vida moderna

Clavo de olor: así se puede usar para reducir el dolor y el cansancio

Consulte a un médico en caso de tener debilidad frecuentemente.


En algunas ocasiones las personas se sienten cansadas o agotadas. Esto también puede ser conocido como fatiga. Puede ser temporal y se debe a una causa específica. Los expertos de Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación, también explican que existe el cansancio continuo, el cual dura más tiempo, es de mayor intensidad y no desaparece solo con el descanso.

“Es casi un estado constante de agotamiento que se manifiesta con el tiempo y reduce tu energía, motivación y concentración. La fatiga a este nivel impacta también tu bienestar psicológico y emocional”, detalla la entidad de salud.

Es importante consultar a un médico cuando la fatiga no se alivia al dormir bien. Esto puede ser un signo de un trastorno físico o mental.

Según Medline Plus, sitio web de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, la fatiga puede ser causada por:

  • Anemia (incluso anemia ferropénica).
  • Depresión o aflicción.
  • Deficiencia de hierro (sin anemia).
  • Medicamentos, como sedantes o antidepresivos.
  • Dolor persistente.
  • Trastornos del sueño, como insomnio, apnea obstructiva del sueño o narcolepsia.
  • Glándula tiroides poco activa o hiperactiva.
  • Consumo de alcohol o de drogas, como cocaína o narcóticos, especialmente si se utilizan con frecuencia.
  • Enfermedad de Addison (un trastorno que ocurre cuando las glándulas suprarrenales no producen suficientes hormonas).
  • Anorexia u otros trastornos alimentarios.
  • Artritis, principalmente en adultos o artritis reumatoidea juvenil.
  • Enfermedades autoinmunitarias como el lupus eritematoso sistémico
  • Cáncer.
  • Diabetes.
  • Fibromialgia.
  • Insuficiencia cardíaca.
  • Infección, especialmente una que demora mucho tiempo para recuperarse o tratar, como la endocarditis bacteriana (infección del miocardio o de las válvulas del corazón), infecciones parasitarias, hepatitis, VIH/sida, tuberculosis y mononucleosis.
  • Enfermedad renal.
  • Enfermedad hepática.
  • Desnutrición.

Según explica el portal especializado en salud Tua Saúde, el aceite de clavo de olor es un producto que aporta varios beneficios para el cuerpo humano y sus afecciones. En primer lugar, ayuda a relajar los músculos y combatir la fatiga. Es una gran alternativa para realizar masajes. “Un gel fitoterapéutico a base de clavo de olor, es un excelente analgésico para ser usado en los músculos en caso de contusiones, por ejemplo”.

En segundo lugar, el clavo de olor también ayuda a disminuir el dolor, pues se caracteriza por tener eugenol, el cual es un componente utilizado en el campo de la odontología para disminuir el dolor y la inflamación. “Según varios estudios, este efecto se origina, debido a la supresión de prostaglandinas y otros mediadores de la inflamación, así como a la depresión de los receptores sensitivos implicados en la sensación del dolor”, apunta Tua Saúde.

¿Cuándo se debe acudir a urgencias?

En caso de presentar los siguientes síntomas, Medline Plus recomienda consultar inmediatamente a un médico para recibir la atención adecuada y evitar complicaciones en el estado de salud:

  • Confusión o mareo.
  • Visión borrosa.
  • Poca o nada de orina, o aumento de peso o hinchazón reciente.
  • Pensamientos negativos sobre quererse hacer daño o planear un suicidio.

¿Cuándo sacar una cita médica?

En caso de presentar los siguientes síntomas, la Biblioteca recomienda sacar una cita con un profesional de la salud para recibir el diagnóstico adecuado e iniciar un tratamiento. Estas señales no indican que se deba acudir inmediatamente a un centro médico, pues no ponen en riesgo la vida de la persona.

  • Debilidad o fatiga inexplicable, especialmente si está acompañada de fiebre o pérdida de peso involuntaria.
  • Estreñimiento, piel reseca, aumento de peso o intolerancia al frío.
  • Despierta y se vuelve a dormir muchas veces durante la noche.
  • Dolores de cabeza frecuentes.
  • Está tomando medicamentos, ya sean recetados o no, o está consumiendo medicamentos que pueden causar fatiga o somnolencia.
  • Se siente triste o deprimido.
  • Insomnio.