Tendencias
Mascarilla
La mascarilla de banano ayuda a reducir los signos del envejecimiento prematuro. - Foto: Getty Images/iStockphoto

vida moderna

¿Cómo preparar mascarillas de plátano para prevenir arrugas prematuras?

Antes de aplicar estas mascarillas en la piel se debe consultar con un especialista para evitar irritaciones.

Los signos de la edad se expresan mayoritariamente en la piel, el órgano externo más grande que tiene el cuerpo humano. Esta, es el único órgano que está en contacto frecuente con el exterior y, por ello, es la encargada de proteger el cuerpo de agentes externos como el calor, el frío o, incluso, algunas bacterias.

Según el portal experto Mejor con Salud, cuando la piel pierde proteínas y fibras como el colágeno y la elastina, tiende a perder brillo, a verse ajada y vieja. Este proceso siempre será considerado como secuelas del envejecimiento.

Además, la piel posee cualidades insuperables en cuanto a impermeabilidad, autoreparación, autolubricación y eliminación de residuos, según explica la entidad especializada en salud, Sanitas.

Por lo anterior, gran parte de la población busca proteger la piel para retardar la aparición de arrugas, manchas y otros factores que empiezan a aparecer con el paso de los años.

Hay que señalar que hasta cierto punto las arrugas no se pueden evitar. Sin embargo, la exposición al sol y el consumo de tabaco probablemente las hacen desarrollar más rápidamente.

Múltiples métodos se han creado para aminorar las arrugas, sin embargo, existen algunos dolorosos, costosos y que requieren de la aplicación de un médico especialista en la materia.

También, existen varios remedios caseros que se pueden preparar con ingredientes naturales que contengan en su composición nutrientes que ayuden a reparar y prevengan el surgimiento de las arrugas prematuras. Este es el caso del plátano, también conocido como banano.

Según la revista UnCOMO, publicada a través del portal Mundodeportivo, esta fruta tiene propiedades regeneradoras y rejuvenecedoras gracias a que ayuda a la producción de colágeno. Además, posee características hidratantes que retienen la humedad en la piel.

Es posible aprovechar las propiedades del plátano preparando una serie de mascarillas. Algunas de estas, listadas por el mismo medio, son:

Mascarilla de plátano y avena

1. En una olla, poner media taza de avena junto con agua y llevar al fuego.

2. Mientras el agua de avena hierve, machacar medio plátano con ayuda de un tenedor.

3. Mezclar el plátano machacado junto con el agua de avena y una cucharada de miel.

4. Una vez la mezcla esté tibia, aplicar en el rostro limpio.

5. Dejar actuar alrededor de 15 minutos.

6. Pasado el tiempo, retirar con agua fría.

Mascarilla de plátano, yogur y jugo de naranja

1. En recipiente machacar un banano con ayuda de un tenedor.

2. Agregar al recipiente una cucharada de yogur natural y dos cucharadas de jugo de naranja.

3. Revolver hasta que todo quede bien integrado y no se vean grumos.

4. Limpiar el área de la piel en donde se vaya a usar para que los nutrientes penetren correctamente.

5. Aplicar la mascarilla realizando masajes circulares.

6. Dejar actuar durante 15 minutos.

7. Pasado el tiempo, retirar con agua tibia.

Cabe resaltar que, las arrugas son una parte natural del proceso de envejecimiento. También, la piel se vuelve menos capaz de protegerse de los daños. Por esta razón, se producen más rápido las arrugas y las líneas en la piel.

Entre sus factores de aceleramiento están:

  • Las expresiones faciales: Sonreír repetidamente, fruncir el ceño o entrecerrar los ojos puede conducir a la aparición de líneas finas y arrugas a una edad más temprana. Cuando una persona es joven, la piel vuelve a nacer, pero a medida que envejece, la piel pierde su flexibilidad.
  • La exposición a la luz ultravioleta (UV): A través de baños de sol, cabinas de bronceado y algunos deportes al aire libre, aumenta la posibilidad de desarrollar arrugas a edad temprana. Esto se produce por la luz ultravioleta, la cual descompone las fibras de colágeno y elastina de la piel.
  • Fumar con regularidad: Fumar acelera el proceso de envejecimiento de la piel, debido a la reducción del suministro de sangre a la piel.
  • El alcohol: Beber mucho alcohol deshidrata la piel y la piel seca tiene más probabilidades de arrugarse.