vida moderna

¿Cómo consumir el café para mejorar el rendimiento mental?

El café trae beneficios sobre la salud, sin embargo, su alto consumo puede ser perjudicial.


El café es uno de los alimentos más consumidos alrededor del mundo. Los hay de todo tipo: descafeinados, mocachino, descremado, entre otros. Sin embargo, su ingesta no moderada puede traer daños al sistema nervioso central, provocando, por ejemplo, insomnio.

La Clínica Mayo aconseja un máximo de cuatro tazas de café en el día, para aquellos que son fieles consumidores. En ese caso, las mujeres que están embarazadas o se encuentran en etapa de lactancia, se recomienda consultar la dosis de café con su médico.

Continuando, la cafeína es la sustancia principal no solo de este grano sino también del cacao.

Entre los beneficios del café, se encuentran, la prevención de depresión, de dolores de cabeza, teniendo además un efecto protector en las células del corazón, gracias a sus ácidos cafeico, y clorogénico que participan en la salud de las arterias, previniendo la aparición de enfermedades como la presión arterial.

Su consumo estimula el movimiento digestivo, por lo que combate el estreñimiento, entendido como la dificultad para evacuar, ya que las heces son secas y grumosas. Son tales sus efectos, que en algunos casos es considerado una bebida laxante.

El portal de salud Tua Saúde explica en un artículo escrito por Tatiana Zanin, que esta sustancia -cafeína- puede ayudar a liberar la dopamina, protegiendo a su vez células del sistema nervioso. No obstante, como se indicó anteriormente, su alto consumo puede provocar efectos contrarios en la salud del cuerpo.

El consumo de café tiene efectos sobre el sistema nervioso.
El consumo de café tiene efectos sobre el sistema nervioso. - Foto: Getty Images

Pero entre todos los beneficios ya nombrados en este artículo, el que corresponde responder es, ¿cómo el café puede mejorar el rendimiento mental?

Resulta que el café al estimular el sistema nervioso contrarresta el cansancio y la desconcentración, por lo que es favorable para la atención y la memoria.

Tal y como lo señala en un artículo Mejor con Salud, escrito por Yamila Papa, la cafeína tiene teobromina, una sustancia que potencializa el insomnio, favoreciendo la agilidad mental para realizar cualquier actividad, entre ellas, las laborales.

Por ejemplo, en un estudio publicado por London School of Hygiene & Tropical Medicine, titulado ‘Cafeína para la prevención de lesiones y errores en trabajadores por turnos’, se asegura que los estados de sueño, en los que el cuerpo no puede descansar, no favorecen la concentración y el rendimiento en una persona.

Pero entre las conclusiones señaladas en la descrita investigación, se explica que, por el momento, no hay estudios que puedan afirmar que el consumo de cafeína provoque grandes lesiones internas en aquellas personas que tienen una alteración en su horario de sueño, por sus jornadas laborales, u otro tipo de eventos. Lo que sí se precisa, es que, por el momento, su consumo adecuado, puede traer beneficios en la concentración y en el cumplimiento en las funciones asignadas en el trabajo.

¿Qué es un espasmo de sueño?

El Instituto Europeo del Sueño explica que un espasmo puede darse como una sacudida mientras la persona duerme, y según la entidad, 70 % de las personas en el mundo han experimentado dichos movimientos.

Sin embargo, señala que los espasmos al dormir no son peligrosos ni inofensivos, conocidos como espasmos mioclónicos, siendo estímulos que percibe el cuerpo durante el sueño.

¿Cómo dormir con un dolor de oído?
Foto referencia sobre sueño - Foto: Getty Images

¿Cuáles son las causas?

El Instituto señala que no hay investigaciones, sin embargo, los expertos concluyen que estos episodios durante el sueño son debido a situaciones vividas en el día que afectan el cerebro.

Cabe mencionar, que las pesadillas y los sueños se generan allí, en el cerebro. Un dato importante para destacar es un estudio publicado por la Clinical Medicine que señala que las personas con párkinson desarrollan pesadillas o sueños de angustia, provocando irritabilidad y comportamientos irregulares en estos pacientes. Sin embargo, abre un interrogante sobre las probabilidades de que aquellos que tienen pesadillas pueden más adelante desarrollar esta enfermedad.