vida moderna

Contracturas: cómo aliviar el dolor con remedios naturales

Las contracturas son tensiones que causan dolor en alguna parte del cuerpo y una persona puede sentirlas constantemente, existen remedios naturales para mitigar o tratar esta situación.


El dolor es una sensación y señal del sistema nervioso que causa incomodidad y desesperación dependiendo del nivel o grado en el que se encuentre situado. La percepción del dolor puede aparecer en las contracturas las cuales son las tensiones permanentes que se dan en alguna parte del cuerpo ya sean músculos, tendones, articulaciones entre otras.

Sentir algún dolor no es nada agradable, por eso si este tiene relación con las contracturas se puede realizar algunos trucos para evitarlos o solucionarlos progresivamente.

Según expertos, una de las principales causas por las que una persona tiene contracturas es el estrés y el aumento del esfuerzo físico. Con esto, se siente que en alguna parte del cuerpo hay una inflamación o sensación de hinchazón; molestias que no permiten seguir con la rutina diaria y que, a veces, para mitigarlas se recurre al consumo de algún analgésico o antiinflamatorio. Desde luego, antes de tomar cualquier medicamento es importante consultarlo con un especialista o personal médico que sepa sobre ello.

Evitar estos dolores o quitarlos puede ser algo que, en ocasiones, es difícil y complicado. Sin embargo, existen algunos remedios naturales que, de acuerdo al portal Mejor con Salud, sirven como alternativas para realizar y buscar buenos resultados que desaparezcan dolores ocasionados por contracturas. En ese sentido, se recomienda tener en cuenta estas prácticas:

Aromaterapia

Muchas tensiones en los músculos tienden a relajarse con el olfato, al percibir un aroma que impregna el ambiente y entorno, el estrés puede hacerse a un lado. De acuerdo a un estudio realizado por la Universidad Nacional de Farmacia, en Ucrania, el romero y la lavanda son aceites esenciales perfectos para mejorar dolores, además, también contribuye a la salud mental.

Se considera que el tomillo y la manzanilla tienen una sensación calmante para el cuerpo, según la Case Western Reserve University, es una buena alternativa para aliviar dolores articulares, además si se desea descansar por cansancio físico esta planta induce al sueño. Por otro lado, el eucalipto también es una muy buena opción para realizar una aromaterapia ya que su aroma en el organismo produce una sensación de bienestar y confort.

remedios naturales
El eucalipto también es recomendado tomarlo en infusión para evitar el estrés. - Foto: Getty Images

Baño terapeutico

Los baños de sales de epsom (sulfato de magnesio) pueden calmar la sensaciones de dolor y cansancio, de acuerdo con portales especializados en medicina, el sulfato de magnesio sirve como laxante osmótico y, en el caso de las contracturas, un baño terapéutico con esta sustancia puede mitigar el dolor.

Para realizar un baño de este tipo se recomienda utilizar: agua caliente, sales de epsom, gotas de aceite esencial de preferencia personal como el romero, lavanda y mejorana.

Árnica

Esta es una especie de planta que se utiliza en la medicina rural, de acuerdo con el portal MejorconSalud, el ungüento de árnica favorece en la mejora del dolor ocasionado por contracturas. Un estudio del Research Center of University Paulista, determinó que esta planta se puede considerar curativa para los dolores musculares y articulares.

Para realizar un ungüento de árnica, se puede considerar utilizar los siguientes elementos: aceite de coco, flores secas de árnica, pimienta de cayena en polvo, gránulos de cera de abeja y un aceite esencial, puede ser de romero.

Arcilla verde

Teniendo en cuenta los resultado de un estudio de la Universidad de Estadual Paulista, situada en Brasil, combinar arcilla y romero es un remedio eficaz para las contracturas; este sirve como antiinflamatorio en el cuerpo, pues la arcilla hace que el romero permanezca en la zona afectada por mucho más tiempo. Se puede combinar la arcilla verde, romero, agua, y pomada caliente para obtener mejores resultados efectivos que alivien el dolor constante o eventual.