vida moderna

¿Cómo afecta la falta de vitamina D en el cerebro?

La vitamina D es un nutriente necesario para la salud.


El cerebro es como una computadora que controla las funciones del organismo y el sistema nervioso, una red que envía mensajes a las partes del cuerpo, de acuerdo con el portal educativo KidsHealth.

Además, la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos MedlinePlus, explicó que el cerebro está compuesto por más de mil millones de neuronas. Algunos grupos específicos de ellas trabajan en conjunto para dar la capacidad de razonar, experimentar sentimientos y comprender el mundo. También ayudan a recordar cantidades diversas de información.

Por tal razón, para cuidar el cerebro se debe tener una alimentación balanceada y saludable que incluya frutas, verduras, grasas, proteínas y carbohidratos, pero también es importante consumir algunas vitaminas para su buen funcionamiento, como lo es la vitamina D, ya que la falta de esta en el cerebro “afecta a múltiples procesos cerebrales, incluido el funcionamiento cognitivo tanto en personas sin patologías crónicas como en sujetos que padezcan enfermedades neuropsiquiátricas”, según explicó en su portal web la Fundación Iberoamericana de Nutrición.

Sin embargo, el consumo de vitamina D dependerá de la edad, según el Instituto Nacional de Salud (NIH, por sus siglas en inglés):

  • Bebés hasta los 12 meses: 10 microgramos (mcg).
  • Niños de 1 a 13 años: 15 mcg.
  • Adolescentes de 14 a 18 años: 15 mcg.
  • Adultos de 19 a 70 años: 15 mcg.
  • Adultos mayores de 71 años: 20 mcg.
  • Mujeres y adolescentes embarazadas o en período de lactancia: 15 mcg.

No obstante, son muy pocos los alimentos que contienen esta vitamina en forma natural, está presente en pescados grasos, como la trucha, el salmón, el atún y la caballa, así como los aceites de hígado de pescado.

Por tal razón, la vitamina D se encuentra en suplementos de multivitaminas y multiminerales. También se puede conseguir en forma de suplementos dietéticos que contienen solo vitamina D o vitamina D combinada con algunos otros nutrientes. Las dos formas de vitamina D disponibles en suplementos son D2 (ergocalciferol) y D3 (colecalciferol).

Vitaminas D3
A la vitamina D también se conoce como “la vitamina del sol” debido a que el cuerpo la produce luego de la exposición a la luz solar. - Foto: Getty Images/iStockphoto

Ambas aumentan la concentración de vitamina D en la sangre, aunque la D3 podría elevarla más y por más tiempo que la D2. Como la vitamina D es liposoluble, se absorbe mejor cuando se toma con una comida o una merienda que contenga algo de grasa. Por ello Neil Levin, nutricionista clínico de NOW Foods, le dijo al diario The Washington Post que lo ideal es consumirla después del desayuno.

De todos modos, antes de consumir alguna vitamina o algún alimento lo primero que hay que hacer es consultar a un experto de la salud para que sea este quien guíe el proceso e indique qué es lo más adecuado para cada persona.

Por su parte, la Fundación Pasqual Maragall, una fundación sin ánimo de lucro dedicada a la investigación científica del Alzheimer, reveló los mejores hábitos para mantener el cerebro joven:

1. Mantener los niveles de colesterol dentro de los límites aconsejados: ya que la entidad sin ánimo de lucro explicó que con el colesterol alto es posible que se formen depósitos grasos en los vasos sanguíneos y, con el tiempo, estos crecen y hacen que sea más difícil que fluya suficiente sangre a través de las arterias. A veces, esos pueden romperse de repente y formar un coágulo que causa un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular.

2. No fumar: pues el hacerlo aumenta el riesgo de morir de enfermedades del corazón y de los vasos sanguíneos (cardiovasculares), que incluyen ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

3. Mantener bien los niveles de glucosa: pues los niveles altos de glucosa en la sangre (hiperglucemia) pueden ser un signo de diabetes, una enfermedad que causa enfermedad del corazón, ceguera, insuficiencia renal y otras complicaciones.

4. Realiza actividad física: ya que la recomendación es hacer al menos 150 minutos de actividad aeróbica moderada o 75 minutos de actividad aeróbica intensa a la semana, o una combinación de actividad moderada e intensa, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), pues esto aumenta el flujo sanguíneo al cuerpo entero.

5. Controlar la presión arterial: porque la presión arterial alta (hipertensión) es una afección frecuente en la que la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias con el transcurso del tiempo es lo suficientemente alta como para poder causar problemas de salud, como una enfermedad cardíaca, de acuerdo con Mayo Clinic.