Tendencias
Los dolores de cabeza en las mañanas pueden durar poco tiempo, pero si el síntoma es muy común, si puede ser causa de preocupación. Foto: Getty images.
La cisticercosis puede ocasionar dolores de cabeza. - Foto: Foto: Getty images.

vida moderna

Cisticercosis cerebral: una de las enfermedades más aterradoras que existen

La infección se presenta más frecuentemente en zonas rurales de países en desarrollo con malas condiciones higiénicas.

La cisticercosis es una infección parasitaria de los tejidos causada por los quistes larvarios de la tenia porcina e infectan el cerebro, los músculos y otros tejidos y son una de las causas principales de epilepsia en los adultos de la mayoría de los países de bajos ingresos, de acuerdo con los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por su siglas en inglés).

De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) señaló que es la causa del 30 % de los casos de epilepsia en muchas zonas endémicas donde hay cerdos en libertad cerca de donde viven las personas.

Además, los CDC explicaron que la infección por tenia o teniasis, y la cisticercosis, ocurren en todo el mundo, y las tasas más altas de casos corresponden a zonas de América Latina, Asia y África donde hay malas condiciones de saneamiento y cría de cerdos sueltos que pueden estar en contacto con heces humanas.

Asimismo, indicó que los síntomas de la neurocisticercosis dependen del lugar y del número de cisticercos (llamados a menudo lesiones) que se encuentran en el cerebro, pero los síntomas más comunes son convulsiones y dolor de cabeza. Sin embargo, también pueden aparecer síntomas como confusión, desconexión con la gente y el ambiente circundante, problemas de equilibrio y acumulación excesiva de líquido en el cerebro (hidrocefalia). Esta enfermedad puede conducir a la muerte.

Adicional, Medline Plus, la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, explicó que para detectar la enfermedad los exámenes que se pueden hacer abarcan:

  • Exámenes de sangre para detectar anticuerpos contra el parásito.
  • Biopsia del área afectada.
  • Tomografía computarizada, resonancia magnética, o radiografías para detectar la lesión.
  • Punción raquídea (punción lumbar).
  • Examen en el cual un oftalmólogo observa dentro del ojo.

Sobre el tratamiento, la biblioteca señaló que puede involucrar:

  • Medicamentos para eliminar los parásitos, como albendazol o praziquantel.
  • Antiinflamatorios potentes (esteroides) para disminuir la hinchazón.

No obstante, si el quiste se encuentra en el ojo o el cerebro, se debe iniciar el tratamiento con esteroides algunos días antes de otros medicamentos para evitar los problemas causados por la hinchazón durante el tratamiento antiparasitario, aunque, no todas las personas se benefician del tratamiento antiparasitario y es posible que algunas veces se requiera cirugía para extirpar la zona infectada.

“Las dosis y la duración del tratamiento son muy variables, dependiendo sobre todo del número, el tamaño, la localización y el estadio de desarrollo de los quistes y del edema inflamatorio que los rodea, así como de los signos y síntomas clínicos, en especial si son graves o agudos”, explica la Organización Mundial de la Salud (OMS).

¿Cómo puedo prevenir la cisticercosis?

  • Lavarse las manos con agua tibia y jabón después de ir al baño, cambiar pañales y antes de manipular o servir alimentos.
  • Educar a los niños sobre la importancia de lavarse las manos para prevenir infecciones.
  • Lavar y pelar todas las frutas y legumbres crudas antes de comerlas.
  • Evitar los alimentos que puedan estar contaminados con heces.
  • Beber solo agua embotellada o hervida (por un minuto) o gaseosas (con burbujas) en latas o botellas. Otra forma de hacer inocua el agua es filtrándola a través de un filtro de “un micrón absoluto o menos” Y disolviendo pastillas de yodo en el agua filtrada. Estos filtros se pueden conseguir en tiendas de artículos, para acampar o para realizar actividades al aire libre.
  • No tomar bebidas dispensadas por fuentes ni bebidas con cubitos de hielo.

De todos modos, la información antes dada de ninguna manera sustituye la asesoría médica y por ello lo primero que hay que hacer es consultar a un experto de la salud para que sea este quien guíe el proceso e indique qué es lo más adecuado para cada persona.