduMedia Science.

El magazín Medical News Today afirma que si una persona desea mejorar la circulación debe tener en cuenta aspectos como reducir la ingesta de grasas saturadas, tratar de no permanecer sentado por periodos prolongados y dejar de fumar.

Circulación sanguínea
El espino blanco tenga propiedades depurativas y diuréticas que ayudan a evitar la retención de líquidos y, por tanto, mejorar la mala circulación, - Foto: Getty Images

Por fortuna existen remedios naturales para mejorar la circulación sanguínea. Uno de estos es tomar jugo de naranja con toronja, que debe ser consumido especialmente por personas con antecedentes familiares de enfermedades cardíacas. La vitamina C que está presente en ese jugo, cuando se consume en cantidades ideales, actúa a nivel de los vasos sanguíneos y ayuda a prevenir el endurecimiento de las arterias, según el portal Tua Saúde.

Sin embargo, hay muchos alimentos con nutrientes y propiedades excelentes para mejorar la circulación, como es el caso de la naranja, según sugiere un estudio realizado por la Universidad Edith Cowan de Australia, pero mezclada con la zanahoria, tal y como afirma un estudio realizado por la Texas A&M University-Kingsville (Estados Unidos), hará un efecto más potente. Si se le añade además una pizca de jengibre rallado, el sabor será mejor.

Otro remedio muy recomendado es la infusión de espino blanco, al beber esta infusión entre 2 y 3 días por semana, mejorará la circulación gracias a los ácidos triterpénicos, flavonoides, polifenoles, taninos y pectinas. Estos hacen que el espino blanco tenga propiedades depurativas y diuréticas que ayudan a evitar la retención de líquidos y, por tanto, mejorar la circulación, según un estudio realizado por la Universidad San Pablo CEU (Madrid).

Por otro lado, el gel de aloe vera es una sustancia que ayuda a hidratar la piel de forma tópica. Según una investigación realizada por la Universidad de Tecnología Tshwane de Sudáfrica, el aloe vera favorece la circulación sanguínea y es un potente antiinflamatorio.

Para sacar provecho de sus propiedades, se debe aplicar este gel realizando masajes vigorizantes en las piernas. No es necesario realizar demasiada presión, sino más bien, realizar movimientos rápidos y continuos.

Modo de uso:

  • Cortar una penca de la planta de aloe vera, pelarla y dejarla en el refrigerador 2 horas.
  • Después de la ducha, tomar asiento en un lugar donde el cuerpo esté cómodo.
  • Colocar un poco de aloe en las manos y proceder a realizar movimientos ascendentes desde los tobillos hasta las rodillas.

Alimentos ricos en potasio

Según un estudio realizado por la Universidad de Nápoles (Italia) se señala una tendencia menor de riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y una reducción de la presión sanguínea con el consumo de estos alimentos:

  • Aguacates.
  • Rábanos.
  • Zanahorias.
  • Cacao puro en polvo.
  • Semillas de girasol, de calabaza, sésamo, lino o chía.
  • Algas.
  • Brócoli.
  • Plátanos.
  • Tomates.
  • Calabazas.

Dormir con las piernas más elevadas

Según un estudio realizado por la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria, otra de las claves para mejorar la circulación es: dormir con las piernas ligeramente más elevadas respecto a la cabeza.