Piel
Un 90 % de las mujeres padecen de celulitis. - Foto: Getty Images

vida moderna

¿Cuáles son los tratamientos más efectivos para eliminar la celulitis?

Antes de acudir a alguno de estos tratamientos se debe consultar a un especialista en la materia.

La celulitis es una de las afecciones más comunes de la piel y y también se le conoce como ‘piel de naranja’. Aunque no se considera un problema grave para la salud física, este puede deberse a la grasa acumulada, lo que genera incomodidad estética para algunas personas.

Esta afección provoca la aparición de protuberancias y hoyuelos en los muslos, las caderas, los glúteos y el abdomen, la cual prevalece más en las mujeres que en los hombres, de acuerdo con Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica.

“Puedes ver la celulitis leve solo si te pellizcas la piel en un área donde tienes celulitis, como los muslos. La celulitis más severa hace que la piel se vea arrugada y rugosa con áreas de picos y valles”, explica la entidad.

Existen múltiples opciones para tratar la celulitis y, aunque no siempre se puede eliminar, sí es posible aminorarla recurriendo a algunos tratamientos químicos supervisados por un especialista. También es posible hacer cambios en la rutina como adaptar una rutina de ejercicios, realizarse masajes y utilizar cremas especiales.

A pesar de lo anterior, los resultados no son inmediatos ni duraderos, por lo que es necesario tener paciencia y constancia en estos procesos. Entre los tratamientos listados por Mayo Clinic que pueden mejorar la apariencia de la celulitis, están:

Piel
El tratamiento láser y todos los demás, incluso los naturales, deben ser consultados con un médico. - Foto: Getty Images

1. Criolipólisis: el propósito de este sistema es usar succión al vacío para levantar la piel y reducir la grasa que se pueda encontrar debajo de ella. Los resultados de este tratamiento pueden tardar en aparecer hasta tres meses.

2. Cirugía: suele ser el método más utilizado, pues sus resultados pueden durar hasta tres años. Para ello, se emplean diferentes técnicas con el fin de alisar la piel. El problema radica en que también es el método con mayor riesgo.

3. Tratamientos con láser y radiofrecuencia: aunque se necesitan estudios adicionales, este tratamiento puede durar hasta un año. Antes de notar los resultados, es posible que se requiera pasar el láser por la piel afectada en varias sesiones.

4. Terapia de ondas acústicas: en este proceso se pueden requerir varias sesiones para notar cambios en la piel. En él, se aplica un gel en el área y se pasa un dispositivo que arroja ondas sonoras al cuerpo, descomponiendo la celulitis.

Todas las técnicas mencionadas se deben realizar bajo la supervisión de una persona experta en estética y en un lugar de confianza.

Celulitis
Pellizcando un poco el área, se puede saber si se tienen las protuberancias relacionadas con la celulitis. - Foto: Getty Images/iStockphoto

Además de lo anterior, es posible recurrir a algunos hábitos que ayudan a combatir este problema o aminorarlo si ya se posee. De hecho, el portal especializado Salud180 listó algunos que pueden funcionar:

  • Olvidar las “dietas milagro”: perder peso de manera rápida no es tan beneficioso como parece, debido a que el cuerpo hace un esfuerzo monumental para no permitir que el organismo se descompense ante la exigencia abrupta que se le impone.
  • Practicar ejercicio: ejercitarse es una de las opciones para mejorar la apariencia de la piel, debido a que los músculos se tonifican. Para practicar actividad física no es necesario acudir a un centro deportivo o gimnasio. Se pueden elegir ejercicios según los gustos de cada individuo como bailar, nadar, etc.
  • Limitar la ingesta de carbohidratos: estos son difíciles de metabolizar e influyen en la formación de acúmulos de grasa. Tampoco es necesario eliminarlos por completo, basta con reducirlos en su ingesta diaria y consumir los suficientes para que otorguen energía.
  • Olvidar los refrescos: según el Ministerio de Salud de Colombia, el consumo en exceso de bebidas azucaradas se relaciona con una mayor probabilidad de desarrollar enfermedades no transmisibles como la diabetes. Además, promueve la producción de grasas que forman la celulitis.