vida moderna

¿Cómo preparar agua de chía para adelgazar?

Perder peso es un trabajo que necesita fuerza de voluntad, para no caer en la tentación que generan las insaciables ganas de comer.


Bajar de peso es uno de los deseos de las personas que están con una ‘talla más’, este es un proceso que se puede lograr en poco tiempo, pero se necesita de mucha disciplina.

En internet es usual encontrar un sinfín de dietas o productos que dicen adelgazar en poco tiempo; sin embargo, este proceso debe realizarse de la mano de un profesional de la salud para evitar riesgos o perjudicar a un más la estabilidad y salud del cuerpo.

El portal de salud, belleza y cuidado personal Mejor con Salud brinda la receta de una bebida “capaz de depurar el organismo, aportar numerosos antioxidantes y facilitar la pérdida de peso”.

Antes de consumirla se recomienda contar con la aprobación de un médico, cabe mencionar, que para que la bebida tenga un efecto positivo se debe acompañar de una dieta sana y de la práctica de actividad física frecuente y de acuerdo a la edad.

Agua de semillas de chía con limón para bajar de peso

Ingredientes:

Preparación:

  • Dejar en remojo la cucharadita de semillas de chía en medio vaso de agua (100 ml) durante una hora. De este modo, se ablandarán y se formará ese gel característico de este alimento.
  • Exprimir el limón. Una vez listo, mezclarlo con el vaso de agua.
  • Luego, mezclar todo, el agua con el zumo de limón, junto con el agua donde las semillas de chía han formado ese gel.
  • Para que la bebida quede con una mejor textura se puede hacer uso de la licuadora para mezclar todo. Se puede incluir una cucharada de miel, para endulzar la bebida.

A su vez, el portal Healthline aconseja un plan con tres pasos para lograr el objetivo con una reducción del apetito, perder peso rápidamente, sin pasar hambre y mejorar su salud metabólica.

Lo primero que se debe hacer es reducir la ingesta de azúcares y almidones (carbohidratos). Los expertos señalan que al reducir el consumo de estos productos, el cuerpo va a experimentar menos deseos de comer. “Otro beneficio de reducir los carbohidratos es que reduce los niveles de insulina, lo que hace que los riñones eliminen el exceso de sodio y agua de su cuerpo. Esto reduce la hinchazón y el peso innecesario del agua”, afirma el citado portal.

Como segundo punto en este proceso, los expertos aconsejan comer proteínas, grasas y verduras. En cada comida se deben incluir estos alimentos.

Las fuentes de proteínas:

  • Carne: ternera, pollo, cerdo, cordero.
  • Pescados y mariscos: salmón, trucha, camarón.
  • Huevos: enteros con la yema son los más recomendados.

El citado portal comenta que alimentarse con proteínas disminuye la ansiedad por comer en un 60 %, además añade que en el proceso para bajar de peso, la proteína es clave.

Verduras bajas en carbohidratos:

  • Brócoli.
  • Coliflor.
  • Espinacas.
  • Tomates.
  • Col rizada.
  • Coles de Bruselas.
  • Repollo.
  • Acelgas.
  • Lechuga.
  • Pepino.

Healthline destaca que al comer carne y verduras, se logra consumir la fibra, vitaminas y minerales necesarios para estar saludable. Las grasas naturales también se pueden incluir en la alimentación, como el aguacate y la mantequilla.

El tercer paso que recomienda Healthline es levantar pesas. Lo más recomendado es ir al gimnasio entre tres o cuatro veces por semana, hacer un calentamiento y levantar pesas con las instrucciones del entrenador.

“Los estudios sobre dietas bajas en carbohidratos muestran que incluso puede ganar un poco de masa muscular mientras pierde cantidades significativas de grasa corporal”, afirma el mencionado portal web, el cual añade que para las personas que les cuesta el levantamiento de pesas, también pueden hacer ejercicios cardiovasculares como caminar, trotar, correr, montar en bicicleta o nadar.

Saber vivir afirma que lo primero que debe tener para tomar la decisión de bajar de peso es motivación, pues es importante lograr resultados a corto plazo, pero mantener el cuerpo sano, sin sobrepeso, es una tarea de todo el tiempo y es un hábito que adquiere el organismo.