Tendencias
La cúrcuma ayuda a mitigar el hormigueo, ya sea en una preparación casera como una crema o como suplemento. Foto: GettyImages.
La cúrcuma a es rica en propiedades antiinflamatorias, antioxidantes, digestivas y antibacterianas. - Foto: Foto GettyImages.

vida moderna

Cúrcuma: estos son los casos en los que no es recomendable tomarla

El consumo de la cúrcuma tiene grandes beneficios en el organismo, pero también puede traer grandes complicaciones,

La cúrcuma es una especia que se usa de manera frecuente para dar color a los alimentos, así como de mejorar o potenciar su sabor. Es usual ver este producto en los supermercados en forma de polvo, ya que es la manera en la que más se utiliza; este polvo se obtiene luego de haber molido las raíces de su planta.

Sin embargo, esta trae consigo varios beneficios para la salud, por lo que hoy en día es común encontrar varias recetas de remedios caseros que tienen la cúrcuma como ingrediente principal.

En ese orden de ideas, la cúrcuma es rica en propiedades antiinflamatorias, antioxidantes, digestivas y antibacterianas, razón por la cual el portal Tua Saúde da a conocer un compilado de beneficios para el organismo.

  • Desintoxica el organismo.
  • Mejora la digestión.
  • Regula el azúcar en la sangre.
  • Estimula el sistema inmune.
  • Previene el asma.
  • Elimina los gusanos intestinales.
  • Regula la flora intestinal.
  • Mejora el sistema circulatorio.
  • Evita el acné o inflamación de la cara.

No obstante, el portal Medical News Today afirmó en uno de sus artículos que el consumo de esta especia, ya sea en cápsulas, tés, polvos y extractos, pueden traer efectos secundarios para el organismo.

  • Adelgaza la sangre: las propiedades purificantes de la cúrcuma puede generar que el organismo sangre con mayor facilidad. Además las personas que consumen medicamentos anticoagulantes, la mejor opciones es no tomar grandes dosis de cúrcuma.
  • Estimula las contracciones: debido a sus efectos anticoagulantes, las mujeres en estado de embarazo deben evitar a toda costa el consumo de suplementos de la cúrcuma, ya que puede estimular las contracciones.
  • Causa malestar estomacal: si se llega a consumir de una forma desproporcionada esta especia puede llegar a generar irritación en el sistema digestivo. Asimismo, el mencionado portal asegura que la cúrcuma estimula la producción del ácido gástrico en el estómago.

Té de cúrcuma para adelgazar: ¿Cómo consumirlo?

La revista UnCOMO, publicada a través del portal Mundodeportivo, explicó que la ingesta de té de cúrcuma “podría mejorar el metabolismo” promoviendo la quema de grasas y, por lo tanto, ayudando en el proceso de bajar de peso.

Para preparar dicho té se puede seguir el siguiente procedimiento:

  1. En una olla poner a calentar cuatro tazas de agua.
  2. Cuando el agua comience a hervir, bajar del fuego y agregar una cucharada de cúrcuma en polvo.
  3. Tapar y esperar alrededor de 10 minutos a que se infusione la preparación.
  4. Pasado el tiempo, colar y consumir.
  5. Si se desea, se puede añadir una cucharada de miel y un poco de zumo de limón para darle un mejor sabor.

Cabe resaltar que, además de lo anterior, el portal especializado Salud180, listó algunos consejos con los que es posible acelerar el metabolismo después de los 30 años y de esta forma, mantener un peso estable:

  • Masticar los alimentos con calma: con el trabajo y las tareas del hogar, el ritmo de vida puede tornarse acelerado, sin embargo, masticar mal los alimentos podría generar mala digestión.
  • Utilizar aceite de oliva en la cocina: las grasas monoinsaturadas ayudan a quemar las grasas al interior del cuerpo. Sin embargo, no se debe abusar de ellas.
  • Consumir una manzana al día: la vitamina A, la vitamina C, el hierro, el potasio, el fósforo, el calcio y el ácido fólico, ayudan a prevenir un trastorno asociado a la acumulación de grasas, las enfermedades cardiovasculares y la diabetes. Además, la cáscara de la manzana contiene una gran cantidad de fibra que ayuda a eliminar la grasa.
  • Beber agua: para la quema de calorías el cuerpo necesita agua pues, la deshidratación, pone lento el metabolismo. Se aconseja consumir dos litros de agua al día.
  • Evitar desvelarse y dormir lo suficiente: para que el organismo se mantenga activo se aconseja dormir entre siete u ocho horas diarias. No descansar lo suficiente, puede provocar hambre, pues el cuerpo necesita más energía para continuar con sus actividades.