salud mental

¿Depresión y ansiedad? Estos consejos de la medicina natural le podrán ayudar

La ansiedad es una vivencia de miedo, temor, intranquilidad o inquietud, ante causas reales o irreales, de origen externo o interno.


La ansiedad y la depresión pueden parecer situaciones opuestas, pero realmente son estados que se pueden acompañar de manera conjunta. De hecho, de la ansiedad crónica se puede pasar a la depresión sin darse cuenta y ambas conviven en una situación difícil de sobrellevar.

Cabe mencionar que la ansiedad es una vivencia de miedo, temor, intranquilidad o inquietud, ante causas reales o irreales, de origen externo o interno. Ante esta situación, la naturaleza los prepara con respuestas inconscientes para huir, defenderse o quedarse totalmente inmóviles. Esta patología provoca nerviosismo intenso, temblores, transpiración excesiva, manos sudorosas, dificultad para respirar, presión alta, insomnio, migrañas, dolores de cabeza, baja autoestima, entre otros.

En cuanto a la depresión, se presenta como una vivencia de tristeza más allá de la tristeza lógica, por una situación que se ha presentado como la pérdida de un ser querido, una separación o el rechazo social. De este modo, la depresión apaga la ilusión y las fuerzas de hacer las cosas que siempre se hacían. Entre los síntomas característicos están el aumento de peso, las ganas excesivas de dormir, baja autoestima, falta de concentración, pensamiento suicida, aislamiento social y desatención del autocuidado.

Por lo general, el tratamiento de estas patologías es el uso de fármacos antidepresivos y ansiolíticos que puede llevar a tener hábitos tóxicos y pueden llegar a acarrear otros problemas de salud. Por lo que lo más adecuado en estos casos es llevar un estilo de vida saludable de forma natural, que ayude a enfrentar y superar la situación difícil que lo ha llevado a la depresión. De esta manera, la revista Cuerpo y Mente, ha dado a conocer algunos tips de la medicina natural que los ayudan a salir del bucle de la depresión y la ansiedad:

  • Lograr el equilibrio entre el trabajo y la vida: La ansiedad se relaciona con el estrés excesivo y los niveles desajustados del cortisol e insulina. Por lo que el cortisol elevado hace creer continuamente que va a pasar algo fuera de su control y debilita el sistema inmune.
  • Dieta saludable: Es fundamental llevar un ritmo adecuado para comer y elegir alimentos saludables, de tal modo que se aporten nutrientes al cuerpo tales como vitaminas del grupo B, minerales, magnesio, litio, hierro, zinc, entre otros. Expertos aconsejan minimizar el consumo de carnes rojas, alimentos procesados y con altos niveles de azúcar.
Foto de referencia sobre depresión
La ansiedad es una vivencia de miedo, temor, intranquilidad o inquietud, ante causas reales o irreales, de origen externo o interno. - Foto: Getty Images/iStockphoto
  • Plan detox: Esto consiste en incluir a la dieta alimentos amargos como las alcachofas, tés rojos, de manzanilla amarga y diente de león. Esto le permite al hígado tolerar las emociones de forma equilibrada.
  • Evitar hábitos tóxicos: Por lo general, las personas con ansiedad pueden caer en el uso de drogas, tabaquismo, abuso de fármacos analgésicos y alcoholismo. Todo ello es un estímulo que genera intranquilidad y aumentan los niveles de ansiedad.
  • Uso de plantas adaptógenas: Estas ayudan a llevar de una mejor manera el estrés físico y mental. Expertos aconsejan consumir plantas en infusiones como la rholiola, el astrágalo y hongos como reishi o maitake.
  • Nuevos hábitos: Salir de la zona de confort es la mejor opción, por lo que es importante volver hacer las cosas que le gustan y disfrutar de lo sencillo. Además, es esencial cuidar el entorno en donde se encuentra y llevar mejores hábitos que le ayuden a incrementar la autoestima. Algo que le puede ayudar es hacer una lista de lo que le gusta y no hacer, y cada día intentar hacer una actividad y sacarle provecho a aquello que creía que no era bueno o no le gustaba.
  • Contacto con la naturaleza: Estar en la naturaleza al aire libre brinda una sensación de libertad y paz; al igual que buscar nuevas compañías con las que pueda compartir. Recuerde que aislarse solamente incrementará la ansiedad y la depresión.
  • Meditación: Es fundamental aprender a respirar y hacerlo de forma consciente. Esto se debe hacer al menos diez minutos al día y procurar que sea siempre a la misma hora.
  • Buscar ayuda profesional: Una ayuda profesional sería una opción perfecta para salir de la situación y aprender a vivir de otra manera. A su vez, la acupuntura contra la depresión es una gran ayuda. De hecho, la visión desde la medicina china, esta facilita identificar síndromes que pueden englobar las diferentes manifestaciones que hemos comentado.