vida moderna

¿Cuántas veces a la semana se puede tomar bicarbonato con limón?

Expertos aconsejan que personas con hipertensión deben evitar el consumo de bicarbonato


El bicarbonato con limón es una mezcla que se le atribuye muchos poderes curativos para diferentes molestias, por ejemplo, se puede utilizar para “evitar la acidez de estómago y blanquear los dientes”, explica el portal Alimente.

En el mencionado portal destacan que no hay literatura científica que compruebe los beneficios para la salud del bicarbonato con limón, pero cada uno de estos elementos aporta por separado para tratar algunas molestias en el organismo humano.

Debido a las propiedades alcalinas, el bicarbonato se usa para una amplia variedad de afecciones, como la acidosis metabólica, que es una enfermedad en la que el cuerpo produce demasiado ácido, “normalmente porque los riñones no funcionan como es debido”, o para tratar el reflujo ácido, así lo explica Alimente.

Por su parte, el limón siempre ha sido popular por ser una de las frutas cítricas más sanas, principalmente por su alto contenido en vitamina C (por cada 100 gramos, proporciona el 64 % de la cantidad diaria recomendada) y ácido cítrico.

En el sitio web unCOMO destacan que la combinación de bicarbonato con limón ayuda a bajar de peso, pero advierten que lo mejor es seguir unas pautas alimenticias adecuadas para cada persona y llevar unas rutinas de ejercicio moderado.

El limón y el bicarbonato ayudan en el proceso para alcalinizar el cuerpo. “Esto significa que el limón y el bicarbonato ayudan a que no se produzca la acedosis, que dificulta que los riñones eliminen la suficiente cantidad de ácido del cuerpo”, indica unCOMO.

Estos dos ingredientes ayudan a la desintoxicación del organismo, pues expulsan del cuerpo toxinas y también es un poderoso aliado para quemar grasas, lo que genera una pérdida de kilos de más.

Ingredientes

  • Agua
  • Limón
  • Bicarbonato de sodio

Preparación

  • En un vaso de agua mineral.
  • Añadir una cucharadita de bicarbonato sódico.
  • Vaciar el jugo de un limón.
  • Mezclar todo y de esta forma se puede tomar.

Cuando se consume el limón con el bicarbonato para bajar de peso, en unCOMO recomiendan tomarlo durante 15 días seguidos todas las mañanas. Cuando no se han dado los resultados esperados, lo ideal es dejar pasar una semana o diez días, para volver a tomar esta mezcla con la misma rutina.

“Se recomienda consumir la mezcla de bicarbonato y limón en un vaso de agua y en ayunas durante tres días seguidos y descansar uno para gozar de sus beneficios”, destaca El Universal.

En el mencionado sitio web destacan que el bicarbonato y el limón ayudan alcalinizar el organismo, pues “el ácido cítrico y el bicarbonato de sodio, al juntarse, producen una reacción de neutralización”, una mezcla que aporta nutrientes para combatir la acidosis, que es cuando el cuerpo produce demasiado ácido.

Según el National Cancer Institute, los alcalinos se utilizan para disminuir las altas concentraciones de ácido en la sangre u orina.

Expertos también aconsejan tener en cuenta algunos efectos secundarios de tomar bicarbonato con limón.

El bicarbonato de sodio puede generar efectos secundarios como son las flatulencias y vómitos. También puede generar un efecto rebote y hacer que la acidez aumente, en lugar de disminuirla.

Cuando se excede en su consumo, se puede provocar alcalosis sistémica, que es lo opuesto al exceso de ácido, y “dificultades a la hora de respirar, así como debilidad muscular y ansiedad”, señala Cuídate plus.

De acuerdo a Cuidate plus, también hay recomendaciones para algunas personas que no deben consumir el bicarbonato de sodio.

  • Menores de 12 años.
  • Quienes sufren hipertensión, problemas renales, hepáticos o cardiacos.
  • No está recomendado su uso durante el embarazo ni en la lactancia.
  • En Cuidate plus advierten que no puede ingerirlo personas alérgicas al bicarbonato de sodio, “que padezcan alcalosis metabólica o respiratoria, hipocalcemia, hipoclorhidria, o si tienen tendencia a la formación de edemas, apendicitis u obstrucción intestinal”.