vida moderna

¿Cómo enseñarle a un niño a memorizar?

Es importante reconocer la diferencia entre memorizar y aprender de memoria


A lo largo de la vida escolar, los niños se enfrentarán a situaciones en la que deban memorizar algo; sin embargo, en muchas ocasiones las aprenden sin saber a profundidad qué están comprendiendo y sin identificar para qué sirve o qué significa.

Si bien ejercitar la memoria es un muy buen hábito que se debe iniciar a temprana edad y más porque en la etapa de la niñez es donde se está expuesto al aprendizaje, es de suma importancia que los niños aprendan y comprendan lo que están estudiando o repasando. En este sentido, muchas veces la persona aprende repitiendo pero desconociendo su significado.

Para profundizar en esto, es importante reconocer la diferencia entre memorizar y aprender de memoria. Allí radica el enfoque que debe tener el niño a la hora de enfrentarse al aprendizaje.

Aprender de memoria

Esto es cuando algo se aprende como consecuencia de su repetición varias veces, ya sea leyendo, recitando, escribiendo o realizando la acción en muchas oportunidades.

Memorizar

Esto consiste en repetir también, pero la diferencia es que se realice un trabajo previo de comprensión en el que el niño pueda explicar lo que está realizando o aprendiendo con sus propias palabras.

Para lograr ese objetivo es muy importante poner en práctica las siguientes técnicas o dinámicas:

Impacto de la pandemia en la educación será más severo de lo previsto, según la ONU y el BM
Si bien los niños son curiosos por naturaleza, es de suma importancia enseñarlos a preguntar cuando no entiendan algo. - Foto: Getty Images

Repetición:

Esta, aunque no debe ser un método para aprender de memoria, debe usarse una y otra vez hasta que el infante sea capaz de hacer las cosas de manera mecánica, ya sea con rimas, canciones o actividades que se repitan una y otra vez. Esto estimula el aprendizaje del menor haciendo que su memoria se active y generando que capte la atención y genere conocimiento por medio de repetir y repetir.

Imágenes:

Utilizar y explotar la parte gráfica de los niños desde temprana edad son factores claves para la hora de empezar a recordar y generar procesos de aprendizaje y de memoria. Las explicaciones con imágenes ayudan a que el menor relacione lo gráfico con la realidad y así causa una experiencia frente a ello, logrando que lo recuerde.

Relacionar:

Conectar ideas es la base del conocimiento. En este sentido, la interconexión es la clave de todo, ya que no sirve de nada que el niño memorice si este no es capaz de relacionar lo que memoriza con saber qué es. Allí es importante el empleo de esquemas que, además de ayudarlo a generar memoria gráfica y visual, despertarán en su cerebro la capacidad de comprender el panorama al que se está enfrentando.

Juegos o dinámicas:

Recurrir a actividades ayuda a los niños a que aprendan mientras se divierten. Por ejemplo, es mucho más fácil para el niño aprenderse el abecedario o los días de la semana por medio de una canción, entonces se está estimulando la capacidad cognitiva mientras a la vez desarrolla la actividad.

Conceptualizar:

Es muy importante que en la etapa de aprendizaje de los niños se expliquen las palabras y los conceptos que no entiendan y, que si no logran identificar, lo asocien con otros términos que sean sinónimos para que así les resulte más cercano y sea sencillo para asociar.

Preguntar:

Si bien los niños son curiosos por naturaleza, es de suma importancia enseñarlos a preguntar cuando no entiendan o no logren comprender algo que están tratando de aprender. En este sentido, se pondrá a prueba la capacidad de raciocinio del menor para que también aprenda que preguntar no está mal, ya que la información no siempre es sencilla para todos.